Salud de Waldemar se complica tras sufrir recaída

Urge estabilizar su salud y reunir el dinero para llevarlo a hospital en el extranjero

Waldemar está internado desde enero en el hospital Bloom. Foto EDH / archivo

Waldemar continúa luchando por su vida, pero su salud se complica cada vez más. Voceras del grupo de apoyo de Waldemar dijeron ayer por la mañana que el pequeño sufrió una recaída en su salud.

Según una de las voluntarias, los médicos de turno del Hospital de Niños Benjamín Bloom les informaron que al pequeño se le bajó la tensión debido a la infección nosocomial que presenta desde hace dos semanas, y que lo mantiene en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

El infante de cuatro años se encuentra hospitalizado desde enero debido a que por accidente se cortó parte del intestino delgado con la esmeriladora de su padre.

A las 9:00 de la mañana de ayer, la página de Facebook "Salvemos a Waldemar" informaba que el infante estaba grave y que se había desestabilizado.

El grupo de apoyo informó que al infante se le practicaron varios exámenes, entre ellos una radiografía de tórax, la cual comprobó que todavía tiene problemas de neumonía; otro de los exámenes que le practican casi a diario también evidenció que sus glóbulos blancos están elevados.

"Mientras la infección persista, no podrá estar estable", dijo una de las voluntarias.

Ayer, a las 2:30 de la tarde, el grupo informó que los médicos habían logrado estabilizar a Waldemar, pero que continúa delicado.

Una de las voluntarias dijo que los doctores habían considerado hace unos días cambiar el tipo de antibióticos, y que esperaban que estos fueran más efectivos.

Se abren puertas

Con el apoyo de un organismo internacional, Waldemar podría ser trasladado a un centro asistencial en Estados Unidos. La familia espera recibir hoy la carta de aceptación del caso por parte de un hospital de Estados Unidos.

"Un hospital en Estados Unidos ha expresado su interés en ayudar a Waldemar, se espera recibir la confirmación de eso al 100% mañana (hoy)", dijo una de las voluntarias.

El traslado dependerá de cómo evoluciona la salud del niño, ya que debe estar estable para hacer el viaje. Los médicos del Bloom deben estabilizarlo y autorizar su salida para que no corra ningún riesgo.

Según las voceras, el viaje debe hacerse en un avión ambulancia con equipo médico y humano especializado para brindar cuidados intensivos, que incluya por lo menos a un médico y una enfermera. El servicio de la ambulancia aérea podría costar hasta $100 mil.

Aseguraron que están haciendo todo lo posible para recaudar los fondos. "No queremos retrasar su traslado por no tener la cantidad suficiente para pagar este servicio", expusieron.

Fundaciones como Dona Tu Cora y Almacenes Simán, a través de su página web siman.com, Prisma Moda, los bancos Davivienda, las 90 salas de Súper Selectos acompañan este esfuerzo para recaudar los fondos. "Pedimos que se toquen el corazón los que exigían que se hiciera algo por Waldemar", dijeron las voluntarias.

En las últimas semanas, el niño ha presentado neumonía nosocomial, choque séptico y hemorragia cerebral.

El grupo de apoyo aseguró que también han avanzado en tramitar unas visas de emergencia para Waldemar y su padre.

Sobre la gestión del Ministerio de Salud de enviar al pequeño a un hospital en Argentina, una de las voluntarias explicó que con esa opción Waldemar solo recibiría alimentación parenteral y no el trasplante. La ministra de Salud, Isabel Rodríguez, descartó en enero la necesidad de realizarle la cirugía. Después, la ministra cambió su discurso y anunció que "posiblemente necesite un trasplante", además dijo que iniciaría gestiones para buscar un lugar donde lo pudieran intervenir. La semana pasada, Salud informó que Waldemar podría viajar a Argentina.