resumen noticias

Escuelas de manejo adversan a titular VMT

Les exigen que construyan circuito cerrado para renovarles permisos

Susana Joma nacional@eldiariodehoy.com Miércoles, 12 de Diciembre de 2012

Los representantes de las escuelas de manejo Aces, Aprossi, Escoprond, Coseriny Fipro afirmaron ayer que ni la ley de Tránsito y Transporte, ni el respectivo reglamento les establecen como requisito que deben contar con un circuito cerrado para estar autorizadas por el viceministerio de Transporte (VMT).

De esa forma salen al paso a uno de los argumentos que el viceministro del ramo, Nelson García, esgrime para condicionarles la extensión del permiso de operación, que a la mayoría se les venció en abril pasado.

"El menciona que el requisito 17 (del artículo 152) se pide a las empresas examinadoras contar con un circuito cerrado, lo cual usted puede ver aquí (copia del citado artículo) no dice absolutamente nada del circuito", aseguró Gerardo Arias, de la Aces.

Arias reiteró que desde el 1 de diciembre tanto ellos como otras seis empresas examinadoras no tienen acceso al sitio web de Sertracen donde inscriben a los estudiantes que van a examinar.

Por hoy sólo tres escuelas: Ticas, de San Salvador; Cordeas de La Unión y Corset de San Miguel tiene acceso al mencionado sitio en Internet, pero según el representante de Aces esas instituciones también correrán la misma suerte a inicios del otro año, considerando que tampoco cuentan con el circuito que el VMT les está exigiendo.

Según indican, lo del circuito es un compromiso que García suscribió, en nombre de El Salvador, durante un encuentro iberoamericano al que asistió en 2009, pero que implicaba que para incorporarlo tenía que realizar reformas a la legislación existente. Eso no ocurrió, sentencian.

Manuel Cárdenas, representante de Aprossi, señaló que si bien lo del circuito no es un requisito de ley, ellos trataron de salir adelante con el tema bajo la amenaza de que si no lo construían no les iban a renovar el permiso.

"Acompañamos al viceministerio y le presentamos alternativas de terrenos, quedando autorizados por ellos uno de aproximadamente seis manzanas que está cerca de El Jabalí. Este ha sido dado en comodato a las empresas examinadoras para poder llegar a cumplir este requerimiento arbitrario", dijo. El advierte que el VMT tampoco les ha dado copia de la carta iberoamericana donde se establece el mencionado requisito de cara a homologar el tema de las licencias.

Cárdenas afirmó que con ese afán ellos presentaron a la directora de Tránsito un proyecto de factibilidad y ella les respondió de forma verbal que no les había solicitado eso, que a ella lo que le interesaba era la construcción del circuito.

Sólo en la construcción de esa estructura las examinadoras tendrían que invertir cerca de $2.7 millones, por lo que habrían planteado al titular del VMT elevar el costo por examen a $22.50 y no a $29 como el funcionario aseveró a este rotativo.

Las palabras de los afectados apuntan a que ya solicitaron un préstamo que permita construir el circuito, pero con ninguno han tenido éxito debido a que el VMT no les ha entregado documento alguno donde haga constar que es un compromiso.

"En este momento lo que queremos es que, como no hay regulación legal en la que se esté pidiendo este circuito, que nos permita volver a trabajar como estábamos antes", señaló el representante de Aprossi en alusión a que a estas alturas del año algunas de las examinadoras han cerrado varias sedes, cesado a personal (administrativo y evaluadores) y empezado a realizar devoluciones a los usuarios que habían pagado.

La Aces ha dejado sin laborar a cerca de 200 empleados porque según explican no tienen para cancelar salarios ni aguinaldos. "Como Aces hemos cerrado la sucursal de Merliot y estamos por cerrar Santa Ana", dijo Arias.

Mientras la Aprossi está por cerrar las sedes de Santa Ana, Ahuachapán y Sonsonate. "También estamos moviéndonos de locales para reducir los costos de renta y ver si podemos superar esto", agregó Cárdenas luego de expresar su preocupación porque no logran cubrir el pago de los empleados.

De acuerdo con lo expresado por los representantes de las examinadoras la devolución que están realizando a los usuarios los ha puesto en problemas para trasladar al viceministerio de Transporte el diez por ciento de los fondos que perciben mensualmente por los exámenes.