resumen noticias

FMLN, Gana y sus aliados aprueban $360 millones

Con ese dinero pagarán Letras del Tesoro y subsidios a buseros y al gas propano. Bancada ARENA votó en contra

Eugenia Velásquez Rafael Mendoza López politica@eldiariodehoy.com Jueves, 25 de Abril de 2013

Con los votos de los diputados disidentes de ARENA, el FMLN, Gana, PCN, PDC y CD, en la Asamblea se logró ayer, luego de repetidos e infructuosos intentos en el pleno, avalar $360 millones para pagar de esos fondos, $26 millones de subsidio del gas propano, $19 millones para los buseros y $315 millones para cancelar Letras del Tesoro del Estado (Letes).

Por parte de ARENA los diputados Alberto Romero y Edilberto Hernández, legislador suplente de Donato Vaquerano, se abstuvieron de votar. Hubo 27 votos de los tricolores en contra.

"Nadie puede alegar que este es un dictamen sorpresivo. En repetidas oportunidades hemos intervenido en este tema", reflexionó el presidente de la Asamblea, Sigfrido Reyes, del FMLN.

En plenarias anteriores, el FMLN se topaba con que no lograba el voto 56, los requeridos para aprobar la reorientación de los fondos provenientes de $800 millones en emisión de bonos que no fueron redimidos el año pasado.

Sin embargo, ayer obtuvo la mayoría calificada, un día después de que la Junta Directiva avalara como nueva fracción política a los cinco diputados disidentes de ARENA y una legisladora suplente.

La exarenera y hoy diputada de la nueva fracción, Claudia Ramírez, expresó ayer por la mañana que estaba de acuerdo en votar únicamente por $45 millones que es el monto sólo para subsidios; sin embargo, quien ocupó su curul fue la diputada suplente, Elsa Dávila de Morales, que dio su voto a favor.

Así como Ramírez, su colega también disidente de ARENA, Rigoberto Soto, y jefe de la nueva fracción, había opinado lo mismo; sin embargo, la bancada disidente votó a favor de la reorientación.

El diputado Douglas Avilés, de CD, tampoco estuvo presente ayer en el pleno, pero quien votó a favor fue su diputada suplente Bertha Avilés de Rodríguez, pese a que según la diputada, Lorena Peña, del FMLN, el dictamen ya tenía la firma de Avilés.

Curiosamente en la mañana, el diputado de Gana, Guillermo Gallegos, había manifestado que sólo estaban a favor de avalar los $45 millones para el subsidio de los buseros y del gas licuado, no así los $315 millones para el pago de Letes. El destino de estos fondos, según dijo, lo analizarían después con detenimiento.

Pero ayer mismo la bancada naranja votó por la reorientación de los fondos. Gallegos justificó que sólo por un "capricho" de otros partidos no se detendría el aval para pagar subsidios y que, además, el gobierno tiene que cancelar altos intereses por esos fondos de bonos sin utilizar.

"Hemos logrado ese voto importante que es el voto 56 y lo digo no con aire de victoria, sino con la responsabilidad", afirmó Gallegos.

En tanto que Margarita Escobar, de ARENA, reclamó que el país se encuentra en una situación fiscal "insostenible", con una deuda que alcanza el 56 % del Producto Interno Bruto (PIB) y con un déficit fiscal superior al 3 %, dijo, y endeudando más al país con préstamos se va a una crisis fiscal, lamentó.

"Esta es una votación que es una mezcla de un bloque con autodenominados independientes para comprometer todavía más el futuro de El Salvador en sus finanzas", dijo.

Donato Vaquerano, jefe de fracción de ARENA, manifestó que con la aprobación del pago de los subsidios el gobierno busca soluciones de corto plazo y que el Estado no supo prever esos fondos en el presupuesto de 2011, acotó.

El diputado del PDC, Arnoldo Marín, expresó que el dinero ya no estará "ocioso" y generando altos intereses, sino que servirá para que los transportistas no suban el costo del pasaje.

El dictamen fue introducido al filo del mediodía y justo antes de que la plenaria terminara para irse al receso. En ese momento la diputada del FMLN, Lorena Peña, predijo, antes de retirarse que obtendrían los 56 votos.

Según dijo, era un solo dictamen para la reorientación total del dinero y que si no estaban los votos, el FMLN mejor retiraría el decreto.

Previo al ingreso del dictamen favorable para los fondos, los diputados se enfrascaron más de una hora en discutir un recomendable por el Día de la Tierra, al que ningún diputado prestó mayor atención, por mantener conversaciones personales y llamadas telefónicas.

En total son $800 millones de bonos que no fueron redimidos por los inversionistas el año pasado. La mitad de ellos, el gobierno ya los gastó en otros pagos, según lo ha manifestado la diputada Carmen Elena de Escalón, de ARENA, en días pasados.

El gobierno quedó condicionado por la Asamblea a que si quería usar los otros $400 millones antes debía pedir la autorización del Congreso.

Sobre esos fondos, la Asamblea ya había aprobado anteriormente $40 millones para solventar las elecciones presidenciales de 2014 y el voto en el exterior. En esa ocasión ARENA sí votó.