Salvadoreños agobiados por la situación económica

Para más del 74 % de los ciudadanos la economía no ha mejorado con el nuevo Gobierno

Los precios de granos básicos no han bajado, pese a lo que asegura el Gobierno, según JBS.

Con la soga al cuello se siente la ciudadanía cuando se trata de economía porque considera que las medidas que ha implementado el Gobierno le aprietan cada vez más, y el panorama se agrava porque la población dice que no tiene esperanzas de que la situación mejore pronto.

Así lo revela la reciente encuesta de JBS Opinión Pública para El Diario de Hoy realizada a nivel nacional entre el 17 y 21 de mayo con una muestra de 1,216 personas.

El encarecimiento del costo de la vida en el país está en los primeros lugares de la lista de las preocupaciones más apremiantes de los salvadoreños, al igual que la inseguridad que sigue copando el primer nivel pese a que han disminuido los asesinatos en los últimos tres meses del año. También la aflicción de la gente por las pocas oportunidades de empleo se incrementa (ver nota aparte).

El desencanto de la población con la conducción económica del país es más agudo ahora que se acerca el tercer aniversario del presidente Mauricio Funes en el órgano Ejecutivo. De hecho las medidas económicas han sido las más criticadas y sentidas por los salvadoreños en estos años de gobierno del FMLN.

Pero el mandatario se ha defendido de los reproches diciendo que la crisis no es exclusiva de El Salvador sino que Europa está en la misma situación y que eso repercute localmente ya que las exportaciones a ese continente cayeron un 23 % en el primer trimestre de este año.

Funes ha negado lo que la oposición le echa en cara de que la deuda del país ha llegado a $13 mil millones, "lo cual no es cierto", ha declarado el gobernante y ha afirmado que los dos gobiernos de ARENA que le antecedieron le dejaron una deuda de $6,300 millones y que además encontró "las arcas del Estado vacías".

Al ver el descontento de la población y las críticas de la oposición, Funes ha asegurado que están haciendo "esfuerzos" por disminuir el gasto y que no están despilfarrando el dinero.

El apretón

Mientras tanto los salvadoreños no sienten un respiro en sus bolsillos cuando tienen que ir de compras por los productos más necesarios para subsistir.

Cuando la casa encuestadora le pregunta a la gente si percibe que han bajado los precios de la canasta básica, tal como lo asegura el Gobierno, el 73 % responde con contundencia que no es así y sólo el 26 % considera que sí.

El panorama no ha variado mucho desde noviembre de 2011 cuando JBS realizó una medición en la que se reveló que el 81 % de la población dijo que los precios de la canasta básica habían aumentado, versus el 16 % que indicó que disminuyeron.

Esa encuesta además develó que el 81 % de los salvadoreños consideró que el costo de la vida es mayor desde que Funes asumió la presidencia.

En el reciente sondeo los encuestadores también preguntaron: ¿Cree que el Gobierno está tomando medidas para que los precios de la canasta básica no sigan incrementando?; a lo que el 55 % de los consultados respondió que no, mientras que el 42 % dijo que sí.

Similares resultados lanzó la encuesta de noviembre cuando el 58 % indicó que percibía que el Ejecutivo no estaba haciendo su trabajo para que disminuyan los costos de los productos, contrario a lo que dijo el 39 %.

Y ahora en la medición de mayo los salvadoreños tampoco ven que la situación económica ha mejorado con el cambio de gobernante, de acuerdo al 74.4 % de la población, aunque el 22.1 % piensa lo contrario.

Lo mismo dijo la población en noviembre cuando les consultaron si consideraban que la economía había mejorado con la actual gestión, pero el 70 % aseguró que no y el 26 % que sí.

Esa percepción de los ciudadanos está basada en que consideran que sus cuentas están en aprietos.

¿La situación económica de su hogar es más desahogada, no ha cambiado o es más apretada con este Gobierno?, le preguntaron a la ciudadanía en el reciente sondeo, pero sólo el 9 % indicó que es más desahogada, en cambio el 56 % dijo que es más apretada y el 34.8 % respondió que no ha cambiado.

La actual medición es casi idéntica a la del año pasado, porque fue el 57 % de los entrevistados los que afirmaron en ese momento que su economía era más apretada, mientras que el 33 % mencionó que no había cambiado y el 10 % aseguró que era más desahogada.

Pero los datos revelan un punto importante: la gente no tiene esperanza en que pasarán los nubarrones porque cuando les consultan cómo creen que será la situación económica del país para finales de 2012 respecto a la actual, ¿mejor o peor?; el 62 % de la ciudadanía vislumbra que será peor y el 25.3 % que será mejor, apenas el 1 % percibe que estará igual que ahora.

Eso demuestra que los consultados en noviembre estaban en lo cierto al decir que la situación no iba a mejorar este año, sino que veían un panorama sombrío.

El 56 % dijo en esa oportunidad que la economía para este año sería peor, versus el 32 % que vaticinó que sería mejor.

También JBS Opinión Pública le preguntó a la población cómo es su situación económica desde hace tres años a la fecha y el 54.1 % dijo que es peor, versus el 33.3 % que aseguró que es mejor y sólo el 4 % consideró que se mantiene igual.

Cuando a los entrevistados les preguntaron en noviembre a quién le atribuye que la economía haya empeorado, el 46.8 % le echó la culpa a la administración actual, más que a la empresa privada.

Por ello no resulta extraño que tras ese descontento y los resultados electorales de marzo el partido oficial pretenda desligarse de las medidas económicas implementadas por el Gobierno del que forman parte.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.