En el suelo por falta de camas en Zacamil

María Alvarado ayer en la emergencia del Zacamil; al ver al fotógrafo, el personal la levantó.

Las carencias en el hospital Zacamil se hacen evidentes. En un breve recorrido se puede ser testigo de pacientes que son atendidos en colchonetas en el suelo ante la falta de camas, médicos que se quejan de la falta de fármacos o aparatos para atender al pacientes y enfermos que salen del sanatorio solo con las recetas y llenos de preocupación.

"Es difícil para uno de médico tener que lidiar con pacientes y no tener a la mano ni antibióticos, ni analgésicos, antiinflamatorios, antihipertensivos, relajantes musculares, antiespasmódicos, qué es lo que se le puede ofrecer a la gente", dijo el doctor Carlos Ramos, miembro del sindicato de médicos de ese sanatorio público.

El galeno añadió que por lo menos esta semana faltaban 58 medicamentos; pero la lista cambia semana a semana.

"Hace tres semanas y media eran 72 medicinas las que faltaban", denunció.

Entre los fármacos que dijo que no había ayer enumeró: metildopa, hemacel, Antitoxina Tetánica, relajante muscular tomado o inyectado, morfina, bicarbonato de sodio endovenoso, albúmina humana, heparina, bromazepam y antiespasmódicos.

"Pasa un gobierno viene otro y seguimos en lo mismo", lamentó una paciente del Zacamil, quien se retiró sin los medicamentos que le recetaron y no quiso identificarse.

En la sala de Emergencia, ante la falta de camas o camillas, ayer a a las 8:30 de la mañana, dos mujeres eran atendidas en colchonetas o sábanas colocadas en el suelo junto a la pared.

Además, ante la falta de bolsas para drenos o estomas, personal de enfermería elabora unas artesanales para lo cual ocupa cartulina, grapas y bolsas plásticas comunes.

"El riesgo es que no son estériles, no son gruesas y puede haber pérdida de líquidos. Las bolsas adecuadas protegen la piel, la cartulina no", dijo Ramos. Otro problema que tiene el hospital es el mal estado del techo; hay goteras.

Ayer el diputado de ARENA, Enrique Valdés, realizó un recorrido por el sanatorio para verificar las denuncias que por meses han realizado tanto los sindicatos de médicos como el de empleados de ese hospital público.

"Los diputados manifestaron su deseo de llegar; si lo hace cualquier otra fracción política igual les mostramos lo que ocurre (...) Lo malo es que el FMLN no llega porque no quiere abrir sus ojos a una realidad", dijo Ramos.

El médico sindicalista expuso que ha optado por denunciar a través de redes sociales los problemas que está enfrenado el sanatorio; así como esta dispuesto a mostrar a quien quiera la realidad del hospital.

Salud y la administración del hospital les han ofrecido gestiones y compras para resolver los problemas del Zacamil.