Por quema de microbús frente a escuela discriminan a estudiante talento

Un ejemplo de la desgracia en que ha caído la escuela Najarro, en Mejicanos, testigo silenciosa de un atentado donde murieron 17 personas calcinadas

La escuela Najarro con muchos cupos para 2013. FOTO EDH Maynor Ruiz

Adriana es una niña de 14 años que en 2013 cursará noveno grado y quien a pesar de ser una alumna con un excelente récord académico, ha sido "discriminada" por haber estudiado en el Centro Escolar Antonio Najarro, de Mejicanos, según su madre quien pidió mantenerse en el anonimato.

Este centro cayó en desgracia porque enfrente quemaron un microbús de la ruta 47, donde perdieron la vida 17 pasajeros, el 20 de junio de 2010.

Adriana y su mamá han tratado sin éxito de que la reciban en varios centros escolares, pues parece que el estigma de venir de la escuela Najarro pesa demasiado.

"Visitamos la escuela Japón, la Amalia Viuda de Menéndez y la 22 de Junio. Después de revisar el certificado y verificar que vienen de esta escuela (Antonio Najarro), nos han dicho que ya no hay cupo", lamenta la madre.

La jovencita incluso había decidido no estudiar por el temor y el peligro que son presa los estudiantes de esta escuela, aparte que se le negó un reconocimiento al terminar entre los primeros lugares del octavo grado.

Al respecto, la dirección de la escuela se justifica aduciendo falta de fondos, dinero que ha venido mermando desde el atentado en el microbús y que tiene a la escuela al borde de recortes en los turnos por parte del Ministerio de Educación, a raíz de la deserción de alumnos temerosos.

Sin embargo, la máxima autoridad de la escuela, Alba Cecilia Navarrete, niega el cierre o reacomodo de algún turno.

Pero la directora Departamental de Educación, Lilian de Benavides, asegura que este centro y otros han sido advertidos de reacomodos de no contar con un mínimo de alumnos requeridos.

"Nos reunimos y les hemos dicho a los directores que dependerá mucho de la matricula que se tenga para 2013 para saber si continuan con múltiples turnos", dice De Benavides.

Explicó que deben contar con al menos 45 estudiantes por grado para no tener que unificar los turnos de la mañana y tarde. Esto afectaría el empleo de algunos trabajadores, el traslado de maestros y reducción en la asignación de fondos.

Los padres están preocupados y con temor de mover a sus hijos; sobretodo tras la suerte que corrieron los gemelos Kevin Humberto y Rudi Edwin Maldonado, asesinados en mayo de 2011.

El caso fue relacionado a que los jóvenes estudiaban en el centro educativo Tomás Cabrera, en Cuscatancingo, y se trasladaron al centro escolar Antonio Najarro, ambas escuelas se consideran "rivales", porque son dominadas por pandillas contrarias, según la Policía.

La directora Navarrete niega que tengan alumnos pandilleros en la escuela Najarro, pero los grafitis en las paredes y la confirmación de la Policía dicen lo contrario.

Cargan con otro problema, el evidente deterioro de las instalaciones, agravado con una cárcava interior que amenaza varias aulas y la cancha.

Y pese a todo, Adriana cursará su noveno grado, con o sin medalla, solo con la esperanza de que su bachillerato no sea tan traumático.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.