resumen noticias

Advierten riesgo para soberanía al entrar a Alba

Analistas previenen que habría dependencia de Venezuela y Cuba

Katlen Urquilla Mirella Cáceres politica@eldiariodehoy.com Sábado, 19 de Enero de 2013

La soberanía de El Salvador estaría en riesgo si entra al proyecto chavista Alianza bolivariana para los pueblos de nuestra América (Alba), advierten varios analistas y observadores políticos.

El aviso surge luego de que el vicepresidente y candidato presidencial del FMLN, Salvador Sánchez Cerén, afirmara que si él gana la presidencia en 2014 pedirá que el país entre a la Alba y a Petrocaribe.

Manuel Enrique Hinds, exministro de Hacienda y observador político, opina que "eso sería entregar el país a Venezuela y a Cuba" y considera que si lo hace es porque "se lo pusieron como condición para seguir apoyando al partido que le están dando una cantidad enorme de plata, es dinero extranjero que le está entrando al FMLN".

Para Hinds, "el riesgo es entregar la soberanía a otro país, (porque) ya las decisiones no se toman aquí sino allá. El pago por ayudarles en la campaña es entregar al país".

Hinds sostiene que el punto medular no son solo los proyectos chavistas, sino el cobro que sería recibir órdenes de los financistas.

"El costo es que le dan una limosna y por esa limosna entrega su vida", dice.

Roberto Rubio, director ejecutivo de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde), pone en el tapete otro riesgo.

"Aquí lo que podría generar fricciones y un deterioro en las relaciones con Estados Unidos es entrar al Alba y el hecho no solo de entrar al Alba, sino de comulgar con el proyecto venezolano-nicaragüense", apunta.

Rubio añade que aunque Estados Unidos mantenga relaciones con Nicaragua y con Venezuela, habría un deterioro en las relaciones "privilegiadas" que ha tenido El Salvador con esa nación. Los ejemplos que pone de esos vínculos son el TPS, el Asocio para el Crecimiento y Fomilenio, además del peso de las decisiones de los Estados Unidos para favorecer a El Salvador en los organismos internacionales.

"Eso sí vendría a tener repercusión política en las relaciones privilegiadas con los Estados Unidos", remarca Rubio.

También Paolo Lüers, observador político y exefemelenista, dice que ingresar al Alba "es alinearse políticamente con Cuba y con Venezuela, con todo lo que ello significa, como una alianza en contra de los Estados Unidos".

Para él entrar al proyecto chavista es "incompatible con los TLC" que tiene el país y además "tendría graves consecuencias porque encontraría al país en una alianza política e incluso, lo ha dejado entrever (Hugo) Chávez, una alianza militar, y esa sí es una cosa seria porque cambia totalmente los fundamentos de nuestra política exterior que (Mauricio) Funes no ha querido modificar en el fondo".

Pero además, Lüers plantea otra consecuencia de que El Salvador se integre a la Alba, como ha pasado en los países que son miembros.

"Adoptan políticas frente a los medios de comunicación, a la empresa privada, diseñados ya por Chávez y al hacer esto reciben beneficios y subvenciones de parte de Venezuela, eso pasa en Bolivia y Nicaragua donde parte de sus decisiones y políticas ya no se toman simplemente en sus respectivos países, sino ya están condicionados por el apoyo financiero que han logrado con Chávez", subraya.

FMLN no ve peligros

Nada de lo que advierten los analistas tiene validez para dirigentes del FMLN y además directivos de Alba Petróleos, de la cual son socias varias alcaldías efemelenistas.

Carlos Ruiz, exalcalde de Soyapango y director secretario de Alba Petróleos, destaca que si hay riesgos hay que tomarlos. "Si riesgo se le llama a la probabilidad de usufructuar la solidaridad mancomunada de los pueblos, pues son riesgos que hay que correr", dice.

Para él los beneficios están claros y son palpables, porque todos los países que ingresan al Alba "encuentran la ruta del desarrollo sostenible y sustentable sin poner en riesgo el medio ambiente" ni la soberanía del país, añade.

"Ingresar al Alba implica un encuentro de pueblos, de fuerzas que están luchando por transformar la realidad de cada pueblo sin pisotear la dignidad de los pueblos", acota el dirigente farabundista.

Ruiz matiza que el país ya está comprometido con "el imperio" cuando se le pregunta qué tanto se compromete El Salvador al pertenecer al Alba y a Petrocaribe, y si ello creará dependencia con Venezuela por ser el impulsor de esos proyectos.

"No, es que allí es donde está el defecto, hay quienes creen que lo que está ocurriendo es que crezca un nuevo grupo de dueños, (pero) son los pueblos los dueños", asegura.

Sobre la dependencia política con Venezuela, Ruiz responde con firmeza: "¿Y cuándo hemos escondido nuestra identidad? Nunca, siempre hemos dicho lo que somos, cómo somos, qué pensamos y hacia dónde vamos".

Nidia Díaz, secretaria de Asuntos Internacionales del FMLN, añade que el partido coincide "en los preceptos y todo lo que es el Alba" y que por eso han fomentado la empresa mixta Alba Petróleos y todos los derivados.

"Estamos construyendo la visión de la integración de los pueblos basado en la complementariedad, la cooperación y la solidaridad", externa.

Para Díaz el país ya está en Alba por medio de las alcaldías socias de la empresa petrolera y se ha sometido a las condiciones de pago de Venezuela.

Pero afirma que "en ningún momento es comprometer al país ni perder soberanía, al contrario, el Alba, esa visión de alianza entre los pueblos de América Latina lo que puede es garantizar la soberanía, la capacidad de autodeterminación y decisión nacional".

Roberto Lorenzana, secretario de comunicaciones del partido oficial, defiende que entrar al Alba "es un proceso de colaboración económica más intensivo" y destaca que todos los países que pertenecen al proyecto chavista "se han beneficiado de la colaboración económica".

Lorenzana al igual que Carlos Ruiz y Nidia Díaz enfatiza que el país no estará subordinado a Venezuela.

"Nosotros no subordinamos nuestra política exterior a saltear esfuerzos de integración... el país debe de tener su propia política exterior independiente, la soberanía no está en juego", asegura.

Luego, el vocero efemelenista recalca: "el país no tiene compromiso, su soberanía y política exterior la hacemos los salvadoreños y no nos están exigiendo ningún tipo de subordinación".

De igual manera, Fidel Fuentes, alcalde de San Marcos y secretario de la empresa Enepasa (formada por alcaldías del FMLN socia de Petróleos de Venezuela), es otro de los que aplaude la iniciativa de ingresar formalmente al Alba e insta "al pueblo a no tener miedo" porque los pueblos soberanos tienen la libertad de pactar con el bloque de naciones que sean para traer beneficios para el país".

Fuentes también considera que pertenecer a los proyectos chavistas "no va en detrimento de las relaciones con Estados Unidos, (ni) con las demás naciones".

Añade que una de las cosas que debe prevalecer, de entrar a la Alba y a Petrocaribe, es el respeto a las decisiones que cada nación toma y que eso debe ser así sin importar que otros países del mundo tengan buenas o malas relaciones con Venezuela.

"Es nuestra soberanía que se pueden tomar esas decisiones y que benefician el desarrollo económico del país y el impulso a la inversión social", insiste el edil efemelenista.