Pleito en el TSE por la transmisión resultados

Magistrados se han dividido en el tema de decidir a quien otorgar ese trabajo en 2014

En las elecciones de 2012, fue la española Indra la que transmitió los resultados. Foto EDH / Archivo

A tan solo ocho meses de las elecciones presidenciales, el forcejeo entre los magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) por definir quién debe hacerse cargo para el conteo de los votos y la transmisión de los resultados de las votaciones de febrero próximo para elegir al próximo presidente de la República, mantiene estancada la ejecución del calendario electoral 2014.

Las divergencias entre dos bandos de los magistrados quedaron al descubierto ayer, cuando el presidente del TSE, Eugenio Chicas, respaldado por los magistrados, Eduardo Urquilla y Gilberto Canjura, decidieron hacer públicas esas diferencias, que tiene entrampado el normal proceso electoral.

"Cómo vamos a hacer procesos de licitación con semejantes retrasos, por lo tanto, siendo dos magistrados los que han obstaculizado para que durante más de dos meses no hagamos las reprogramaciones y las consecuencias que esto tiene para el sistema y proceso electoral, nos vemos obligados de trasladar a la opinión pública esa falta de voluntad política de los dos magistrados que no están presentes en este acto público, están poniendo en riesgo la organización del proceso electoral, conforme lo habíamos planificado", acusó el titular del TSE.

Luego que los periodistas le preguntaron quienes eran esos dos magistrados, Eugenio Chicas, quien representa al FMLN, en esa instancia, mencionó a Walter Araujo y a Fernando Argüello Téllez, el primero designado en ese cargo por ARENA, y el segundo en representación de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Ante la ausencia de Araujo, quien está fuera del país, fue su suplente Douglas Alas, junto a Argüello y Walter Recinos, suplente de Canjura, quienes horas más tarde desmintieron las acusaciones.

De acuerdo con lo expuesto por el presidente del máximo organismo electoral del país, el bloque que él lidera propone que sea el mismo TSE con el apoyo de República Dominicana el que asuma la responsabilidad de transmitir los resultados de las votaciones tanto del 2 de febrero de 2014 y de los de la segunda vuelta, si es que hay necesidad.

La otra propuesta, que abanderan Araujo, Argüello, Alas y Recinos, es destinar un poco más de $10 millones para contratar a una empresa, de la estatura de la española Indra, para que haga esa labor, que garantice la transparencia de los resultados electorales.

Indra fue la empresa que en las elecciones de 2012 para diputados y Concejos Municipales realizó el conteo y transmisión de los resultados, y que a criterio de partidos políticos y del mismo TSE, hizo una muy buena labor.

"Yo creo que en este momento no es tiempo de estar inventando, es tiempo de buscar la estrategia que ya se había planificado con tiempo y en el cual nos permitiría garantizar un proceso electoral transparente, tampoco se ha planteado pedir dineros adicionales a lo asignado, al contrario, nosotros hemos sido contundentes en manifestar en la mesa de organismo colegiado que vamos a ejecutar las elecciones con los fondos que nos han asignado", dijo Argüello en rueda informativa.

Douglas Alas aseguró que eso es lo que acordó por unanimidad de los magistrados del TSE cuando en enero pasado se aprobó el Plan General de Elecciones 2014 (Plagel) y que se había establecido un presupuesto de $14 millones para el rubro de transmisión de resultados.

Pero precisamente esto último es el argumento de Chicas y compañía para hacer la reasignación de los fondos. Recordó que el presupuesto original que ellos habían considerado inicialmente rondaban los $44 millones, sin contar el voto desde el exterior ni voto residencial, pero que les fue recortado a poco más de $32 millones por el ministro de Hacienda Carlos Cáceres, quien les recortó a $4.5 millones la partida para la transmisión de los resultados electorales. Chicas aseguró que aumentando ese monto a $8 millones y la ayuda de República Dominicana, es suficiente para hacer esa labor.

