resumen noticias

VMT bloqueó a examinadora autorizada desde 2009

Shalom tiene permiso desde hace casi cuatro años, pero el VMT le negó la clave de acceso.

Lilian Martínez lilian.martinez@eldiariodehoy.com Viernes, 14 de Diciembre de 2012

Los problemas entre el VMT y las empresas examinadoras no son nuevos.

Pese a contar con la autorización para funcionar como examinadora de manejo, la empresa Shalom tuvo que despedir a 20 empleados porque el VMT nunca le entregó la clave para ingresar al sistema de Sertracen. De eso hace ya tres años.

El propietario de Shalom, Giovanni Aparicio, explicó a El Diario de Hoy que en abril de 2009, la entonces directora general de Tránsito, Ninette Guadalupe Echeverría, firmó la autorización VMT-AUT-EXA-9526/09/2009.

Esta data del 15 de abril de ese año y vencerá el 14 de abril de 2014. Pero Shalom, que lleva seis años funcionando como escuela de manejo, no ha podido examinar a sus estudiantes. Cuando Aparicio solicitó la clave para ingresar al sistema de Sertracen y poder examina a sus clientes, se la negaron. Asegura que en aquel momento los empleados del VMT "estaban preparándose para entregar todo al nuevo gobierno" y ese fue el motivo para negarle la clave.

Entre junio y julio de ese año tuvo una audiencia con el viceministro, Nelson García, y le mostró la autorización.

No obstante, el viceministro le dijo que no sabía ni le constaba si realmente había cumplido con todos los requisitos. Incluso le preguntó "si había dado mordida" para conseguir la autorización.

Aparicio le respondió que no, que todo estaba en regla, le mostró recibos y documentos, pero el funcionario hizo caso omiso. Entonces, le pidió una revocatoria de la autorización, manifiesta. "Ya vamos a ver eso", le respondió. "Y ya han pasado tres años", narra.

Ante la imposibilidad de ofrecer el servicio de exámenes de manejo, Aparicio tuvo que cesar a 20 empleados contratados para ese fin.

Debido a la negativa de las nuevas autoridades del VMT, el mediano empresario se quedó con las ganas de ver crecer su negocio. Con ese fin había adquirido préstamos que se ha quedado pagando con dificultad.

Además, vendió un camión que había adquirido para hacer exámenes prácticos para la licencia pesada.

Las computadoras que compró para hacer exámenes teóricos aún están en su local, pero solo son utilizadas para que los estudiantes repasen las preguntas antes de ir a una examinadora autorizada a hacer realmente el examen.

Sin revocatoria

Aparicio insiste en que su autorización está vigente. "Él (el viceministro), porque era del gobierno anterior no me quiso dar (la clave de acceso al sistema) y ni revocatoria me dio". Siempre que él llega al VMT a solicitarla le dicen "ya vamos a ver".

El empresario, quien dice ser hermano de un ex diputado del FMLN afirma: "Le pido al presidente de la República si puede interceder en esto".

Asegura que cada mes, Shalom brinda el servicio de escuela de manejo a entre 200 y 250 personas. Con los ingresos que obtiene, logra cancelar las deudas que adquirió para comprar el equipo necesario para funcionar como examinadora. Un servicio que no ha podido brindar debido a la negativa del VMT.