La ANEP ve con cautela Fondo para extorsiones

Funes pidió al sector privado apoyo para crear un patronato contra ese flagelo

El titular de la ASI, Javier Simán (izquierda), Luis Cardenal, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (tercero de corbata azul), y Jorge Daboub, presidente de la ANEP (derecha). Foto EDH / Tomás Guevara

La propuesta del presidente Mauricio Funes de crear un patronato para conseguir fondos que le ayuden a reforzar las tareas de seguridad y tendientes a combatir las extorsiones es vista con cierta cautela por dirigentes de las principales gremiales empresariales.

A punto de concluir una gira de cuatro días en Washington DC, en la que han realizado presentaciones ante instancias gubernamentales, académicas y de tanques de pensamiento de EE. UU., en las que entre otros temas han expuesto la problemática de inseguridad; los titulares de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP); de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador; y de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), esperan conocer más detalles de una propuesta lanzada por el Ejecutivo.

"Lo primero que tendríamos que hacer es conocer a fondo la propuesta, de la que no sabemos más que de manera superficial, apoyar cualquier iniciativa que vaya a ayudarle a la sociedad civil y al ciudadano honrado a protegerse de las extorsiones y de los extorsionistas siempre va a encontrar eco en nosotros", explicó Cardenal.

No obstante, enseguida toma distancia de la pretensión que está sugiriendo el Ejecutivo, que los recursos para tales propósitos provengan del sector privado.

"Creo que eso estaría fuera de lugar porque esa es la responsabilidad del Estado y para eso pagamos impuestos", acotó.

Jorge Daboub, presidente de la ANEP, también dijo desconocer los lineamientos de la propuesta. "Entiendo que está hablando de un patronato, los patronatos nunca se hacen públicos, son ejercicios privados, no se cómo va a lograr él algo que está haciendo público de esta forma, es bien difícil comenzar", aseveró.

Daboub criticó que la carga tributaria para combatir la inseguridad ya está bastante cargada sobre la población, por lo que una contribución más que estaría proponiendo el Ejecutivo hay que estudiarla a fondo, reflexionó.

Daboub expresó que el gobierno recibe grandes cantidades de dinero en impuestos, además de las contribuciones específicas destinadas al rubro de seguridad.

Señaló también las pérdidas en la producción como producto de las extorsiones, por lo que invitó al gobierno a hacer una introspección y revisar prioridades para evitar poner más impuestos sin tener resultados medibles, dijo.

"Hay que recordarle al presidente que todos los salvadoreños pagamos $3 mil millones en impuestos, pagamos $650 millones en seguridad, pagamos el 10 % de los productos en extorsiones, pagamos un impuesto en el combustible sobre la seguridad y ahora quiere que los salvadoreños paguemos algo más, creo que el gobierno tiene que verse hacia adentro, porque es un barril sin fondo", cuestionó.

Javier Simán, presidente de la ASI, dijo que hay que revisar con transparencia el proceso de la tregua entre pandillas en el que se ha embarcado el gobierno.

Por otra parte, los dirigentes empresariales se sienten satisfechos por la gira en EE. UU. Afirmaron que funcionarios estadounidenses ven desde otra perspectiva al país. Ayer se reunieron con personeros del Departamento de Estado y del Departamento de Justicia de ese país. Los recibió Liliana Ayalde, encargada para Asuntos de Centroamérica y El Caribe, y el representante del Escritorio para El Salvador, Jonathan Nellis.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.