FMLN no logra voto 56 ni en segunda votación

Sigfrido Reyes, presidente del Congreso, hasta creyó que equipos estaban malos

El diputado Douglas Avilés, de CD (izquierda), no votó por redestinar dinero que ha pedido el Ejecutivo para gasto corriente. Criticó que Hacienda debió incluirlos en segunda reorientación. Avilés platica con Norma Guevara, del FMLN. Fotos EDH / Jorge reyes

La reorientación de $73.5 millones fue el único dictamen que ayer discutieron los diputados en la Asamblea Legislativa, y pese a que el presidente del Congreso, Sigfrido Reyes, recurrió a una segunda votación para intentar la mayoría calificada de 56 votos, el dictamen fue devuelto a la Comisión de Hacienda, ya que solo obtuvo 55.

En una primera ronda, los $73.5 millones solo habían logrado 54 votos, por lo que Reyes pidió que se hicieran pruebas de sonido y de los controles que los diputados usan para marcar la votación vía electrónica, según Reyes, había fallas en los equipos.

Antes de esto, el presidente del Congreso había dado 15 minutos de receso en el pleno, luego de que los fondos no obtuvieran los 56 votos para su aval. También hubo enfrentamientos verbales entre diputados directivos de ARENA y el presidente Reyes, por haberles quitado la palabra en la discusión del dictamen. (Ver nota en página aparte).

El voto decisivo, el 56, se había centrado en los diputados Douglas Avilés, de CD, y el diputado Gustavo Escalante, de ARENA, quien la semana pasada hizo del conocimiento público mediante una carta, que sus decisiones en la Asamblea no serían dominadas por su partido.

Sin embargo, Escalante no estuvo presente ayer en el pleno, sino que su suplente, quien votó en contra de reorientar el dinero, junto a la bancada arenera.

En tanto que Avilés cumplió su palabra vertida minutos antes de que no daría su voto por la reorientación de los fondos, pero no votó en contra, sino que se abstuvo.

Avilés justificó que en esta ocasión no se sumaría al bloque del FMLN, PCN, PDC y Gana, quienes sí votaron ayer a favor de reorientar $73.5 millones que ha pedido el presidente Mauricio Funes, para diversas carteras de Estado.

Avilés criticó que el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, quiera una "reorientación" de los fondos, ya que, dijo, en menos de 15 días solicitó de nuevo otra redirección de $315 millones que eran para el pago de bonos, pero que no fueron exigidos por los inversionistas el año pasado.

Según Avilés, si el Ejecutivo necesitaba de más dinero lo hubiese hecho cuando solicitó que se le aprobaron $45 millones que la Asamblea avaló sin los votos de ARENA, $26 millones de ellos para el pago de subsidio al gas propano y $19 millones para la compensación atrasada de los buseros.

Anteriormente, los diputados, incluyendo a los de ARENA, le habían avalado al gobierno $40 millones para la ejecución de las elecciones presidenciales y el voto en el exterior a realizarse en 2014.

En total, el Congreso ha autorizado al Ejecutivo $85 millones para el pago de gasto corriente de los $400 millones restantes de un global de $800 millones que eran para la cancelación de bonos, pero que no fueron redimidos.

El gobierno pudo usar a discreción los primeros $400 millones, pero los que están en disputa actualmente deben tener el permiso de la Asamblea, si es que el Estado desea ocuparlos para otros fines.

Hacienda dijo en un principio que quedarían para el pago de Letras del Tesoro del Estado, sin embargo, si el Ejecutivo logra el aval de los $73.5 millones, al gobierno sólo le quedarán $241.5 millones para pagar deuda de corto plazo.

ARENA ha criticado que en esta tercera reorientación, sólo para Casa Presidencial se han asignado más de $31 millones. De esos fondos, para la Secretaría de Inclusión Social pide $17.7 millones y $3.2 millones para la Secretaría de Asuntos Estratégicos.

La bancada tricolor solicitó ayer al Oficial de Información de Capres, Pavel Benjamín Cruz, un informe de los gastos realizados por el Ejecutivo en publicidad, gastos de viajes y viáticos, salarios y sobresueldos, gastos de la escolta presidencial y la seguridad prestada a la familia del presidente Mauricio Funes.

También la ejecución presupuestaria de Capres en el periodo del 1 de enero al 15 de mayo de 2013, y la ejecución realizada de las transferencias que le ha aprobado la Asamblea durante 2012, monto que oscila en los $39 millones.

El diputado Orestes Ortez, del FMLN, lamentó que los fondos no se hayan aprobado ayer, pues argumentó que $10.5 millones van destinados a reforzar a la Policía Nacional Civil (PNC), con la contratación de 3,600 soldados que reforzarán la seguridad, así como otros $26 millones que, según Hacienda, servirán para subsidiar a nuevos usuarios del gas propano. Otros $6 millones son para un proyecto de videovigilancia.