resumen noticias

El Instituto del Cáncer urge $700 mil para fuentes de cobalto

Los aparatos en uso datan de 2003 y de 1995. Cada fuente nueva vale $350 mil y cada máquina, $1 millón.

Lilian Martínez En Twitter: @LMartinezEDH Jueves, 11 de Octubre de 2012

El Instituto del Cáncer de El Salvador enfrenta una crisis. Así lo reconoció ayer el presidente de la Liga Contra el Cáncer de El Salvador, Enrique Sol Meza, durante una breve entrevista con El Diario de Hoy.

La institución privada y sin fines de lucro recibe un subsidio anual de 500 mil dólares por parte del Estado, pero su presupuesto anual es de 1.2 millones de dólares.

En los últimos días, los miembros de la Liga han estado solicitando personalmente ayuda a empresarios y fundaciones para renovar las fuentes de radiación de las dos máquinas de cobalto con la que se brinda tratamiento a entre 100 y 120 pacientes.

"Nuestras fuentes de cobalto se están terminando", explicó Sol Meza. Las fuentes tienen una vida útil promedio de 6 años y las que tiene el Instituto ya llevan 9 años en uso. Mientras más tiempo se usen, será menor su potencia, y cada tratamiento que se da al paciente con cáncer debe ser más largo.

Para adquirir nuevas fuentes, la Liga Contra el Cáncer de El Salvador necesita reunir 700 mil dólares, pues cada una cuesta 350 mil.

Si pretendieran adquirir una máquina de cobalto nueva, tendrían que conseguir un millón de dólares, pagar la mitad y esperar seis meses para la instalación de la máquina.

El proceso es largo porque, al estar de por medio el traslado e instalación de material radioactivo, es sumamente controlado. Además, en el país se carece de técnicos capacitados para hacer dicha instalación, por lo que tienen que venir desde Costa Rica.

Pero ¿qué pasará si la Liga no logra reunir el dinero suficiente para comprar una fuente de cobalto? Sol Meza respondió: "Tenemos que hacerlo, porque, si no, se nos muere la gente".

¿Cuánto tiempo podrán seguir brindando tratamiento con cobalto sin renovar las fuentes? "Podríamos llegar a seis meses más. Mientras más tardemos, más larga será la aplicación del tratamiento", advierte Sol Meza.

Actualmente, la potencia de las fuentes es del 30% de la original. Por lo que las sesiones de cobalto tardan más de lo que tardarían si las fuentes tuvieran el 100%.

El Instituto del Cáncer brinda servicio a hombres y mujeres que no están asegurados y que son remitidos por el sistema público de salud.

Los servicios de consulta médica, radiografía, ultrasonografía, radioterapia y quimioterapia son gratuitos. Pero el instituto le pide a los pacientes una colaboración.

No se trata de un cobro: "Quien no quiere o no puede darla, igual es atendido", asegura el director administrativo, Gonzalo Beltrán Castro.