Colapsa educación media según directores de institutos públicos

Tienen problemas para pagar salarios, proveedores, material didáctico, reparaciones y otros

Directores de institutos públicos de educación media expusieron, ayer, una serie de carestías que enfrentan para desarrollar su trabajo debido a que Educación no les ha dado el dinero del bono de gratuidad. Fotos EDH / Marlon Hernández

No pueden pagar sueldos de docentes y empleados administrativos, no pueden dar las clases prácticas por falta de material, no pueden pagar las facturas de servicios básicos como telefonía e internet, ni comprar material didáctico, y los proveedores ya no les quieren dar de fiado; así enumeraron algunos de los problemas que enfrentan los directores de institutos educativos públicos, a causa de que el Ministerio de Educación (Mined) no les deposita el dinero del bono de gratuidad.

"La educación media ha colapsado", sentenció Óscar Melara, el director del Instituto Técnico Industrial (Inti), quien estaba en compañía de al menos 18 directores de otros centros educativos públicos que brindan enseñanza media y que son miembros del Consejo de Directores de Institutos Nacionales (Codines).

El Consejo estima que unos 500 institutos, e igual numero de escuelas, se encuentran en crisis debido al atraso del pago de fondos.

Este dinero es utilizado por los institutos para el pago de salarios y el mantenimiento de los centros educativos que desde hace años arrastran una serie de necesidades.

El director del instituto de Apopa, Pedro Rodríguez, explicó que cuando preguntan a Educación sobre la fecha del depósito del dinero, la explicación que reciben es que ya hicieron el trámite administrativo, pero que el Ministerio de Hacienda no les ha depositado el dinero.

Según los denunciantes, este año Educación les dividió en dos áreas el presupuesto del bono de gratuidad; la parte que usan para salarios y la del funcionamiento del instituto. En algunos casos los directivos han recibido parte del dinero para pagar salarios, pero en ningún caso para funcionamiento, pese a que tuvieron que firmar recibos por esos fondos, recibidos o no.

El director del Instituto de Apopa explicó que debe ingresar 57 mil dólares para pagar salarios; pero sólo le depositaron 17 mil dólares, luego otra cantidad igual, una dinámica que genera incertidumbre entre el personal, pues no les da certeza de si les pagarán el próximo mes.

En el instituto de Apopa sí han pagado los sueldos líquidos, pero no las prestaciones patronales. El retraso acarrea una mora que el Mined no se hace cargo de pagar.

Los profesores han escuchado rumores de que en los próximos días el ministerio comenzará a realizar los desembolsos, por lo que están pidiendo que sea la cantidad total del bono que corresponde a cada centro educativo.

"Nos preocupa que el valor de esos depósitos solo sirva para pagar deudas", dijo Melara.

Debido a que la educación en los bachilleratos públicos es gratis y no se debe pedir dinero a los padres, el gobierno entrega el bono de gratuidad a cada instituto, para que cubra sus necesidades. Esto incluye el salario de personal contratado por la administración de cada centro. La cantidad que reciben es en base a la cantidad de alumnos.

Los directores se quejan de que el monto que actualmente reciben está definido en base a la población que atendían en 2008; a eso le suman que en 2011 el presupuesto fue recortado en un diez por ciento y desde hace tres años lo reciben con retrasos.

Limitantes

Otro de los problemas que han enfrentado los directores este año es que no pueden comprar a cualquier proveedor, sino solamente a los autorizados por el ministerio.

"En Santa Rosa de Lima (La Unión) hubo poca publicidad para que los proveedores se registraran y a estas alturas no sabemos a quiénes se les puede comprar. Si sólo hay una o dos librerías, estamos limitados a ellas", se quejó el representante del instituto de ese municipio.

El titular del Instituto Nacional de Comercio, Rubén Cardoza, explicó que a él le enviaron una lista de proveedores en donde estaban grandes empresas, a las que no se les puede comprar fiado.

Los miembros de Codines han planteado reunirse con los padres de sus alumnos para explicarles lo que está ocurriendo y determinar qué medidas realizarán.

"Ya estamos en paro (de labores); ¿cómo vamos a trabajar si no tenemos nada?", dijo uno de los directores miembro del consejo.

En el caso del Inti no hay material para enseñar soldadura a los alumnos, por lo que actualmente las clases solo son teóricas, entre otras dificultades.

"Ya estamos en crisis; esperamos que se agilicen los fondos", dijo el director del Inti.

En Cabañas, de 15 instituciones de educación media solamente cuatro o cinco habrían recibido parte del presupuesto, dijeron.

"El impacto que está teniendo en la calidad educativa es fuerte", dijo Pedro Rodríguez, director del instituto de Apopa.

El consejo de directores aclaró que realizan esta denuncia debido a la "gran preocupación, a nivel nacional" que se ha generado por la falta de recursos para trabajar. No tiene motivaciones ni tintes políticos, aseguran.

"Codines es un gremio apolítico; lo que nos interesa es la educación media", dijo el director del bachillerato público de Apopa.

La representante del Instituto Nacional de Jutiapa lamentó que Educación les exija firmar los recibos y no les entregue los fondos.

"Presentamos nuestros presupuestos, los tenemos firmados y aprobados; pero sin dinero", expuso. De nada sirve tener planes de trabajo si no tienen dinero para echarlos a andar, se lamentó.

Los directores también advirtieron que el atraso en la entrega de fondos genera otros problemas administrativos con Educación.

El mejor ejemplo es el Inti, el cual recibió el año pasado parte del dinero casi al finalizar el año escolar.

Debido a ello, la administración de instituto debe darse prisa en invertirlo, porque después de cierta fecha Educación ya no les permite hacer compras, debe presentar los gastos y regresar el dinero que no utilizó.

"Pero si regresamos dinero, el siguiente año nos dicen que no lo necesitamos y nos darán menos", opinó otro miembro de Codines.

Reto en la cocina

Otra situación que preocupa a los directores es la ejecución del programa de alimento escolar, que este año el gobierno extendió a los bachilleratos.

La representante del Instituto de Jutiapa, en Cabañas, explicó que ellos no tienen ni utensilios ni cocina ni bodega para guardar los alimentos. Y tampoco pueden invertir en construir o en comprarlos.

"Nos cayó de porrazo y no nos dijeron cómo administrarlo", dijo.

Una situación similar está enfrentando la dirección de instituto de Jiquilisco.

"En bachillerato no tenemos cocina. Debemos pedir a los padres (ayuda) para preparar los alimentos", dijo el director Augusto Mena.

En esa institución los alumnos tampoco han podido hacer sus clases prácticas.

Codines se solidarizó, ayer, con los profesores y personal administrativo del Instituto Nacional del Puerto de La Libertad, quienes protestaron el martes debido a que no les han pagado sus sueldos desde inicio de año.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.