resumen noticias

Grupo de médicos recomienda parto inducido y no abortar

Asociación de Bioética aconsejan inducir el parto luego de 20 semanas de gestación

nacional@eldiariodehoy.com Jueves, 18 de Abril de 2013

La Asociación de Bioética de El Salvador, a través del médico Carlos Mayora, considera que los especialistas del Hospital de Maternidad están esperando el momento oportuno y más seguro para inducir el parto a la paciente que tiene varias enfermedades crónica y su bebé es anencefálico, en lugar de practicar un aborto.

La joven de 22 años, identificada sólo como "Beatriz", se encuentra en el ojo del huracán de la polémica entre quienes consideran que debe abortar y quienes le aconsejan que no.

El médico dijo que, en lugar de practicarle el aborto, a la paciente se le puede inducir el parto después de las 20 semanas, ya sea vía vaginal o por cesárea.

Antes de las 20 semanas de gestación se considera un aborto; después de las 20 se cataloga un feto viable y el parto puede ser provocado.

La posición de la Asociación de Bioética fue respaldada por la Red de Familia, formada por más de 50 organizaciones, quienes denunciaron que el caso de Beatriz se está utilizando para legalizar el aborto en el país.

Para los representantes de la red, la vida de la joven no está en riesgo inminente de muerte, porque de lo contrario estaría ingresada con una vigilancia médica estricta.

"El bebé es un niño con una malformación congénita incompatible ciento por ciento con la vida, de tal manera que este niño se puede sacar en cualquier momento y se va a morir a los pocos minutos de nacido", explicó el médico.

Otra organización, Abogados por los Derechos Humanos, expresó que están de acuerdo con la inducción del parto inmaduro que no ponga en riesgo en ningún momento la vida de la paciente.

"Un parto inmaduro no constituye un aborto y por consiguiente no es necesario causar , promover ni legalizar el aborto, mucho menos pensar en crear un ente estatal que autorice el aborto", leyó Georgina de Rivas.

Mientras tanto, la ministra de Salud, María Isabel Rodríguez, reiteró ayer que están listos para practicar el procedimiento a la paciente.

La joven tendría 20 semanas de gestación y es madre de un niño de 13 meses, el cual también fue un embarazo de riesgo.

"Estamos listos, se han llevado a cabo los procesos que eran necesarios. Lo que estábamos esperando que se dé el amparo a las personas que van a realizar el procedimiento", declaró Rodríguez.

La funcionaria expresó que los médicos de Maternidad, establecimiento en el que es tratada Beatriz, tienen un poco de temor a realizar el procedimiento, porque si no lo hacen pueden ser penalizados, pero si lo hacen también.

Agregó que hay una opinión favorable de diferentes organizaciones respecto a terminar con el embarazo de la joven de 22 años.

La Procuraduría de Derechos Humanos recomendó a las autoridades del Minsal adoptar las medidas necesarias para salvaguardar el derecho a la vida, la salud y la integridad de Beatriz.

"Se están aprovechando, están instrumentalizando, están abusando de esta paciente para crear un ambiente dramático", añadió el representante de la Asociación de Bioética de El Salvador.

Se trató de conversar con los médicos de Maternidad sobre la historia clínica y tratamiento de la paciente, pero dijeron que no podían pronunciarse por una medida cautelar que les giraron.

Numan Rodezno, pastor de la comunidad cristiana de Santa Tecla, manifestó que les preocupa la cultura de muerte que se está promoviendo en el país.

"Y casos como el de Beatriz son los casos que se utilizan en otras naciones para darle créditos a los abortos de manera legal", añadió el pastor.

El llamado del pastor es para que en el país se continúe con las leyes como están, en la que se penaliza el aborto.

"Los niños tienen el derecho a nacer y eso estamos defendiendo con esta causa que estamos proclamando", acotó Rodezno.

El miércoles la Sala Constitucional de la Corte suprema de Justicia admitió la demanda de amparo contra el director del hospital, el jefe de la Unidad Jurídica y el jefe del Servicio de Perinatología, en la cual se pide que los médicos puedan practicarle el aborto sin responsabilidad penal.

La sala otorgó cinco días para que los demandantes rindan un informe sobre la situación, a la ministra de Salud y a la Comisión Nacional de Bioética que informen al tribunal si existen normas y protocolos para la atención de complicaciones obstétricas en casos como este.

Rodríguez expresó que a la paciente también se le ha sugerido que se esterilice, dado que los dos embarazos han sido de alto riesgo.

Añadió que en el primer parto ella se negó a hacerlo porque tuvo miedo de que se le muriera su primer hijo.

"Ahora el niño está bien, pero ella sabe que su salud es complicada y hemos hablado con ella, que no es broma lo que tiene, está en peligro de muerte", añadió Rodríguez.

Flora Sánchez, de la asociación Rescatando Valores de la Mujer Salvadoreña, comentó que un aborto inducido daña emocionalmente a la mujer.

"Si aceptamos el aborto es el asesinato más cruel que puede haber porque es un niño indefenso, una vida que no se puede defender por sí sola", comentó Sánchez.

En agosto de 2010, el Estado salvadoreño retiró las reservas planteadas al Programa de Acción del Cairo.

Con ello se dio el aval a un documento que originó polémica entre distintos sectores porque se vio en él un intento por promover el aborto.

Mientras que la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético y Eugenésico informó que presentaron un escrito a la Fiscalía General de la República para que emita una opinión técnica apegada a derecho y de manera diligente hacia la Sala de los Constitucional y al Minsal.

Carlos Castillo, asesor jurídico del despacho ministerial, dijo que la reforma que penalizó el aborto terapéutico se hizo "desde alguna caverna".

La Red de Familia se pronunció en contra de que se use el caso de Beatriz, la joven que lleva en su vientre un bebé al que no se le formó el cerebro, una malformación que es incompatible con la vida, para abrir las puertas a la despenalización del aborto.

Denunciaron que a la paciente se le está utilizando para este fin y se le está presionando emocionalmente.

La posición de la red es que a Beatriz se le induzca el parto y no que aborte, como lo plantea una serie de organizaciones no gubernamentales que la respaldan.

Beatriz padece lupus, insuficiencia renal e hipertensión arterial, entre otras complicaciones.