resumen noticias

Nahomy se prepara para ser una ingeniera aeroespacial

La joven luchó en 2010 para poder estudiar en el MIT de Massachusetts

Sábado, 22 de Diciembre de 2012

Nahomy Jhopselyn Hernández Cruz, la joven salvadoreña que en marzo de 2010 fue aceptada para estudiar en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y luchó para obtener el financiamiento requerido, ya alcanzó el tercer año de la carrera de ingeniería Aeroespacial y tiene proyectado continuar una especialización.

Esta chica, originaria de Zacatecoluca, La Paz, es parte de los frutos que ha dado el Programa de Talentos Matemáticos de la Universidad de El Salvador. Ella asegura que está trabajando muy duro porque si bien logró coronar su sueño de estudiar en el MIT, en Boston, Estados Unidos, ahora quiere cumplir otro: terminar su carrera de forma exitosa.

"Me costó un poco (adaptarme) al principio, porque de entrada empecé a tomar clases técnicas muy intensas. En especial me costó Química porque no tenía mucho vocabulario (en inglés) en esa área, pero supe buscar ayuda cuando la necesité y aprovechar los recursos que la universidad ofrece, y al final todo salió bien", nos comentó la joven por medio de correo electrónico. Según cuenta, una de las cosas más difíciles del MIT es saber cuando decir no.

"Te encuentras con un sinfín de oportunidades muy interesantes y atractivas, desde clases hasta actividades extracurriculares, proyectos, grupos y no hay forma humana de poder hacer todo lo que quisieras. Tienes que tomar decisiones difíciles y priorizar las cosas que son más importantes. Todavía me sigue costando pero he aprendido mucho", aseguró.

El MIT es uno de los mejores centros de enseñanza superior de Estados Unidos. Está dedicado a la docencia e investigación, especialmente en los campos de la ciencia, la ingeniería y economía.

Entre los docentes del mencionado Instituto hay numerosos premios Nobel, astronautas e inventores, entre otras figuras del mundo político internacional.

Nahomy, quien adelantó el estudio del inglés en el país, allá ha tomado cursos avanzados de escritura más extensa y técnica.

Su vida en el Instituto Tecnológico de Massachusetts no sólo le ha permitido crecer académicamente, sino también ganar amigos y tener experiencias multiculturales.

"Tengo amigos en muchas partes del mundo. MIT es un ambiente muy internacional y me da la oportunidad de conocer gente de culturas muy diversas. Por suerte, para mí no fue difícil hacer amigos y desde el principio estuve rodeada de gente muy linda. Tengo muchísimos amigos. De mis amigos más cercanos hay de Trinidad y Tobago, Japón, Colombia, Ecuador, Bulgaria y Turquía", detalló.

Cuando le consultamos qué es lo que más le ha gustado de la universidad, dice sin vacilar que "definitivamente la gente". Sostiene que allí un factor bastante común es el entusiasmo y ganas de aprender.

"Se mueven por una pasión y persiguen lo que les entusiasma. Exploran, inventan, aprenden y son felices. Todos estamos al mismo nivel, aunque vengamos de diferentes culturas y estratos sociales. Todos respetan a quien tienen a la par, porque si esa persona está acá es porque se lo ha ganado y ha trabajado duro por llegar hasta aquí: y eso vale mucho", dijo Nahomy.

Las oportunidades allí, según dice, son ilimitadas. Para ella lo que no hay ese tiempo para hacer todo lo que uno quisiera. Los dos veranos que lleva estudiando en Boston ha realizado prácticas de investigación en universidades del exterior. Ha viajado a México, India y Argentina.

En México y en la India estuvo en universidades, como parte de un programa de verano, colaborando con profesores en proyectos relacionados con aeronáutica que ellos están desarrollando dentro de sus respectivas instituciones.

"Ambas fueron excelentes experiencias en las que puede aprender sobre el desarrollo de proyectos de investigación, además del ambiente y la dinámica de otros países.

Su estadía en Argentina también fue de mucho provecho. Allí estuvo como colaboradora voluntaria con Basic Initiative, en un proyecto de desarrollo urbano sostenible.

"Me interesó porque se relacionaba con algunas de las clases que he tomado aquí. Tuve la dicha de colaborar con un grupo excelente, formado por estudiantes de otras universidades y aprender de ellos un poco sobre como promover el desarrollo en comunidades de escasos recursos.

La visión de la joven salvadoreña ha trascendido. Hoy ve a El Salvador como una nación con muchas necesidades, pero que también se pueden ver como áreas de oportunidad en las que necesita la intervención de gente comprometida y que quiera trabajar por mejorar la situación del país. Su pensamiento también está con las nuevas generaciones de cara a la situación difícil que muchos estudiantes enfrentan.

"A los que están confundidos sobre qué estudiar les aconsejo que se sienten a meditar sobre qué es lo que verdaderamente les mueve sus emociones cada vez que piensan en ello. Cuando logren identificarlo que pongan todos sus esfuerzos en conseguirlo y dar lo mejor de ellos en realizarlo y ser excelentes en esa área. Así es como se desarrollan los mejores profesionales", afirma.

Sus palabras también van para aquellos que tienen limitaciones económicas para seguir carreras universitarias. "No se desanimen nunca en la búsqueda de sus metas. Y aunque el camino se vea difícil por momentos, al final vale la pena y van a tener su recompensa", dijo Nahomy.