En el Rosales faltan medicinas para pacientes con cáncer

Un paciente denunció que desde hace tres meses no hay flutamida en la farmacia de ese hospital.

En el Servicio de Hematooncología del Rosales carecen de una serie de fármacos para tratar infecciones y aplicar la quimioterapia. Así lo confirmó ayer el jefe de esa área, Héctor Valencia.

Hace dos meses se terminó el fármaco que se administra a los pacientes para evitar el vómito cuando se les aplica la quimioterapia. Valencia asegura que se agotó la vincristina, con la cual se tratan la leucemia y los linfomas. El fármaco se usa en combinación con otros en las terapias.

El especialista agregó que no tienen algunos antibióticos para combatir infecciones severas, un esteroide ni morfina para pacientes con dolores fuertes. Para cumplir con las terapias de los pacientes, los médicos deben cambiar el protocolo de tratamiento.

"Estamos remendando un poco. Hay mucho problema porque el hospital ha tratado de comprar, pero no vienen aún las medicinas", añadió el jefe del servicio de Hematooncología.

De vida o muerte

Con el riesgo de una recaída. Así han pasado los últimos tres meses los pacientes del hospital Rosales que luchan contra el cáncer de próstata.

Así lo denunció un paciente con cáncer de próstata que pidió omitir su nombre para evitar problemas.

Él, como otros pacientes oncológicos que son atendidos en el Rosales, vive en una zona fronteriza. Por lo que se le dificulta venir con frecuencia a preguntar si hay flutamida.

"Si yo pudiera comprarla, lo haría. Pero son $103 dólares que no consigo reunir", dijo el enfermo, quien considera ir a pedir limosna en los buses con tal de reunir el dinero que necesita para comprar el fármaco. Por el momento, alguien de su familia se toma el trabajo de llamar a la farmacia del Rosales, casi a diario, para preguntar si ya tienen existencias de la medicina.

"¿Y cuándo la van a tener? Tengo la receta desde hace tres meses", preguntan a través del teléfono.

"Esté hablando, porque no sabemos", responden en Farmacia.

Cuestionado sobre la denuncia, el jefe de oncología clínica del Rosales, Rolando Silva, dijo desconocer la situación. No obstante, explicó que la flutamida sirve para tratar el cáncer de próstata en varias etapas.

Cuando se le preguntó ¿qué pasa si el tratamiento con flutamida es interrumpido?, el médico advirtió: "Se necesita para evitar recaídas del tumor".

Los demás pacientes no pueden esperar.