OMS: humo de motor diésel causa cáncer

La organización insta a los gobiernos a disminuir emisiones

El parque vehicular en El Salvador supera los 803 mil vehículos, pero no todos utilizan diésel. Foto EDH / ARCHIVO

El humo que producen los motores diésel causa cáncer de pulmón. Así lo declaró ayer la agencia que investiga esta enfermedad para Organización Mundial de la Salud (OMS). Este humo, advierte, afecta no solo a los peatones, sino también a la tripulación de barcos, los trabajadores ferroviarios, así como camioneros, mecánicos, mineros y personas que operan maquinaria pesada.

Según los investigadores, los datos deberían impulsar medidas similares a la que se han tomado para disminuir la exposición de los no fumadores al humo de cigarro.

Ante la evidencia, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés) decidió elevar el estatus de las emisiones de diésel de "probable carcinógeno" a "carcinógeno".

En un boletín emitido ayer se lee: "El Grupo de Trabajo consideró que el humo (de los motores) diésel es una causa de cáncer de pulmón (pruebas suficientes) y también observó una asociación positiva (evidencia limitada) con un mayor riesgo de cáncer de vejiga". "Está en el mismo orden de magnitud que el tabaquismo pasivo", afirmó Kurt Straif, director del departamento de la IARC. "Esto podría significar que los países hagan más esfuerzos por abatir los gases de escape de motores diésel", agregó.

Dado que tantas personas están expuestas a los gases, Straif dijo que podría haber muchos casos de cáncer de pulmón relacionados con este contaminante.

En El Salvador, el cáncer de pulmón fue uno de los cinco más frecuentes en 2008, último año en que se enviaron datos a las bases de datos internacionales. Con un parque vehicular que supera los 803 mil automotores, al menos 1,600 autobuses del transporte público rocían humo de diésel en ciudades, pueblos y carreteras.

La nueva clasificación se hizo después de que un panel de expertos discutiera el tema durante una semana en Lyon, Francia. La última vez que la agencia analizó el estado de las emisiones de diésel fue en 1989, cuando se le calificó de "probable cancerígeno".

La reclasificación de los gases de la combustión de diésel a cancerígenos los puso en la misma categoría que otros riesgos conocidos, como el asbesto, el alcohol y los rayos ultravioleta.

Los expertos reunidos en Lyon analizaron estudios publicados de investigaciones a animales y personas. Uno de los cuales fue publicado en marzo por el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos. Ese trabajo se basó en los análisis a 12,300 mineros durante varias décadas a partir de 1947. Se concluyó que los mineros fuertemente expuestos al humo de diésel tienen más riesgos de morir por cáncer de pulmón.

El doctor Christopher Portier, presidente del Grupo de trabajo de la AIIC, declaró que "la evidencia científica era convincente y la conclusión del Grupo de Trabajo fue unánime: el escape del motor diésel hace que los pulmones desarrollen cáncer en seres humanos". Luego advirtió: "Teniendo en cuenta los impactos adicionales sobre la salud de las partículas de diésel, la exposición a esta mezcla de productos químicos se debe reducir a nivel mundial". —EDH