Médicos de Chalatenango están a la espera de sus plazas

Denuncian cumplimiento a medias de las resoluciones. Fueron cesados en 2011 y 2012

Varios pacientes permanecen en la Sala de Emergencias del hospital nacional Dr. Luis Edmundo Vásquez de Chalatenango. Foto EDH / archivo

Tres médicos con plazas por Ley de Salario que fueron despedidos en 2011 y enero de 2012 lograron mediante procesos legales que la dirección del hospital nacional de Chalatenango aceptara restituirlos. No obstante de las resoluciones, dos de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y la otra del Tribunal del Servicio Civil, no han sido cumplidas a cabalidad por la dirección del establecimiento, denunciaron los demandantes.

De acuerdo con los documentos, a los doctores les deben otorgar las mismas plazas en las que se desempeñaban o una similar, es decir, por Ley de Salario.

Los médicos Walter Avelar, Gerson Paz y Saúl Gómez manifestaron que el 1 de este mes cuando se presentaron al hospital a trabajar, el director les ofreció contratos bajo la modalidad de servicios profesionales, aduciendo que a medio año no se contaba con plazas.

Una situación que no aceptaron por considerar que atenta contra la estabilidad laboral. Dos de ellos se quedaron trabajando a la espera de que el lunes 8 de este mes la dirección les dé una solución como se les informó.

Gómez por su parte interpuso un escrito ante el Juzgado de Sentencia de Chalatenango denunciando el incumplimiento del acuerdo.

"El lunes que nos presentamos a laborar, cuando llegué (el director) nos convocó a reunión a todos para informarnos que a estas alturas del año no se pueden crear plazas, pero nos ofrecía contratación por Servicios Profesionales. Eso no es lo que se ha pactado", comentó Gómez.

Los procesos

Gómez fue despedido a finales de 2011 tras varios años de laborar en el establecimiento médico en la plaza de residente, bajo la modalidad de Ley de Salarios.

El proceso fue calificado por el afectado como indebido e interpuso una demanda ante el Tribunal del Servicio Civil en enero del año pasado. En agosto de este año se declaró nulo el despido y se ordenó su reinstalo, pero no ocurrió.

Ante ese impasse recurrió a la Fiscalía General de la República y se programó la vista pública. En la última semana de junio se llegó a una conciliación: el reinstalo y el pago de los salarios no devengados.

"El director incumplió con lo que se había acordado en acta", reitera Gómez.

Lo que el director les expresó es que a partir de enero les daría el otro contrato.

En el caso de Walter Avelar, la Sala de lo Constitucional resolvió el 12 de junio que mientras dure el proceso de amparo que la dirección se abstenga de separar al demandante de su cargo de médico residente I y de nombrar a otra persona para sustituirlo.

"Deberá garantizar que el actor siga desempeñando el cargo para el cual fue nombrado con todas las funciones que le han sido conferidas", dice la resolución.

En el caso de que haya sido designada otra persona en el puesto se debe garantizar el cargo que ocupaba o uno de categoría similar.

Además la CSJ manda a que se le cancelen los salarios desde la fecha en que fue cesado.

"Ya estamos trabajando en el hospital, solo que estamos pendientes con la modalidad de la plaza. El director dice que hay que esperar para devolvernos la misma plaza", comentó Avelar.

Asegura que no aceptó el contrato de servicios profesionales "porque la resolución de la Corte es clara: que nos debe devolver la misma plaza".

La cancelación de los sueldos también está pendiente.

Según Avelar, de aceptar el puesto corren el riesgo de que los vuelvan a despedir. Él fue cesado a finales del año pasado tras seis años de laborar en el hospital de Chalatenango.

El doctor Gerson Paz también es respaldado por la admisión de amparo de la CSJ, pero al igual que Avelar está a la espera de que el lunes se le dé cumplimiento a la resolución.

"Pusimos un amparo ante la Sala de lo Constitucional y se dio a nuestro favor. Ya estamos laborando. Según el amparo tenían que reinstalarnos tal como estábamos anteriormente", comentó.

Más casos

Dos médicos más mantienen un proceso legal para lograr su reinstalo. Uno de ellos es Luis Antonio Rodríguez, quien fue separado de su cargo en 2011 y pese a que en octubre de 2012 el Tribunal ordenó su reinstalo aún sigue sin la plaza.

En esa ocasión el director del hospital de Chalatenango, Reynaldo Cornejo, dijo que la terminación de la relación laboral fue apegada a las normativas del Ministerio de Salud.

Cornejo interpuso un recurso de revocatoria ante el mismo tribunal por no estar de acuerdo en la resolución.

Adujo que la normativa establece que son dos años que los profesionales con este cargo pueden trabajar en un hospital, excepcionalmente tres, dependiendo de los resultados de evaluación de desempeño.

El lunes 1 de julio se solicitó una entrevista al Ministerio de Salud para conocer sobre el caso de los médicos de Chalatenango que denunciaron despidos desde hace más de dos años y los procesos legales, pero hasta ayer no se tuvo respuesta a la petición.