resumen noticias

Cada vez hay menos alumnos en primaria y más en bachillerato

La cifra de niños en edad de asistir a la parvularia y los primeros grados de Educación Básica han disminuido paulatinamente en los últimos años

Susana Joma nacional@eldiariodehoy.com Sábado, 9 de Marzo de 2013

Los directores de algunos centros educativos públicos señalan que el número de estudiantes en kínder y en los primeros grados de primaria ha disminuido, mientras que hay más alumnos inscritos en tercer ciclo y bachillerato.

Según los especialistas en Educación y los mismos docentes, el fenómeno está relacionado con la reducción de la natalidad, el cambio en los grupos de población, la migración y la violencia, entre otros aspectos.

"Ahora ya se empieza a experimentar un poco más fuerte esta situación. Hace cinco años teníamos dos secciones de primer ciclo, ahora eso ya no se da. Tenía una parvularia en la mañana y otra por la tarde, pero ahora en la tarde ya nos cuesta llenarla", explicó Patricia del Tránsito Orellana Nájera, directora del Centro Escolar Ángela Soler.

Dicho centro educativo, está en la jurisdicción de Cuscatancingo, pero está situado en las cercanías del centro penal La Esperanza. Se trata de una zona bastante poblada.

Si bien la educadora expresó que desde parvularia hasta sexto grado hay una tendencia a la baja, en educación media hay un crecimiento.

"El problema es que nosotros en el día solo tenemos una sección de bachillerato que funciona en espacios improvisados", expone la profesora Orellana Nájera tras señalar que es la única institución de la zona que brinda ese nivel educativo.

Paz Zetino Gutiérrez, subdirector del Complejo Educativo Walter Soundy, de Santa Tecla, explica que el magisterio estaba acostumbrado a la concentración de estudiantes en los primeros dos ciclos de Educación Básica, con tendencia a reducirse a partir de sexto grado.

Eso es lo que muchos educadores y especialistas de la educación conocen como el fenómeno de la pirámide de población escolar.

"(Antes) solo 35 de cada 100 estudiantes pasaban de noveno grado a bachillerato, no digamos a la universidad; pero ahora todo apunta a que la pirámide se está invirtiendo (hay menos alumnos en Básica y más en bachillerato)", explicó Zetino Gutiérrez, quien es uno de los que no descarta que se deba a cambios en la tasa de natalidad del país.

Los informes por quinquenio brindados por la Dirección General de Estadísticas y Censos (Digestyc) a este periódico muestran que entre 2000 y 2005 la tasa promedio anual de natalidad fue de 21.88 por cada mil habitantes.

Entre 2005 y 2010 fue de 20.40 por cada mil habitantes, y de 2010 a 2015 fue de 20.07 por mil habitantes.

Zetino, también dirigente del gremio Bases Magisteriales, sostiene que la disminución de alumnos en Parvularia y Básica afecta más a las escuelas urbanas, pero no a las instituciones de la zona rural.

"Esto obliga a que el Ministerio de Educación junto a los gremios redefinan cosas como el número de alumnos que deben tener los maestros en el aula. También redefinir para dar pasos en firme para trabajar la calidad de la educación. A esto (cambio en la conformación de la población estudiantil) se le puede sacar provecho", aseguró el educador creyendo que entre menos alumnos tenga un maestro la educación será más personalizada.

El profesor Zetino es de los que considera que otra de las variables que inciden en la reducción de población escolar en los primeros grados es la inseguridad que hay en las escuelas y sus alrededores. Eso como un desincentivo de los padres para enviar a sus hijos.

A eso suma la movilidad social por cuestiones de seguridad y búsqueda de empleo.

El panorama es inquietante para el magisterio en términos de que la reducción de estudiantes, sea porque hay menos niños o porque se movilizan hacia otros lugares, acarrea cierre de secciones, traslados de profesores y hasta desempleo.

"De seguir esta tendencia, donde el sistema público pierde más alumnos las consecuencias se vendrán en términos de desempleo de los maestros y esto impactará el sistema de ahorro para pensiones", opina el subdirector del Complejo Walter Soundy quien estima que a la fecha hay cerca de 18 mil profesores desempleados.

De allí que el reto para Educación también supone regular y mejorar la formación inicial docente en las distintas especialidades.

Planificación educativa

Lo señalado por los profesores no está lejano de las opiniones que el especialista en educación, Felipe Rivas, expresó durante una entrevista reciente.

Sostiene que los cambios en la población constituyen un tema más de planificación educativa, considerando que en los países hay tendencia a que la tasa de natalidad baje debido a que las familias han cambiado su visión sobre la concepción, al igual que su visión de desarrollo.

"En todos los países ha sucedido así, sobre todo en los más desarrollados", aseveró Rivas, con respecto a que las familias hoy en día tienden a tener menos hijos , debido a que tienen mayores niveles educativos y por ende más aspiraciones de desarrollo económico.

