resumen noticias

Empleados del TSE exigen pagos atrasados

Reclaman a magistrados cancelación de viáticos y de horas extras

José Zometa Daniel Choto politica@eldiariodehoy.com Sábado, 9 de Marzo de 2013

Al Tribunal Supremo Electoral (TSE) le está lloviendo sobre mojado. Aparte de los problemas que enfrenta por no contar con los recursos para planificar las próximas elecciones de 2014, los empleados de dicha institución ya comenzaron a presionar a los magistrados para que les cancelen los pagos por horas extras que les adeudan desde hace varios meses.

El pasado martes, los empleados agremiados al Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores del Tribunal Supremo Electoral (Stratse) realizaron un acto de manifestación en la entrada principal del organismo electoral, para exigir a las autoridades para que les cancelen los viáticos y las horas extras ya laboradas.

Sobre las demandas de los empleados el presidente del TSE, Eugenio Chicas, dijo estar consciente, pero aseguró que por ahora no tiene dinero.

"Hay áreas que están trabajando con vista a la realización del próximo evento electoral y nuestro personal no recibe lo que por ley le toca; en este caso están saliendo al trabajo de campo y no reciben viáticos. La otra situación es que es casi de emergencia el hecho de estar trabajando en horas extraordinarias y tampoco a nuestro personal no se le ha reconocido ni el pago de viáticos ni mucho menos el pago de horas extras", denunció Jorge Campos, secretario de organización del Stratse.

Explicó que lo anterior viene ocurriendo desde el año pasado con el personal que está laborando en el proyecto del voto residencial y que está levantando la cartografía en el interior del país para establecer los inmuebles que están aptos para ocuparlos como centros de votación en los próximos comicios.

No obstante, anticipó que a medida se acercan las elecciones, poco a poco otras áreas del TSE se verán envueltas en esta dinámica de realizar horas extras, pero que en las actuales condiciones, no están dispuestos a laborar si no existen los incentivos económicos que por ley les asisten.

Como medida inicial, aseguró Campos, los empleados han optado por trabajar la jornada normal de 8:00 de la mañana a 4:00 de la tarde y no laborar en horas extraordinarias.

Los fondos existen

No obstante, según dijo, otras áreas podrían irse sumando a las acciones que se realizarán en el futuro, con miras a que los magistrados escuchen y den respuesta a sus demandas. Los empleados consideran que para el plan de voto residencial puede tomarse dinero del presupuesto ordinario, pero que los magistrados no quieren hacerlo.

"Sabemos que hay otras economías salariales y esas economías perfectamente podrían darle cobertura al pago de viáticos y al pago de horas extras; entonces, ¿porqué no se hace? Porque es un asunto también de voluntades", planteó Álvaro Escalante, quien es el secretario de Educación del sindicato.

Por su parte el titular del TSE, Eugenio Chicas, reconoció como justas las demandas de los empleados, pero asegura que todo depende de la aprobación del presupuesto para las elecciones por parte de la Asamblea Legislativa.

"Esos temas pueden ser abordados en el propio desempeño de los presupuestos que estamos pidiendo, en este caso al ministro de Hacienda y a la Asamblea Legislativa. Por ejemplo, el personal que tenemos en campo, está trabajando sin recibir horas extras, sin recibir viáticos, porque todavía no se nos ha aprobado el financiamiento del voto residencial", justificó.

Argumentó que los diputados no le aprueban los $44.2 millones para el Plan General de Elecciones 2014 más $3.3 millones que necesita para ejecutar la segunda fase del voto residencial que implica incluir casi el 100% de la zona occidental del país.

En total, son $57.8 millones, según Chicas, incluida una deuda de $2.9 millones a proveedores que le prestaron servicios al TSE en las elecciones de 2012, los que debe desembolsar el ministerio de Hacienda (ver nota aparte).

Según el funcionario, el viernes se reunió con los sindicalistas para explicarles como está el tema del financiamiento a los comicios. Dijo esperar que los empleados asuman su trabajo, en el entendido de que una vez obtengan los fondos para las elecciones, se les pagará lo que se les debe.

Los miembros del sindicato aseguraron que esta semana tomarán acuerdos sobre próximas medidas de presión.