El CAM no puede cuidar menores en bartolinas

Mientras que el Isna asegura que tienen buenas relaciones con la alcaldía de Santa Ana por el tema del resguardo de menores, el alcalde pide presencia policial en la sede del CAM

El Cuerpo de Agentes Municipales (CAM) de Santa Ana recibe a menores no sólo de este departamento, sino también de Ahuachapán. Foto EDH

SANTA ANA. La falta de un resguardo para menores infractores en Ahuachapán ha obligado a las autoridades del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (Isna) a llevarlos hasta las bartolinas del Cuerpo de Agentes Municipales (CAM) de Santa Ana.

Dicha situación ha venido a aumentar la cantidad de menores que recibe dicha dependencia municipal que debe de albergar no solo a las personas procedentes de Ahuachapán, sino también de Santa Ana.

Aunque el director del CAM, Félix Pulunto, no precisó cuántos menores infractores reciben de Ahuachapán, dijo que en promedio mantienen a 30 jóvenes en las dos celdas destinadas para ello.

Eso representa un "problema", dijo el alcalde santaneco, Alfredo Peñate, tras reconocer que el CAM "no es experto" en la vigilancia de menores que están siendo procesados judicialmente por algún delito.

"Le hemos dicho a la PNC (Policía Nacional Civil) que si quiere que le sigamos prestando las instalaciones del CAM para tener a los chicos, que por lo menos se hagan responsables de la vigilancia interna de los muchachos", dijo el edil.

Agregó que el CAM está destinado para el cuido de los bienes municipales.

La petición del edil no será atendida pues el jefe de la delegación de la Policía, inspector jefe Gustavo Mancía Valle, dijo que se les "dificulta" mantener seguridad en las bartolinas del CAM porque "la custodia de los reos mantiene una responsabilidad bastante amplia que recae en la persona que custodia a la persona".

"En ese sentido, la custodia tiene que hacerla la institución donde (el menor infractor) está resguardado. No obstante, el CAM no es la institución idónea para realizar ese tipo de custodia", dijo el jefe policial.

Agregó que la Ley Penal Juvenil "establece claramente quiénes van a ser los encargados de los resguardos y en todo caso es personal del Isna. A nosotros se nos complica proporcionar seguridad".

El artículo 130 de la Ley Penal Juvenil dice que "mientras no se establezca el número suficiente de centros de resguardo, éste lo hará en las alcaldía municipales de Santa Ana, Nueva San Salvador, Zacatecoluca y San Miguel".

En otra parte del mismo artículo también se habla de que los familiares de los menores podrán ser los responsables de su guarda y que no serán colocados en ningún caso en lugares donde se encuentren detenidas personas mayores de edad.

Pulunto dijo que el resguardo en la sede del CAM funciona desde 1997.

"Para nosotros implica invertir en recurso humano, en vez de estar haciendo otras tareas que por ley (les corresponde) estamos haciendo eso (custodiando a menores). A nosotros no nos corresponde estar haciendo funciones de seguridad a este tipo de reos; a nosotros nos corresponde velar el cumplimiento de ordenanzas y el cuido del patrimonio patrimonial", dijo el director de la dependencia municipal.

Son tres agentes los destinados a vigilar las celdas donde están los jóvenes. Ellos se turnan cada 24 horas.

Pulunto dijo que sólo pueden tener por un periodo de 72 horas a algún joven en sus bartolinas; sin embargo, reconoció que hay ocasiones que están hasta por más de 10 días porque no son trasladados a un centro de readaptación para menores.

Pese a la posición de la municipalidad y la Policía, el delegado regional del Isna, Edgardo García, expresó que mantienen una buena relación con los primeros para el resguardo de los menores infractores. De hecho dijo que para garantizar la seguridad y derechos que tienen hay un delegado las 24 horas del día en el CAM.

Por esa misma "buena coordinación con la alcaldía municipal y la misma apertura que ellos han tenido", el funcionario dijo que la institución no ve la necesidad, por el momento, de construir un resguardo para menores propio donde ellos tengan la administración total.

El Isna es la entidad encargada de dar la alimentación a los menores durante su estancia en las bartolinas del CAM. "Hasta ahorita no hemos tenido ninguna dificultad, sobre todo porque los menores que vienen del departamento de Ahuachapán no es demasiado alto. Entonces tenemos la capacidad de recibirlos acá y tener ese buen manejo", dijo García.

Agregó que la ventaja que tienen de recibirlos en Santa Ana es porque cuentan con mejores relaciones que con otras entidades de la ciudad, como hospitales, para darle una mejor atención.

La situación de la vigilancia de los infractores se agravó luego de que la alcaldía de Ahuachapán optara, en abril de 2011, por cerrar el resguardo que funcionaba también en el CAM. En esa oportunidad la comuna se basó en el artículo 130 de la misma ley, que no establece a dicha comuna como uno de los sitios destinados a su resguardo.

Además que, según un estudio, no contaban con las condiciones necesarias para prestar ese servicio y no había ayuda de otras entidades para continuarlo sosteniendo.

Pese a ello, en abril de 2011, la comuna decidió extender el servicio dos meses más y ofreció en comodato un local ubicado en la colonia Santa Teresa, donde hace décadas funcionó una sociedad de alcaldes.

Sin embargo, aseguran que el Isna nunca llevó la documentación para hacer el documento de cesión del inmueble.

Ante el estancamiento del proyecto, a finales de ese año, el Isna optó por trasladar a los menores infractores a Santa Ana. El predio actualmente luce descuidado y tiene unos 800 metros cuadrados aproximadamente.