resumen noticias

FMLN copia el modelo de Ecuador sobre el Buen Vivir

La idea la trajeron luego de la visita oficial de Sánchez Cerén a Correa en agosto de este año

Katlen Urquilla politica@eldiariodehoy.com Viernes, 30 de Noviembre de 2012

El FMLN y el candidato presidencial, Salvador Sánchez Cerén, cuando fueron a Ecuador en agosto pasado se trajeron en la maleta una política que opera en ese país suramericano llamada el Buen Vivir.

En Ecuador existe el Plan Nacional para el Buen Vivir (2009-2013), el cual forma parte de la Constitución de esa nación y plantea un "cambio de paradigma".

Una de las estrategias de ese plan ecuatoriano plantea como parte de la primera fase "la transformación del modo de acumulación y redistribución" y "sustenta y orienta la reconstitución de las bases institucionales, estructurales y de poder democrático que permita contar con cimientos sólidos para la aplicación del proyecto de cambio".

Dicha política busca que haya "reivindicaciones frente al modelo económico neoliberal" en América Latina.

"El mercado deja de ser el motor que impulsa el desarrollo y comparte una serie de interacciones con el Estado, la sociedad y la naturaleza", dice el plan ecuatoriano.

Además contempla 12 objetivos para lograr el "Buen Vivir", entre ellos construir y fortalecer espacios públicos, interculturales y de encuentro común; garantizar el acceso a la participación pública y política; establecer un sistema económico, social, solidario y sostenible.

Son precisamente esas ideas que recibieron del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, durante una visita oficial que le hicieron Sánchez Cerén y otros dirigentes efemelenistas las que han quedado plasmadas en el reciente libro del candidato presidencial "El país que quiero. 2014: elecciones presidenciales en El Salvador", cuyo lema es "La esperanza en el buen vivir está en el corazón de la gente".

El buen vivir del FMLN

Según plasma Sánchez Cerén en su texto, donde de paso cita a Alberto Masferrer con su obra "Mínimun Vital", ese modelo del buen vivir debe incorporar a los procesos de acumulación y redistribución de riqueza "a los actores que históricamente han sido excluidos de las lógicas del mercado capitalista".

Para el candidato presidencial ese es el nuevo paradigma que quiere impulsar de llegar a ser presidente en 2014.

"Mi propuesta para el buen vivir la concibo desde una perspectiva integral donde la vida es un todo indivisible en materia de derechos y obligaciones. Abandonemos esa visión neoliberal de dividir los derechos económicos, de los sociales, de los civiles y de los políticos", sostiene el vicemandatario.

El dirigente efemelenista pide superar "la resistencia al cambio" para echar a andar el modelo que se propone.

En ese sentido también afirma que "es urgente continuar la recuperación del Estado para la ciudadanía".

Lo que pretende el partido oficial, por medio de su candidato, es que se reivindique la participación ciudadana en todos los ámbitos de la sociedad.

Al igual que el plan ecuatoriano, Sánchez Cerén también apunta que "el buen vivir constituye una apuesta de cambio con inclusión en la generación y distribución de bienes..."

Y coincidentemente traza los mismos objetivos que el plan de Ecuador, entre ellos trabajar por un sistema económico moderno, justo, solidario que genere trabajo estable y digno.

Desde que el aspirante a la Presidencia por el FMLN regresó del país suramericano ha repetido en cada discurso público el concepto del buen vivir que Correa aplica en Ecuador.

"El buen vivir es el nombre de nuestro destino. El reto de construir un nuevo país no es algo exclusivo de partidos, instituciones o individuos; la democracia como ciudadanía del pueblo ha de ser también poder de decisión del pueblo, de manera que la participación en los asuntos públicos no debe entenderse como una concesión que el poder político hace al pueblo, eso es un derecho que el pueblo tiene", dijo en el discurso del pasado 23 de noviembre cuando presentó el libro.

En esa oportunidad remarcó que la democracia representativa, es decir en la que se elige a los gobernantes en las urnas, debe ser complementada con la democracia participativa en la que se promueve las consultas ciudadanas o referendos.