Un comité del Bloom y Maternidad evaluará separación de gemelas

El examen realizado ayer confirma que no comparten órganos vitales

Las gemelas unidas fueron trasladadas ayer al hospital Rosales para realizarles una resonancia magnética, un estudio de imágenes. Foto EDH / César avilés

Un equipo de especialistas de los hospitales Bloom y Maternidad, dirigido por el director general de Hospitales, Julio Robles Ticas, se reunirá hoy para analizar los estudios realizados a las gemelas unidas por la parte umbilical y definir la factibilidad de practicarles una cirugía para separarlas.

Ayer por la mañana, las bebés fueron trasladadas al hospital Rosales para realizarles una resonancia magnética, un estudio de imágenes detallado y con ello poder tener un mejor panorama del área por la que están unidas.

El informe dio los mismos resultados que los exámenes anteriores: hay una fusión del borde inferior del hígado. Tienen el páncreas, el sistema circulatorio y el resto de órganos independientes.

Las niñas nacieron el 18 de junio por medio de una cesárea de urgencia practicada en el hospital de Maternidad. La madre estaba en control en ese centro asistencial desde las 18 semanas de embarazo y permaneció ingresada desde las 27 semanas de gestación.

Las bebés están estables, sin respiración asistida ni oxígeno, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital de Maternidad.

Las siamesas nacieron con un peso, entre ambas, de 2,619 gramos (5.12 libras), a las 32 semanas de gestación.

En el Bloom el equipo de cirujanos, anestesiólogos, neonatólogos y enfermería se preparan desde hace un tiempo para poder practicarles la operación.

En ese centro infantil cuentan con la experiencia exitosa de haber separado a los hermanos santanecos Romero Castro en febrero de 2008. Ellos estaban unidos por el abdomen, compartían la parte media del hígado. Parte de ese equipo es el que participará en la cirugía si la evaluación de mañana así lo determina.

El cirujano Ulises Iraheta expresó que "las niñas están estables, en buenas condiciones y se les está haciendo estudios para ver la factibilidad de poderlas separar. El Bloom ya está preparado".

Iraheta ha realizado varias operaciones de este tipo; la primera fue en 1980. "Fue de las primeros en que se separaron con éxito. Eran dos hembras, pero les he perdido la pista", añadió el especialista.

Según Iraheta, con la resonancia magnética tendrán un panorama completo para que las niñas puedan salir bien en caso de hacer el procedimiento.

La factibilidad radica en que no comparten órganos vitales. "Aparentemente estas niñas solo comparten el hígado; sería un caso similar al de Pío y Luis (bebés de Santa Ana) que operamos hace tiempo", dijo Iraheta.

Una de las niñas presenta un problema cardíaco, se cree que tiene un solo ventrículo y el peligro es que eso pueda afectar a la otra.

Médicos de Maternidad expresaron que faltaba confirmar esa condición. "Nuestro objetivo es salvar a las niñas, que salgan adelante y que lleven una vida normal, así como está Pío y Luis", acotó el cirujano. El último caso de siamesas que atendieron en Maternidad fue en abril de 2012.