resumen noticias

El Rosales moderniza el análisis de prueba de orina

Con el equipo que recibió el hospital en comodato puede procesar 100 muestras en una hora

Yamileth Cáceres nacional@eldiariodehoy.com Viernes, 31 de Mayo de 2013

El análisis de orina general en el hospital nacional Rosales ha dejado de realizarse manualmente desde hace un mes aproximadamente.

El establecimiento sanitario adquirió en comodato una máquina que automatiza el proceso, estandariza los resultados y tiene la capacidad de procesar las muestras en dos minutos y 15 segundos.

Ítalo Ramírez, coordinador de Aplicaciones de Diagnostika Capris, la cual trajo el aparato, manifestó que al hacer el proceso manual se puede caer en errores.

Mientras que el equipo de origen japonés tiene la capacidad para realizar tanto el estudio de sedimento urinario con el que se pueden detectar glóbulos rojos, blancos, espermatozoides, bacterias, entre otros, y el químico que determina la glucosa, proteínas, creatinina, albúmina y otros.

El equipo hace un análisis a la muestra de orina a través de rayos (citometría de flujo). El conteo de células es precisa, de esta manera se obtienen diagnósticos casi en un ciento por ciento certeros.

Claudia Jovel, jefa del Laboratorio Clínico del Rosales, dijo que es el primer equipo que se instala en el país y en Centroamérica solo está disponible en Costa Rica.

Por el momento en el Rosales se utiliza para los pacientes que requieren examen general de orina.

Jovel indicó que hasta hace unas semanas el análisis se realizaba manual, por lo tanto la interpretación era cualitativa. Dependía del conocimiento de cada técnico, pero con el aparato el estudio es estandarizado.

"Lee todas las orinas y las mide de acuerdo a cómo está programado. No da ninguna interpretación, sino que mide", agregó la jefa del laboratorio.

En el día, en el Rosales se reciben 250 muestras. El equipo tiene capacidad de procesar entre 60 y 100 pruebas por hora.

De forma manual, los resultados tardaban de 15 a 20 minutos, de forma automatizada dos minutos y 15 segundos.

Además la máquina necesita solo cinco mililitros de orina para iniciar el proceso, la mitad de lo que se usa manualmente.

La muestra se vierte en un tubo, se coloca en el aparato, este automáticamente lo introduce, aspira la muestra de orina para la parte química y luego la de sedimento. A los dos minutos muestra el resultado en una pantalla, comentó Ramírez.

En Ecuador, México y Japón disponen de este tipo de tecnología.

Pruebas renales

El coordinador de Aplicaciones de Diagnostika Capris informó que el equipo también tiene la capacidad de detectar daño renal precozmente a través del examen de orina.

Agregó que si se encuentra creatinina, albúmina y proteínas se puede dar el diagnóstico. Eso ayudará a iniciar tratamiento oportuno para prevenir el deterioro de la función de los órganos.

"Esta tecnología es una herramienta para el médico en el diagnóstico de muchas patologías, especialmente las renales", dijo Ramírez.

La encargada del laboratorio del Rosales manifestó que por el momento no se está tomando esa prueba, pero ya se les informó a los nefrólogos para que la soliciten.

Sin embargo las autoridades del Rosales deben autorizar la compra de ese tipo de reactivos.

"Con ello se podría ayudar al diagnóstico temprano de una insuficiencia renal", añadió Jovel.

En el Rosales al mes, en promedio, se detectan 50 nuevos pacientes con la enfermedad en estadio avanzado, pero pocos se quedan a recibir el tratamiento.

Las máquinas con las que dispone el establecimiento no es suficiente para atender la demanda de terapia sustitutiva. Los servicios están saturados.

En el país desde hace varios años se comenzó a identificar una incidencia mayor de la patología a la reportada internacionalmente.

Estudios recientes del Ministerio de Salud (Minsal) hechos en tres zonas del país revelan que entre el 17 y el 21 por ciento de la comunidad agrícola tiene enfermedad renal crónica (ERC), situación que relacionan con los tóxicos.