Sube tono de pugna de magistrados de TSE por transmisión de resultados

Organismo electoral se ha dividido por el conteo y divulgación de los votos en 2014

El enfrentamiento entre dos grupos de magistrados al interior del Tribunal Supremo Electoral (TSE) ha ido subiendo de tono a tal grado que ambos no solo se acusan de "entorpecer" o "bloquear" el proceso electoral, sino que se hacen serios señalamientos que dañan la transparencia con la que se maneja ese organismo electoral.

El problema surge porque cada grupo quiere imponer el mecanismo a usar para el procesamiento y la transmisión de los resultados electorales en los comicios presidenciales de 2014.

Apenas faltan ocho meses para la realización de las votaciones presidenciales programadas para el 2 de febrero, y el 9 de marzo de 2014, en caso que haya necesidad de una segunda vuelta.

El tiempo corre y la asignación de fondos para la ejecución de los distintos programas que integran el Plan General de Elecciones 2014 (Plagel) se encuentra entrampada pues los magistrados del TSE no logran ponerse de acuerdo para decidir por cual vía se van para la transmisión de los resultados electorales.

De esto último hay una diferencia de unos $2 millones entre una y otra propuesta, pero además, hay una diferencia casi "irreconciliable" en cuanto a la manera de llevar a cabo la transmisión de los votos que obtengan cada uno de los candidatos a Presidente y Vicepresidente de la República que participarán en la próxima contienda electoral de 2014.

Los magistrados Fernando Argüello, Walter Araujo y su suplente Douglas Alas, así como Walter Recinos, suplente de Canjura, han propuesto una inversión de alrededor de $10 millones y en esencia plantean la contratación de una empresa con experiencia, de la estatura de la española Indra, para que haga esa labor; ya que así se garantizará a la ciudadanía y a los partidos políticos, la transparencia y la seguridad de que los resultados son los reales.

En tanto, el grupo de magistrados encabezados por el presidente del TSE, Eugenio Chicas, Gilberto Canjura, Eduardo Urquilla y Silvia Cartagena, suplente de Chicas, plantea una propuesta cercana a los $8 millones y que básicamente se fundamenta en que el TSE asuma esa responsabilidad, pero buscando la colaboración de República Dominicana y de Guatemala, que juntos aportarían los equipos de transmisión de resultados.

Asegura Gilberto Canjura que todo el proceso lo asume el TSE, pero que la propuesta de ellos incluye la contratación de empresas para algunos rubros.

Sin embargo, el conflicto entre ambos bandos los ha llevado incluso a devaluar la propuesta del otro, bajo el argumento de que solo hablan de tener una propuesta de $8 millones (el grupo de Chicas), y de $10 (la de Argüello y compañía), pero que ni uno ni otro la han presentado en las reuniones del organismo colegiado para que sea evaluada.

También aseguran, cada grupo por su lado, que sí las han presentado a los demás colegas magistrados, pero que su contraparte no tiene la voluntad de avanzar en ese tema y se acusan, unos de estar "bloqueando" y los otros de estar "entorpeciendo" la ejecución del calendario electoral, que ya de por sí tiene muchos atrasos.

"A pocos meses del proceso electoral, aprobado un Plagel donde se establecía claramente que el sistema de transmisión iba a ser vía contratación de una empresa, aprobado unánimemente, no podemos retroceder e iniciar desde cero con un proceso de transmisión de resultados que no ha sido comprobado y que tenemos serias dudas de su efectividad en el tiempo que nos queda", argumenta Argüello.

No obstante, tanto Chicas como Canjura sostienen que cuando se aprobó el Plagel se habían contemplado $14 millones para el sistema de transmisión de resultados de un presupuesto de $44 millones para los comicios, pero el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, se los recortó a $32 millones y para transmisión solo les dejó $4.5 millones. Canjura dice que esa nueva realidad les lleva no solo ha reducir costos, sino a ver qué valor agregado se le deja al TSE.

"Lo que nosotros tenemos que ver es qué nos deja a nosotros (TSE), si nos deja capacidad instalada lo que nosotros contratamos, o si aparte de capacidad técnica nos deja a nosotros equipo informático, elemento humano capacitado", explicó Canjura al justificar su propuesta.

Aseguró que de hecho existe un convenio de colaboración con República Dominicana, y que este país está dispuesto a prestarle al TSE, 1,900 equipos de transmisión, pero que el TSE solo le aceptaría 1,400, porque los otros 500 se los facilitará Guatemala.

Tardanza en propuesta

Canjura señaló que el TSE lo que hará es contratar una empresa para la creación y diseño del software y contratar al personal que estará ejecutando la recepción y transmisión de los resultados, bajo la fiscalización de los partidos políticos que podrían nombrar a un experto en informática para que este presente durante todo el proceso de transmisión.