No obstante, a juicio de Alas, ellos están conscientes del bajo presupuesto que les fue aprobado, pero acusa a la contraparte de magistrados de no querer recortar fondos a otras áreas que no son prioritarias.

"No es posible que no se quiera tocar el rubro de publicidad, alimentación y hotel, a costa de otros programas que son medulares para la buena ejecución del proceso electoral como son el programa de organización electoral, el de transmisión y procesamiento de resultados electorales y el programa de atención y consulta ciudadana", cuestionó el magistrado tricolor.

Licitaciones atrasadas

De acuerdo con el titular del TSE, por ese impasse, los magistrados Araujo y Argüello se oponen a avalar la reasignación del presupuesto en el resto de áreas, lo cual no permite iniciar los proceso de licitación y contrataciones, algunas de las cuales mencionó y que según él ya se vencieron.

"Los procesos de todas las campañas de publicidad, por ejemplo, para el cierre de la emisión del DUI se cierra para nuevas incorporaciones en el Registro Electoral tiene una fecha de cierre, este proceso de licitación debió comenzar el 2 de abril; el proceso de la emisión de padrones para consultas debió comenzar la licitación el 15 de abril... A qué nos va a llevar esos retrasos, a poder dirimir esas contrataciones ya no por licitación sino por contratación directa", advirtió Chicas.

Pero esto último fue refutado totalmente por Douglas Alas, pues asegura que todavía hay un margen de tiempo para hacer las licitaciones.

Chicas, quien estuvo acompañado en la conferencia por Canjura y Urquilla, sostuvo que el entrampamiento se ha originado pues de acuerdo al artículo 80 del Código Electoral, para la aprobación de las licitaciones y contrataciones se necesita de al menos cuatro votos. Esto incluye las contrataciones por la vía directa, que a su juicio es lo que corresponde tras el atraso en las licitaciones.

Aseguró que a ocho meses de la votaciones del 2 de febrero de 2014, el proceso electoral se pone en riesgo, no así lo que concierne al voto desde el exterior y el voto residencial, los cuales a su juicio van caminando de acuerdo con el calendario, porque no ha habido problemas con la ejecución del presupuesto que les fue aprobado para ambos rubros.

Chicas planteó que otra salida a esta situación de impasse es que los diputados de la Asamblea Legislativa aprueben un decreto transitorio para permitir que el TSE pueda con tres votos aprobar las contrataciones, pero que eso es algo que ellos no buscan, pues prefieren que sean los magistrados quienes resuelvan el entrampamiento.

De hecho dijo estar consciente de que cuando les fueron aprobados los $40 millones para todo el paquete electoral, los diputados les advirtieron que las contrataciones las debían hacer vía licitación.

Argüello pidió públicamente a sus colegas magistrados declararse en emergencia y reunirse hasta llegar a un acuerdo que rompa el impasse. No obstante, ayer por la tarde se reunieron, pero según Douglas Alas, no se logró desatar el nudo.

Candidatos opinan

Los candidatos presidenciales Norman Quijano, de ARENA, y Elías Antonio Saca, de Unidad, pidieron al TSE que contrate a una empresa con experiencia en esa materia.

Quijano sostuvo que no conoce a profundidad las discusiones que realizan los magistrados del TSE respecto a la transmisión de los resultados en los comicios de 2014, pero aseguró que se debe confiar esa tarea a una empresa que garantice transparencia en el proceso.

"Para nosotros será trascendental, pero la confiabilidad que el proceso sea manejado, sobre todo a la hora de dar los resultados con toda transparencia y que nos garantice que no haya algún tipo de situación que nos haga estar en duda con los resultados", acotó.

Saca dijo: "Yo creo que el Tribunal Supremo Electoral debe preocuparse porque los resultados electorales sean trasmitidos a tiempo y que no haya ninguna duda de los mismos. Necesitamos que el pueblo salvadoreño y todos quedemos satisfechos con los resultados electorales".

En el caso del aspirante del FMLN, Salvador Sánchez Cerén, se le solicitó una entrevista vía teléfono a sus colaboradores para pedirle su opinión sobre el tema, pero no hubo respuesta.