El Salvador continuará rezagado en 2013

Al país no se le ve despegar en proyecciones económicas para América Latina para el otro año

El Economista Jefe del Banco Mundial para la región, Augusto de la Torre, ayer en Washington. edh / Tomás Guevara

El Salvador todavía no ve el sol claro en las proyecciones económicas de crecimiento para el próximo año a juzgar por el análisis técnico del Banco Mundial para América Latina y el Caribe presentado ayer en la sede del organismo financiero en Washington.

El Economista Jefe para la región, Augusto de la Torre presentó las expectativas económicas semestrales, donde el país aparece rezagado en las proyecciones con una tasa de crecimiento cercana al 2 por ciento, muy por debajo del resto de países del istmo y todavía más distante de los países que van a la delantera en el crecimiento regional.

De la Torre no descarta que a países como El Salvador les esté afectando muy fuerte el no haberse enganchado en las tendencias de una economía más global como lo han hecho otros de sus vecinos centroamericanos; también, ve como un factor muy negativo la violencia, el crimen organizado y el narcotráfico que se ha enquistado en la región.

El Salvador necesita crecer

Al preguntar al economista jefe del Banco Mundial para la región sobre qué impacto tiene para El Salvador aumentar su deuda externa cuando la economía del país muestra un notable deterioro en los indicadores económicos positivos, De la Torre considera que este país necesita crecer para que el peso de la deuda no represente un problema serio.

"La deuda como porcentaje de la economía siempre se vuelve más pesada si no creces, y parte de la capacidad de mantener un ritmo de endeudamiento sustentable depende del ritmo de crecimiento. A mi me parece que el tema más prioritario para El Salvador está en el tema del crecimiento y por ahí es donde el debate en El Salvador ha sido muy intenso y de mucho tiempo", explica De la Torre. El economista agrega que América Latina tiene un historial de endeudamiento altísimo que data de la década de 1980 y 1990, pero que en la actualidad los países de la región han manejado con mucha prudencia la deuda y en general las tasas de deuda para los países es de 30 por ciento del PIB.

El Salvador ya supera el 50 por ciento del PIB, con un crecimiento de la deuda acentuado en los tres años de gestión del presidente Mauricio Funes, donde hay un crecimiento sostenido de préstamos cada año adquiridos con la banca internacional. El gobierno salvadoreño proyecta nuevos empréstitos para con organismo financieros en los próximo meses.

El economista De la Torre plantea que El Salvador ha hecho muchas reformas económicas buenas, pero aún existe un misterio de por qué en el país no se han visto los frutos de esos cambios esperados por los impulsores de las reformas económicas, especialmente en la década de 1990 y el primer quinquenio del nuevo siglo.

"El país ha hecho muchas reformas, que han sido muy buenas muy favorables, pero no han dado el dividendo de crecimiento que los reformadores esperaban. En El Salvador todavía sigue existiendo la posibilidad de encontrar el misterio de por qué pese a las reformas no se ha dado más crecimiento y de eso creo que nadie tiene una respuesta sencilla sobre ese tema", explica el Augusto de la Torre al El Diario de Hoy.

El análisis presentado por Augusto de la Torre también mira con detenimiento el mercado laboral en América Latina que a principios de la crisis global desatada en 2008, se veía robusto y no parecía sufrir el impacto por una economía de las grandes potencias en declive.

No obstante, luego del acomodamiento de la recesión económica en Estados Unidos y al mejorar la incertidumbre en Europa, la región ha pasado de un crecimiento rápido a uno más lento, que se prevé para este 2012 culmine con 3 por ciento, por debajo de su proyección previa de 3.5 a 4 por ciento.

En 2011, América Latina creció en promedio 4 por ciento y en 2010 lo hizo a ritmo de 6 por ciento.

Para el año 2013, el crecimiento de América Latina fue estimado por este organismo entre 3.8 y 4 por ciento, según el informe semianual del jefe economista del Banco Mundial.

"En el futuro próximo los principales riesgos para el crecimiento de los países de América Latina siguen viniendo del exterior. En primer lugar, la amenaza de una inminente desintegración de la Unión Económica y Monetaria (de Europa) se ha disipado. En segundo lugar, las perspectivas de crecimiento de China se han debilitado y se han vuelto más inciertas", dice el informe.

El Salvador y México con más mercado informal

En el estudio "El papel del mercado laboral en la transformación de América Latina, El Salvador y México despuntan en un crecimiento del sector informal, contrario al resto de países del hemisferio que han reducido ese indicador.

Este aspecto debe entenderse de distintas formas, por una parte es un colchón que amortigua la economía para sentir con menor impacto la crisis económica, y por otro lado tiene el defecto de no llevar mayores recursos al estado y beneficios para los trabajadores.

Según el informe del Banco Mundial el resto de países latinoamericanos han visto un decrecimiento del sector informal, un factor positivo porque los estados pueden recuperar más fondos de impuestos, los trabajadores gozan de mayores beneficios de salud y derecho a jubilación entre otros.

"La tasa de desempleo para la región en su conjunto fue de casi 6.5 por ciento en 2011, la más baja desde el punto de vista álgido del 11 por ciento en 2002 - 2003. No se trata de un hecho aislado, sino del reflejo de cambios profundos en los mercados laborales latinoamericanos que tuvieron lugar en los años 2000 (como resultado) la reducción de la pobreza, y la expansión de la clase media", precisa el informe.