"El punto es, y por qué no lo propusieron hace un año, si convenios con instituciones existen, pero por qué no hace un año antes de elaborar el Plagel; allí se proponía exploremos esa posibilidad pero estamos a cuatro meses reales de tener un software, entonces a mí preocupa el venir a inventar a estas alturas de las elecciones cuando tuvimos el tiempo suficiente", rebatió Douglas Alas.

Es más, según Argüello, la moción que ellos impulsan también dejaría el software que se encargaría a una empresa, pero además el TSE compraría laptops, scanner y printer láser, que quedarían a la institución para ser ocupadas en futuras elecciones.

Pero para Canjura y la magistrada Silvia Cartagena, a pesar de que apenas faltan 8 meses para las votaciones, todavía se está a tiempo de que el Tribunal Supremo Electoral asuma esa responsabilidad, con las garantías de transparencia y confiabilidad que tanto la ciudadanía como los partidos políticos en contienda demandan.

"Fíjese que ese mecanismo ya se probó en Guatemala en la elección donde ganó Otto Pérez Molina, no se puede decir que hay inclinación a favor de alguien; se lo facilitó a Guatemala, se lo facilitó a Paraguay donde volvió a ganar el Partido Colorado y se lo facilitó a Ecuador donde salió reelecto Rafael Correa; es decir, probado está; ellos vienen prestando ese servicio desde hace años a quien se lo solicita", argumentó Cartagena, quien aseguró que el tiempo que falta para las votaciones no es problema.

Para Douglas Alas el factor tiempo es determinante para tomar una decisión al respecto, tiempo que, según dijo, han dejado perder en vanas discusiones durante las anteriores reuniones del organismo colegiado. "Tenemos un mes de estar en esta discusión, tenemos un mes de estar esperando al detalle la propuesta de esos $8 millones; entonces, yo creo que estamos jugando a te propongo algo pero no te lo quiero enseñar; si yo voy a presentar una propuesta económica tengo que sustentarla financieramente, pero no ha habido nada de eso", dijo Alas.

Aseguró que la propuesta en detalle sobre la transmisión de resultados que plantean Argüello y compañía, y que ronda más de los $10 millones, les fue presentada el jueves al resto de magistrados del TSE. Una copia de ella fue facilitada a este periódico.

Canjura también entregó a El Diario de Hoy una copia del desglose del presupuesto para el sistema de transmisión de resultados en 2014. (Ver documentos).

Acusaciones serias

El Grupo de Canjura sostiene que no está en contra de la contratación de una empresa, pues de hecho la propuesta que ellos plantean lleva varios elementos de tercerización (que se contrate a una empresa). Por ejemplo, aseguran que la divulgación de los datos a los periodistas, la ciudadanía y a los partidos políticos lo haría una compañía contratada para tal efecto, lo mismo sucederá para la logística el día de las votaciones en cuanto al traslado del equipo informático y de personal a los aproximadamente 1,638 centros de votación que habrá en todo el país, y también para el traslado de las actas físicas, una vez finalizadas las votaciones.

Pero las suspicacias entre ambos grupos de magistrados van más allá de la simple transmisión de resultados, Canjura dice que detrás de la postura de Argüello, Araujo y Alas, están las licitaciones para contratar empresas, para lo cual, según dijo, estos magistrados cuentan con una estructura dentro del TSE, que favorece a determinadas organizaciones.

"Aquí al interior del Tribunal existe una estructura administrativa manejada por ellos que la han forjado en años y son una sinfonía tocando la licitación pública, por eso nadie viene a licitar aquí, ¿Por qué se retiran?, porque ya saben quien va a ganar; por eso ellos hablan de licitación pública", aseveró Canjura.

Esto es rechazado tajantemente por los magistrados Argüello y Alas. "Me rebajaría en contestar a esas estupideces, si tiene algo que demostrar que lo haga, pero yo creo que no es propio de un magistrado estar acusando sin fundamento, esas son acusaciones peligrosas e irresponsables", manifestó Argüello.

Pero Argüello Y Alas también dudan de la verdadera intención de su contraparte y no descartan que estén buscando que la Asamblea Legislativa, vía decreto transitorio, apruebe que los magistrados puedan tomar decisiones con mayoría de tres y no de cuatro, como es actualmente. "Sí hay una cuestión que podría preocupar y es el hecho de que el magistrado Chicas, sin decirlo directamente, lo tiró a los medios el hecho que fuera la Asamblea que emitiera un decreto provisional mediante el cual se pudiera aprobar todos los procesos vía tres votos; ¿será que por allí va la cosa?, yo no me atrevería a decir que sí, pero está en el aire eso", dijo Argüello.

No obstante Canjura dice que ese no es el propósito, y Cartagena asegura que ya hubo un intento de ese tipo en el pasado y fue vetado por el Presidente Funes, por lo que insistir en algo que ya fue denegado, no está en sus planes.

Para el jueves pasado se tenía previsto que los magistrados abordaran ese tema en un intento de desentramparlo pero eso no ocurrió. Decidieron estudiar ambas propuestas en la reunión del lunes, con el compromiso de tomar una decisión, aseguró Alas.