El INAM entre la deserción escolar, falta de fondos y alza en la matrícula escolar

Un 10 % de alumnos deja las clases por amenazas de pandillas

Los jóvenes no pueden optar por asistir a un instituto que esté fuera de su jurisdicción de residencia, sino son objeto de amenazas por parte de las pandillas. Foto EDH / lissette monterrosa

El acoso de miembros de pandillas hacia jóvenes estudiantes fue la principal causa de la deserción estudiantil en el Instituto Nacional Alberto Masferrer (INAM) durante este año. Este fenómeno se repite en otros institutos públicos.

El INAM, ubicado en la colonia Zacamil en Mejicanos, reporta que 143 alumnos abandonaron sus estudios.

Durante la rendición de cuentas de ese instituto, el director José Edgardo Guidos explicó que este año se inscribieron 1,042 alumnos y sólo finalizaron el año escolar 899, lo que equivale a una deserción del 10 por ciento.

"Un joven que vive en el casco urbano de Mejicanos o San Roque no puede venir a estudiar aquí. Son amenazados y tienen que trasladarse", manifestó Guidos.

Financiamiento

Otra de las limitantes en el instituto, señalada por el director , fue el espacio físico, que no da abasto para satisfacer la demanda de matrícula.

Pese a que este año construyeron tres aulas, "todavía está por cumplirse la dotación de pupitres, pizarras y los profesores para atender dichas secciones", comentó el director.

Con la apertura de las tres secciones, Guidos asegura que podrán recibir 200 alumnos más.

Los escasez de recursos financieros es el talón de Aquiles de las instituciones educativas.

Los fondos que les asigna el Ministerio de Educación (Mined), a través del bono de gratuidad, no alcanzan para cubrir los gastos durante el año escolar.

El INAM recibe 132,467 dólares del bono de gratuidad. De aquí tienen que cancelar 95,887.67 en concepto de salarios, así como AFP, ISSS y otras prestaciones a los empleados.

"Nos queda muy poco para la compra de material didáctico. Vamos haciendo un equilibrio de dónde invertir o qué cubrir", comentó Guidos.

Debido a esas limitantes, el instituto no ha podido adquirir computadoras desde hace seis años.

Con esfuerzos, la institución logró recaudar 18,467 dólares que les sirvieron para pagar equipo mobiliario, así como materiales didácticos y de limpieza.

Una de las quejas del director hacia el Mined es el atraso en la entrega de los bonos de gratuidad este año.

El primer desembolso se los hicieron en marzo y el último en septiembre, misma situación por la que han pasado varios centros escolares e institutos del país.

"¿Qué ha significado eso? Atraso de salarios, de pagos, no hemos podido cumplir con algunos propósitos que teníamos", agregó Guidos.

Independientemente de las limitantes y los problemas de inseguridad, los docentes de este instituto esperan que para la matrícula 2013 el número de alumnos se incremente. Además hacen un llamado a la Policía para que mejore la seguridad alrededor de los centros educativos.