Oposición rechaza reformas a Constitución de la República

ARENA pide que se respete la institucionalidad; Gana, que se mantenga la "reconciliación"

La Orquesta Sinfónica de El Salvador deleitó a los diputados del Congreso ayer en el Salón Azul. foto edh / jorge reyes

Los diputados de los partidos de oposición coincidieron que a 21 años de la firma de los Acuerdos de Paz, la Constitución de la República no debe ser trastocada. Asintieron en que se debe mantener intacto su texto y el espíritu con el que fue creada, al igual que la esencia del pacto de paz para consolidar los compromisos de la Nación.

Lo anterior fue un punto en común ayer en los discursos expresados por los jefes de fracción de CN, Roberto Angulo; de Gana, Walter Guzmán; de ARENA, Donato Vaquerano; y Rodolfo Parker, del PDC, en el acto especial realizado por la Asamblea Legislativa en el marco de la conmemoración del XXI Aniversario de los Acuerdos de Paz.

El primero en reflexionar sobre el tema fue Angulo, diputado de CN, quien trajo a colación lo que reza el artículo 248 de la Constitución de la República.

A su criterio, allí se establecieron los candados constitucionales para que ningún Órgano del Estado sobrepase las competencias que la misma Carta Magna les otorga.

El artículo en mención estipula que la "reforma de la Constitución podrá acordarse por la Asamblea Legislativa, con el voto de la mitad más uno de los diputados electos". En el inciso segundo se establece que para decretarse dichas reformas deberán ser aprobadas por una legislatura y ratificada por la siguiente con el voto de los dos tercios de los diputados electos.

"No se puede reformar fácilmente, debemos estar vigilantes para que jamás se vaya a modificar la Constitución", acotó Angulo. Añadió que también se debe ratificar el espíritu de los Acuerdos de Paz.

El jefe de fracción de ARENA, Vaquerano, recordó que a pesar de toda la violencia que existía en la década de los 80 por el conflicto armado, el expresidente del partido tricolor Alfredo Cristiani logró consensuar con la guerrilla la paz, y argumentó que por eso se le reconoció como el "presidente de la paz".

Pero lamentó que a 21 años de ese suceso, las condiciones políticas que vive el país se están acercando mucho a los inicios del conflicto bélico. Cree que esto se debe a que el FMLN lo único que busca es "el poder total" de los Órganos del Estado, lo cual se pudo observar en la reciente crisis que vivió la Asamblea Legislativa y la Corte Suprema de Justicia (CSJ), en la elección de magistrados 2006 y 2012.

Lo anterior lo calificó de un retroceso y se promulgó por que se respete la "institucionalidad" del país, tal como lo establece la Constitución de la República, aseveró.

Guzmán, jefe de fracción de Gana, agradeció a la Fuerza Armada de El Salvador (FAES), y a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por haber intervenido en el proceso que culminó con la firma de la paz en el país.

Exhortó a respetar los principios de "reconciliación" que originaron la Constitución de una nueva República a raíz de los Acuerdos de Paz.

Asimismo, criticó a los partidos de las "extremas", a quienes culpó de los "problemas políticos y económicos" que abaten al país.

Señaló que quienes protagonizaron el conflicto armado hoy siguen enfrascados en una lucha de ideologías. En esto cuestionó que en el avance de la consolidación del conflicto armado a la paz, es poco lo que se ha concretado.

Ejemplificó el caso de los políticos del FMLN, a quienes tildó de llevar ahora una "vida glamorosa. No estamos en contra del crecimiento del sector empresarial del país, pero sí estamos en contra de que partidos políticos sean los nuevos empresarios del país y la política se convierta en servicios para pocos...", lamentó.

En tanto que el diputado Parker, del PDC, hizo alusión a no dejarse llevar por las "libertades confrontativas y apasionadas". A su criterio, lo anterior desencadena los estira y encoge que se viven en la Asamblea y los conflictos institucionales entre los diferentes Órganos del Estado.

Parker recordó que fue el expresidente Napoleón Duarte, dirigente del PDC, quien ofreció las condiciones políticas hace más de dos décadas para que la firma de los Acuerdos de Paz fuera una realidad.

Ante esto señaló que es necesario llegar a un consenso nacional para hacer "una revolución", pero de manera "inteligente", expresó.

Mientras que el presidente de la Asamblea, Sigfrido Reyes, del FMLN, justificó que el fin de la guerra no significaba que todo estaba resuelto, ni que tampoco los beneficios económicos para la población se darían de inmediato.