AEAS dice que Sipago opera ilegalmente

El dirigente de la gremial asegura que la empresa no cuenta con matrícula vigente de comerciante social.

Genaro Ramírez presentó la semana pasada una demanda por el presunto delito de estafa agravada. Foto EDH / archivo

Genaro Ramírez, presidente de la Asociación de Empresarios de Autobuses Salvadoreño (AEAS), presentó ayer ante la Fiscalía General de la República (FGR) un documento que dice que la empresa Sistema Integrado Prepago (Prepago) no ha actualizado la matrícula para los años 2011 y 2012 con la que puede seguir operando.

La semana pasada, el dirigente demandó a Sipago por el delito de estafa agravada y ayer llevó pruebas de su acusación.

Ramírez explicó que el documento extendido por el departamento de matrículas de empresas del Centro de Registro de Comercio estableció: "que no se le puede extender la constancia solicitada sobre la sociedad ... haciéndole saber que ese tipo de documento no consta en el expediente, por lo que se le solicita que pida asesoría".

Ante esto, el dirigente de la gremial comentó que solicitó a la FGR "secuestrar todos los libros y documentación de Sipago".

Ramírez, basado en el asesoramiento proporcionado por su abogado, dijo que la empresa no está al día con sus obligaciones como comerciante social, por lo que tiene el impedimento legal para ejercer.

"Para ir formalizando una empresa, tengo que ir haciendo llamamientos a capital, modificando el pacto social y todo el procedimiento que una empresa tiene que seguir", declaró Ramírez.

Según explicó, en octubre de 2012, Sipago presentó a inscripción el acta que contiene la elección del auditor externo de la sociedad; a la fecha, el documento tampoco ha sido inscrito y se encuentra en observación.

Según la demanda presentada por Ramírez, la empresa Sipago está violentado el ar- tículo 411 del Código de Comercio, que establece la renovación anual de la matrícula de comerciante.

Ramírez dijo que él compró 10 acciones a Sipago, la cual fue constituida por ocho dirigentes gremiales con un capital semilla de $2 mil.

Sipago contrató a la empresa Subes para implementar el uso de la tarjeta prepago en el transporte público, cuya inversión es de $31 millones.

Hace dos semanas los ocho transportistas, directivos de la Sipago, viajaron a Brasil con la idea de concretar negociaciones para la compra de los buses que funcionarían para el Sitramss.