Belarmino Jaime:

"Fallos de la Sala no son políticos, están apegados a la Constitución"

El expresidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Belarmino Jaime espera que la histórica crisis que se produjo entre la Sala de lo Constitucional y la Asamblea nunca se repita

El expresidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Belarmino Jaime, ahora magistrado de la Sala de lo Constitucional, espera que la histórica crisis que se produjo entre la Sala de lo Constitucional y la Asamblea Legislativa a mediados de año deje una enseñanza positiva para el país y que nunca se repita. Asegura que ha sido una feliz coincidencia que llegaran a la Sala de lo Constitucional cuatro magistrados (Florentín Meléndez, Sidney Blanco, Rodolfo González y Jaime) que están dispuestos a defender la Constitución y hacer honor a la independencia judicial del país.

¿Su nombramiento como presidente de la CSJ fue político?

Hasta ahorita no sé cómo es que fui elegido presidente de la CSJ. A nadie le pedí que me trajera a este cargo. Yo trabajaba en mi despacho privado y entré en la elección sustituyendo a los abogados que se autopostularon de parte del Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ) en 2009.

¿Entonces las sentencias tampoco son políticas?

Las sentencias responden a las exigencias de los ciudadanos. Estábamos diciendo si el ciudadano tiene o no la razón. Todas las resoluciones están apegadas a la Constitución. No voy a negar que nuestras sentencias no pueden tener algún contenido político, pero en un sentido sano de la palabra, no de partidos políticos.

¿Algunos sectores aseguran que los fallos de la Sala tienen tinte político?

Nosotros no aceptamos influencias de ningún sector político y cualquier sector de poder. La Sala no escoge los casos, son los ciudadanos los que están en desacuerdo y tiene quejas con la administración pública porque sienten que les han violado algún derecho. En otros casos, los ciudadanos están insatisfechos y perciben que la forma en que han sido juramentados algunos funcionarios viola la Constitución. Somos parejos con todo mundo, sin privilegios para nadie y muchos menos para los políticos.

¿Por qué se da entonces la crisis entre los diputados y la Sala de lo Constitucional?

Todo comenzó en 2010 porque fue el año que emitimos las tres resoluciones que a mi juicio han sido las más discutidas en la historia judicial del país y, algunos políticos y otros sectores pensaban que era contra ellos. Desde esa fecha los diputados empezaron a decir que estábamos modificando la Constitución.

¿Cuál fue la primera sentencia de esas tres?

La primera fue de las candidaturas partidarias. Esa sentencia no era contra los partidos políticos, es más, reconocimos su importancia, pero el ciudadano tenía que tener libertad que con su voto decidiría a quién quería como diputado y no que el partido político se convirtiera en un intermediario. Los últimos candidatos nunca podían llegar a ser diputados.

¿Y la segunda sentencia?

Fue contra lo que muchos mal llamaron ataque a la libertad de expresión. Lo que hicimos fue poner a todo el mundo por igual y que la información no era exclusivamente sólo de los periodistas.

¿Y la tercera sentencia?

Fue sobre la Ley del Presupuesto. Establecimos que el Ejecutivo debería tener el aval de la Asamblea para hacer transferencias de una institución a otra. Ese dinero no es para que el Presidente de la República haga lo que le dé la gana. Esos dineros están sujetos a rendición de cuentas. No son dineros particulares del Presidente, son de todo el país.

¿Qué lección dejó esta histórica crisis?

Espero que lo que ha pasado deje una enseñanza positiva para el país. Espero que aprendamos la lección. Que ya nunca vuelva a suceder que una misma legislatura nombre a dos tercios de la Corte y a dos fiscales, al menos en caso especiales. También dejó al descubierto la podredumbre que hay en ciertas áreas de la administración pública.

¿Hubo apoyo de varios sectores hacia la Sala?

Sí, claro. Hubo apoyo de toda la sociedad civil, yo nunca había visto tanto apoyo, grupos por un lado y por otro. Fusades, UCA, ANEP y personas con una mezcla de diferentes ideologías. Eso quería decir que estábamos en lo correcto y eso no tiene ideología política. A través de las redes sociales era enorme el apoyo de estudiantes y profesionales.

¿Cuál fue la imagen que quedó de los políticos?

Creo que la imagen de algunos se desfiguró mucho. Las elecciones por cara fue el reflejo. Algunos no les ayudó la cara y no fueron electos. Sentimos vergüenza ajena por otros. Algunos criticaron al magistrado Rodolfo González, pero la moral no les da. Cómo va tener moral un diputado que agarró a balazos a una mujer policía.

¿Funcionó la institucionalidad del país?

Funcionó un poco a la fuerza. Eso es inconcebible. Ese parte de los problemas que hay en el país. Las elecciones de magistrados las cumplieron a la fuerza, no porque les haya gustado. Cómo es posible que pasemos dos meses sin Fiscal General, si esta figura para mi es el funcionario más poderoso de la administración pública, solo por el capricho de poner a alguien que quizás lo querían para que cubriera intereses.

¿A usted los diputados querían juramentarlo de nuevo en la Asamblea?

No tenía ningún sentido. Siento que querían como humillarme, pero eso nunca se iba a dar. A mí me eligieron para nueves años como magistrado de la Sala de lo Constitucional y no me podían trasladar hacia otra Sala. Durante las protestas que se dieron en las crisis, los del FMLN mandaron gente a realizar protestas. Cuando le preguntamos a uno de los protestantes, por qué estaba ahí, nos dijo que no sabía, le interesaban los 10 dólares que le pagarían. Ese tipo de cosas nos demostró lo errados que estamos (como sociedad). Estamos llegando al límite que nunca hubiéramos querido llegar.

¿La relatora de la ONU Gabriela Knaul dejó entrever el buen trabajo de la Sala?

Ella les dijo las verdades que algunos no querían oír. He escuchado declaraciones de algunos funcionarios de la Asamblea Legislativa como despreciando las declaraciones de Knaul. Eso deja mucho que desear de los funcionarios. Vi con mucha tristeza esas declaraciones. Esta señora no viene por partidos políticos. El expresidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Belarmino Jaime espera que la histórica crisis que se produjo entre la Sala de lo Constitucional y la Asamblea nunca se repita

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.