Acuerdan fijar techo de tasa de interés en Ley de Usura

El BCR lo hará promediando las tasas vigentes con el multiplicador del 1.5 para establecer el tope a cobrar

Los diputados de la Comisión Financiera acordaron ayer emitir dictamen favorable para pasar hoy al pleno la Ley contra la Usura. Uno de los puntos principales es que fijaron promediar con base al factor de conversión del 1.5 el techo de las tasas de interés para todo tipo de créditos.

Lo anterior significa, según lo explicó el diputado de ARENA, Enrique Valdés, que de acuerdo con el segmento del que se trate, es decir, si es un préstamo de consumo (créditos personales), vivienda, multiusos, de tarjetas de crédito o para empresas, el Banco Central de Reserva (BCR) establecerá el techo máximo, a partir de las tasas de interés que cada sector cobre, aplicando el multiplicador de 1.5 para estipularlo.

En el anteproyecto de ley los créditos se dividen en cinco categorías y van incluidas también las personas naturales conocidas como prestamistas o agiotistas de la calle.

Si la ley es aprobada este día con el mínimo de 43 votos de los diputados, una vez entre en vigencia, tanto el sector formal financiero como el informal estarán obligados a declarar cada seis meses al BCR las tasas de interés en uso para definir el tope a cobrar semestralmente.

"La novedad es que no sólo las instituciones financieras deberán informar al Banco Central de Reserva. Tendrán que informar también los almacenes, casas de préstamos, todos, las microfinancieras, las cajas de créditos, los montepíos", afirmó Valdés.

Además la ley obliga a las personas naturales que otorgan préstamos (conocidas como agiotistas) a registrarse en el BCR.

De lo contrario, explicó el diputado Douglas Avilés, de CD, tendrán que someterse a las sanciones establecidas en el Código Penal.

Es más, para evitar los abusos, detalló Avilés, promoverán hoy en el pleno una reforma al Código Penal para añadir un artículo más a la normativa en el que se contempla como delito la usura.

La normativa cuenta con el apoyo de todas las fracciones políticas, excepto Gana. Francis Zablah externó su disgusto y no dio su voto al dictamen, por considerar que la ley no beneficiará a nadie.

"Es como sacar una ley para enmarcarla y ponerla en una pared porque a nadie va a beneficiar", lamentó Zablah.

Según dijo, el anteproyecto, tal como va redactado hoy al pleno, no aplicará el tope máximo de interés a los saldos que estén vigentes de los préstamos firmados antes de que la ley entre en vigor, sólo a los nuevos contratos.

También mostró su desacuerdo al factor de conversión del 1.5 acordado por sus colegas. A su criterio solo beneficiará al 5 % de los usuarios que pagan préstamos con tasas de interés arriba del 70 %.

El diputado del FMLN, Antonio Echeverría, externó que aceptaron pasar la normativa al pleno, aun sabiendo que no se beneficia a toda la población. Se sinceró que quienes paguen menos del 20 % de interés en sus créditos no tendrán reducción.

No descartó que será el resto de diputados de su partido y de otros quienes decidan hoy en el pleno si se realizan reformas al mismo y se incorpora también aplicar el techo máximo de interés que deberá fijar el BCR a los saldos de préstamos vigentes cuando la ley entre en vigor.

"Tal vez la ley no sea nariz de santo, pero después de cuatro años de presentada, y no es porque sea perfecta, lo que pasa es que no hay 43 votos (para fijar un techo menor), pero es importante para nosotros que 300 mil personas se beneficien", aseveró.

Añadió que existe la posibilidad de realizarle reformas posterior a su aprobación.

Avilés aseguró que es un buen porcentaje de personas que tienen deudas con tasas de interés del 70 % y hasta del 150 %, quienes verán alivio con la fijación del techo máximo, pues disminuirán el interés hasta en la mitad, acotó.

La directora ejecutiva de la Asociación Bancaria Salvadoreña (Abansa), Marcela de Jiménez, mostró su desacuerdo con el factor de conversión del 1.5 aprobado ayer por la Comisión Financiera.

Según dijo, la propuesta del sector financiero formal era aplicar el 1.6, dado que según estudios técnicos era el que menos afectaba al sector, dijo. (Ver nota aparte).

Echeverría dijo que según datos de Abansa, en el país se han firmado 1.5 millones de créditos, de los cuales, 1.2 millones pagan tasas de interés abajo del 20 % (los que no serán beneficiados con la ley). En total el sistema financiero formal ha colocado en préstamos $10,000 millones, dijo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.