Tras revisar la evolución que han mostrado los distintos grupos de edad entre 2005 y 2011, Felipe Rivas, señala que, por ejemplo: en 2005 la población salvadoreña de entre cero y cuatro años de edad superaba los 600 mil y la de cinco a nueve años los 752 mil.

Sin embargo, para 2011 la cantidad absoluta de niños de entre cero y cuatro años fue de 498 mil y la de cinco a nueve años pasó a ser de 593 mil.

"Es una reducción importante que se va a ver reflejada en la parvularia y la escuela", dijo el especialista, quien también es vicepresidente de la Fundación Innovaciones Educativas de Centroamérica (Fieca).

En esos años la población de 10 a 14 años pasó de 715 mil a 762 mil: mientras la de 15 a 19 años varió de 636 mil a 725 mil.

Rivas expone que frente a este cambio en la población y en la medida que los gobierno hacen mayores esfuerzos para ampliar la cobertura, disminuir la deserción y la repitencia en la educación básica se tendrá una reducción en las secciones de primaria, pero la presión en cuanto a demanda aumentará en los servicios de tercer ciclo y bachillerato.

El representante de la Fieca manifiesta que esa es una de las razones por las cuales la Unesco insiste en que los países deben "dar una segunda oportunidad a los jóvenes" que se quedaron fuera del sistema educativo; y otra para aquellos que no logran adquirir las competencias necesarias. ¿Cómo se puede ayudar a esos jóvenes?

Según Rivas, esto puede ocurrir si se brindan ofertas educativas flexibles, con enfoque técnico y tecnológico; también a través de la educación universitaria en niveles técnicos, pero basados en el modelo de enseñanza Dual.

Teoría y práctica

Esta forma de educar, que utiliza el Itca en carreras como Mecatrónica, combina de forma simultánea la teoría con la práctica en las empresas. Dicho proceso también es supervisado y calificado.

Sin embargo, Rivas advierte que en estos momentos es necesario que haya mucha precisión en la planificación educativa que se haga, tomando en cuenta el crecimiento de la población, la oferta y demanda de los servicios educativos.

"En eso hay que tener cuidado, porque si por ejemplo el gobierno dice 'cierro este centro' también tiene que asegurarse de que el estudiante de la zona asistirá a otra institución. Evitar que haya una deserción y si es necesario brindarle un subsidio de transporte. Por eso hubo un tiempo en que las escuelas se creaban cerca", afirmó.

Con ello el experto recalca la responsabilidad que el gobierno tiene, con respecto a garantizar que los niños gocen del derecho de estudiar.

Sus palabras de alerta no deben caer en saco roto cuando el actual gobierno, a través del Mined, trata de reorganizar el sistema educativo. Para ello, desde 2011 impulsa la estrategia Nuclearización Escolar de para consolidar su programa de Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno.

Los núcleos escolares implican que habrá escuelas mejor preparadas, alrededor de las cuales trabajarán de forma coordinada otras que son más pequeña con menos recursos y menor población.

En ese contexto los directores, siempre bajo la vigilancia de los asesores pedagógicos, pueden trasladar secciones de una escuela a otra.

Parecería que eso está pensado con la visión de que tener escuelas con secciones pequeñas, es decir con menos de 25 estudiantes, es un desperdicio. Y es que por años el sistema educativo nacional ha funcionado con la idea de que los profesores no deben atender menos de 45 alumnos, aunque sea antipedagógico.

"Hay que tener mucho cuidado con la fusión. Por naturaleza tenemos que modificar nuestro concepto. Educación dice que son 40 o 45 alumnos por docente, pero según el promedio latinoamericano es 32 alumnos. Aún así no es lo ideal", señala Rivas.

El profesional agregó que "si la nuclearización se hace bien diseñada y planificada" servirá, pero insiste en que se debe tener cuidado de que no quede fuera ningún niño.

"Si es necesario, tengo que garantizarle transporte. Hay países en donde a los niños, incluso con necesidades especiales, les mandan tutores o les pagan taxi para ir a su centro de estudios", añadió.

Se necesita más inversión

Rivas sugiere tener en cuenta que se debe buscar mejoras en eficiencia y eficacia de recursos. Pero sin perder de vista que el centro de todo es el enfoque de derecho a una educación de calidad para toda la población.

Más allá de reestructurar el sistema educativo también se requiere mayor inversión, así como también cambios en los planes y programas de estudio. "Educación Inclusiva de Tiempo Pleno requiere más inversión, garantizar que los niños permanezcan más en los centros, que no solo tengan deportes, música, artes plásticas, sino también áreas de competencia y sobre todo de convivencia", añadió el director ejecutivo de Fieca.

En eso estriba el hecho de que enfatice la urgencia de establecer una Ley del Financiamiento de la Educación, que garantice el 6 % del PIB o más, con un enfoque de largo plazo, es decir como una política de Estado.

A estas alturas, tomando en cuenta el rezago, se debería estar invirtiendo más del seis por ciento.