Waldemar sigue delicado en el Bloom

Según Salud, el problema respiratorio pudo darse por el largo periodo de estancia hospitalaria.

Waldemar, de cuatro años, lleva ingresado en el hospital Bloom más de cinco meses. Foto EDH / archivo

Waldemar, el niño que se cortó parte del intestino delgado al manipular accidentalmente una pulidora, cumplió ayer su segundo día internado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Bloom.

El infante presentó un distrés respiratorio (insuficiencia respiratoria grave) y fue necesario trasladarlo a la UCI para monitorear su condición de salud. Está delicado, pero estable, informó el Ministerio de Salud (Minsal).

Waldemar se encuentra hospitalizado desde el 16 de enero de este año y necesita con urgencia un trasplante de intestino que no se realiza en el país.

Los médicos del Bloom estudian qué le causó el problema respiratorio. "Por eso no queríamos que permaneciera tanto tiempo en el hospital. Pero el niño necesita cuidado y sobre todo la decisión de a dónde se va a ir", expresó la ministra de Salud, María Isabel Rodríguez.

La funcionaria declaró que se le está cuidando el problema respiratorio que presenta y a la vez existe una buena cantidad de gente buscando un lugar donde se le pueda realizar la operación.

Desde un inicio a los padres de Waldemar les informaron de la necesidad del trasplante, entonces comenzaron una serie de actividades para recaudar los fondos necesarios, pues requieren entre $200 mil a $300 mil.

A inicios de mayo, las autoridades del Minsal dieron una conferencia para decir que en ese momento el niño no necesitaba la cirugía porque su sistema digestivo había mejorado, pero ese panorama cambió un mes después.

Ahora tocan puertas para poder llevárselo al extranjero. "No hay nada definitivo, pero mientras tanto se está trabajando", añadió Rodríguez.

Agregó que en la región es bien difícil que se le pueda practicar la intervención quirúrgica. Primero tuvieron un ofrecimiento de España, pero fue retirada; México fue descartado porque no estaba bien calificado y en Argentina les recomendaron seguir observando la evolución del niño.

Por el momento la opción que se tiene es Estados Unidos, pero no se disponen de los recursos necesarios ni para la cirugía ni para que la familia permanezca tres años en ese país mientras dura el tratamiento.

Rodríguez expresó que con la alimentación (parenteral) que se le ha dado ha evolucionado relativamente bien con altibajos por la estancia hospitalaria como la infección respiratoria que padece.

"Hay que evitar un proceso neumónico o que algo vaya a acabar con la vida del niño. Lo que se está haciendo es manteniéndolo estable y en espera de que nos llegue pronto una solución", dijo la ministra de Salud.