Canciller dice que población del Golfo de Fonseca pide desarrollo no confrontación

"El presidente Lobo ha enviado ya una carta en términos amistosos"

Un intercambio de cartas entre cancilleres y gobernantes de El Salvador y Honduras bastaron para cortarle el efecto a protestas y advertencias militares hondureñas para abrirse paso hacia aguas del Pacífico

El ministro Martínez dijo que en comunicaciones con el gobierno de Nicaragua, ellos han recomendado cautela en el caso. foto edh / omar carbonero

El gobierno de Honduras bajó el tono a su discurso mantenido en los últimos días en contra de El Salvador y Nicaragua, al punto que les advirtió que podría "levantar" los aviones caza F-5 para "ejercer" su derecho de salida a las aguas del Pacífico y proteger la soberanía nacional. El canciller salvadoreño Hugo Martínez dijo ayer que Lobo envió una respuesta por escrito al presidente Mauricio Funes, en la que le expresa su disposición a seguir dialogando y abordando sobre la mesa los temas tripartitos que comparten con Nicaragua.

Medios hondureños le atribuyeron declaraciones a Lobo y reprodujeron las de su ministro de la Defensa, Marlon Pascua, la posibilidad de echar mano de sus modernos aviones de combate bajo el argumento de que fuerzas militares salvadoreñas y nicaragüenses impiden a pescadores hondureños trabajar en las aguas del Golfo de Fonseca que comparten.

Funes reaccionó anteayer enviándole una carta a Lobo en la que le recuerda que su gobierno ha trabajado activamente en reuniones trinacionales para impulsar el abordaje de los problemas comunes, y que las "amenazas militares" no son necesarias para ponerse de acuerdo.

El canciller dice que él también escribió en términos similares a su homólogo hondureño Arturo Corrales y que además le ha solicitado una reunión bilateral en Costa Rica, aprovechando una reunión de cancilleres mañana para tratar este tema. "La región ya perdió demasiado tiempo en guerras", dice Martínez respecto a las amenazas militares.

¿Cómo se ha manejado ese tema?

Yo envié una nota al canciller Corrales en términos similares a que envió el presidente Funes al presidente Lobo insistiéndole en que estamos en la mejor disposición de continuar el cronograma que acordamos el 2 de marzo aquí en San Salvador y que conlleva a la reinstalación de las seis mesas de trabajo que habían sido creadas desde 2007 y luego relanzadas con la Declaración de Managua (en 2012)... con el presidente Funes presentamos en Managua seis proyectos de desarrollo y estos pasaron al estudio de la comisión trinacional, son proyectos para crear un circuito turístico en el Golfo, una zona económica especial, un centro de investigaciones marinas, un ferry, una interconexión portuaria... La comunicación del gobierno de El Salvador ha sido consistente con ese proceso que hemos venido desarrollando y expresado nuestra voluntad que continúe, y que no puede ser afectado por declaraciones puntuales como las del ministro de la Defensa de Honduras o por afirmaciones que se le atribuyen al presidente Lobo.

En el marco de una reunión de cancilleres del SICA que ya tenemos programada para el sábado (mañana) le solicité una reunión al canciller Corrales pero ya se me informó que esta tarde ha habido una respuesta del presidente Lobo a la carta del presidente Funes en los mismos términos amistosos.

¿Negó el presidente Lobo esas declaraciones que le atribuyen?

La nota del presidente Funes no era específica sobre unas supuestas declaraciones, sino más bien sobre el proceso, tengo entendido que la respuesta del presidente Lobo es en términos generales y con la disposición de seguir adelante con los diferentes temas que se están discutiendo y eso ya nos da una señal de que afortunadamente el camino que veníamos desarrollando, de trabajo conjunto, armonioso y fraterno...

La Cancillería hondureña también ha emitido un comunicado similar.

Ya ha emitido un comunicado en términos diferentes a las declaraciones atribuidas al ministro de la Defensa y al presidente Lobo.

¿Cómo tomó el gobierno de El Salvador al oír esa advertencia militar?

Para nosotros fue de sorpresa... según los convenios internacionales y la misma coordinación de las fuerzas navales que hay en el golfo de Fonseca siempre ha habido la posibilidad que las embarcaciones de Honduras ingresen o salgan de las aguas interiores del golfo... sorprendieron porque evidentemente nadie está pensando en la región en guerras, estamos pensando en desarrollar la región. La región perdió mucho tiempo y recursos en guerras y creo que hemos aprendido la lección de que lo importante es apostarle al desarrollo... los países ribereños del golfo no tienen posibilidad en solitario como las que puedan tener integrado... No creemos que valga la pena dejarnos distraer por alguna declaración aislada que se pueda haber dado.

¿Antes de estas declaraciones, el gobierno de Lobo se había quejado formalmente sobre esos problemas?

Las fuerzas navales de los tres países tienen una coordinación allí... sí se toman medidas de las tres fuerzas cuando hay casos de violación a la legislación o depredación de la flora y fauna marina, pero en ningún momento hemos tenido una situación en la que de ellas tenga un hostigamiento sistemático hacia un país determinado... por eso las declaraciones se tomaron de sorpresa.

¿Se tranquilizan las aguas con esta respuesta del presidente Lobo?

Esperaríamos que las cosas retomen su curso, no vale la pena interrumpir un proceso exitoso que estamos llevando las cancillerías. La población de la zona no nos está pidiendo declaraciones confrontativas, nos está pidiendo proyectos de desarrollo.

¿Y Nicaragua cómo ha respondido?

Hemos tenido comunicación con los dos gobiernos. Nicaragua nos ha planteado prudencia en el caso, e incluso se han conocido las declaraciones del jefe de naval de que no ha habido ningún hostigamiento a pescadores (hondureños) y ha tomado el asunto con cautela... en las comunicaciones que hemos tenido coinciden en que este asunto debe seguirse tratando por los mecanismos que ya tenemos. Esperaríamos que este intercambio de comunicación entre máximas autoridades contribuyan a que el proceso por el desarrollo y la paz de la zona) continúe.