Amenazan con paralizar labores en hospital Zacamil

El sindicato exige a Salud dar respuesta a sus demandas

Pacientes solicitan fecha para poder realizarse exámenes exigidos por los médicos. Foto EDH

Sindicalistas del hospital Zacamil amenazaron ayer con paralizar completamente las labores en ese centro médico público si las autoridades del Ministerio de Salud no brindan una inmediata solución a sus demandas.

Los empleados están pendientes hoy de que los convoquen los sindicatos para acordar la suspensión de labores.

El Sindicato de trabajadores de la salud (Sitrasalud) informó que el paro que iniciaron el lunes ha sido en áreas administrativas, por lo que hay reducción de labores en los departamentos de Estadística y Lavandería.

Sin embargo, ayer se unió el servicio de Rayos X.

"Por el momento se ha dicho que atiendan a los pacientes de emergencias, para hacer eficientes los pocos recursos que tenemos en el área", declaró Andrés Julio Gregori, del sindicato de médicos de ese sanatorio.

Silvia Navarrete, secretaria general de Sitrasalud, explicó que la paralización de labores se deberá la falta de insumos médicos. También denuncian sobrecarga de trabajo.

Navarrete añadió que ese hospital necesita de forma inmediata las máquinas lavadoras, las cuales se adquirirían con el préstamo de los $80 millones que aprobó en noviembre del año pasado la Asamblea Legislativa.

"A pesar de que se han aprobado préstamos para Salud no vemos ninguna solución al momento, sólo promesas sin cumplir y se van dilatando", dijo Navarrete.

En el Zacamil sólo funciona una lavadora, la cual deben apagar después de cada lavada por una media hora, para evitar que se dañe.

Además, deben llevar al Seguro Social unas 1,900 libras de ropa diariamente para lavarlas en uno de sus hospitales.

Los sindicalistas también denuncian el desabastecimiento de medicamentos, especialmente para enfermedades como diabetes, hipertensión arterial y problemas de tiroides.

"Los pocos insumos que llegan al hospital son de mala calidad. Unas compañeras nos han dejado un catéter que es de mala calidad y esto genera una mala atención hacia los pacientes", agregó Navarrete.

A los usuarios del Zacamil les están brindado la atención médica con normalidad.

"Estamos conscientes de que existe una lucha, pero también los que salimos afectados somos nosotros (los pacientes)", dijo Luis Jiménez, quien consultó ayer por dolor en su cuerpo durante más de una semana.

El director del sanatorio, Jesús Portillo, negó el lunes que exista problema de desabastecimiento de fármacos y que esperan que las lavadoras estén en el sanatorio en junio.