resumen noticias

Director de Medicina Legal solicitará amparo a la Corte por su destitución

El lunes entregará demanda en Sala de CSJ porque alega que le violentaron derechos al despedirlo

Director de Medicina Legal solicitará amparo

El lunes entregará la demanda a la Corte Suprema de Justicia porque alega que le violentaron sus derecos al despedirlo.

Ver en Media Center >
Diana Escalante Wiliam A. Hernández nacional@eldiariodehoy.com Sábado, 15 de Diciembre de 2012

Convencido de que es ilegal su repentina remoción de la Dirección del Instituto de Medicina Legal, el doctor José Miguel Fortín Magaña aseguró ayer a El Diario de Hoy que el próximo lunes pedirá un amparo en la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema contra esa medida.

El profesional, especializado en siquiatría forense y con dos años al frente de los forenses del país, señala que con su despido se violó un artículo de la Ley Orgánica Judicial que establece que el nombramiento o destitución de directores o jefes de la institución deben hacerlo los magistrados de la Corte y no la gerencia de Recursos Humanos, como fue su caso.

Fortín Magaña aseguró que Recursos Humanos le envió una carta el viernes donde le informaba que prescindirían de sus servicios y su contrato de trabajo caducaba el próximo 31 de diciembre (ver copia de carta a la derecha).

El profesional dijo que presentará el recurso legal porque cree que los magistrados no estaban enterados de la decisión.

Agregó que le preocupa lo que pueda pasar con el Instituto de Medicina Legal a partir del 1 de enero, porque según él, en la entidad se rumora que quien lo sustituiría en el cargo sería la esposa del presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes.

"Qué triste sería que de repente, ahora, en vez de presidentes tengamos emperadores que nombran a sus familiares en otros puestos que se nutren sobretodo por una absoluta transparencia", se lamentó.

El funcionario dejó claro que mientras él ha fungido como titular del Instituto, este "no ha obedecido, ni obedecerá, hasta el 31 de diciembre, a ningún partido político, ni económico. Estaba ahí porque es lo que estudié y me encanta la Ciencia Forense".

Su pecado: revelar cifras

Para el director de Medicina Legal —quien ha trabajado en la institución en los últimos 20 años — no hay duda de que su despido se debió a la divulgación que mensualmente hacía de las estadísticas de homicidios y personas desaparecidas, y que contrastaban con las cifras que presentaba el Gabinete de Seguridad.

Muestra de ello, señaló, es que también fueron destituidos el jefe de estadísticas del Instituto, así como el director de Finanzas y el Oficial mayor de transparencia.

"Mientras más lo pienso no me cabe la menor duda que tuvo que ser algo que dijo la prensa en general (lo) que molestó a los políticos que no toleran el disenso y que verdaderamente están acostumbrados a creer que son reyezuelos o pequeños emperadores en un país que tiene alguna democracia", manifestó Fortín Magaña.

El médico indicó que la última vez que hizo públicas las estadísticas de los homicidios fue en septiembre, pero luego un gerente le dijo que desde el Consejo Directivo le ordenaban que ya no lo hiciera.

La indicación, según él, fue que no podía hablar ni a título de la institución ni personal, pues la información que se difundiría le pertenecía a la Corte Suprema de Justicia.

Ante esta censura, Fortín Magaña señaló que cuando hablaba como director de Medicina Legal decía lo que debía decir: las estadísticas.

Agregó que si los números diferían con los que difundía el Ministerio de Seguridad era porque "los otros habrán tenido algún método defectuoso, en el mejor de los casos, para contabilizar a los muertos. Mi método era muy simple porque los muertos los tengo yo y, por tanto, era muy sencillo saber cuántos cadáveres había y cuáles eran homicidios y cuáles no".

En más de una ocasión, las diferencias en los registros de los homicidios provocaron que el presidente Mauricio Funes dijera que el director del Instituto debería dedicarse a trabajar y no confrontar las cifras de muertes violentas "porque no le pagan para eso".

Pero Fortín Magaña rechazó los señalamientos de Funes, recordando "con todo respeto que el presidente sólo ostenta el título de bachiller", en tanto él como director de Medicina Legal se refería al tema con toda la autoridad y conocimiento académico que lo respaldan tres doctorados en siquiatría que posee.

Según el director, desde la Gerencia de Comunicaciones lo censuraron para que no tuviera contacto con los medios de prensa. En octubre estaba listo para dar una conferencia, pero los periodistas no fueron convocados.