Voto residencial habría atraído a 342 mil votantes más que en 2009

Según datos del TSE, en todos los departamentos donde hubo esa modalidad, reflejan un importante aumento de electores

Este grupo de ciudadanos emitió su voto en un centro de votación en Santa Tecla. Foto EDH / archivo

Las recientes elecciones pusieron nuevamente a prueba el voto residencial, esta vez ampliado a 185 municipios de nueve departamentos. Los resultados de los comicios del 11 de marzo ponen de relieve el impacto positivo de esta modalidad con la que se viene experimentando desde 2006 en el país.

Al menos eso es lo que dicen las cifras que ha oficializado el Tribunal Supremo Electora (TSE), y que a partir del incremento de votantes con respecto a 2009, se puede inferir cómo se ha comportado en términos estadísticos el impacto de la decisión de acercar más las urnas al elector.

Al analizar el grueso de las cifras a nivel de comicios municipales y compararlas con los resultados municipales de las elecciones de 2009, se observa un incremento de 334 mil 427 sufragios en los municipios donde fue implementado el voto residencial.

Las recientes elecciones registraron en esas municipalidades un total de un millón 230 mil 778 votos, una cifra bastante mayor a los 896 mil 351 que sumaron esos mismos sitios en el proceso electoral de hace tres años.

A estos números hay que sumarle los 7 mil 698 votantes más en esta elección en otros tres departamentos en los que se implementó el voto cercano a las casas pero de manera parcial.

Se trata de las municipalidades de San Salvador, El Paisnal, Turín, Santa Tecla y Nuevo Cuscatlán, que juntos hacen un caudal de 250 mil 985 votos en la reciente elección, más de siete mil adicionales que hace tres años.

En síntesis, el número de electores subió en 342 mil 125 respecto a 2009.

Cabe aclarar que en la sumatoria que se ha hecho para este ejercicio periodístico, se han tomado en cuenta los votos válidos, los impugnados, abstenciones y otros votos que ha oficializado el Tribunal Electoral, a fin de medir la participación y no solamente la validez de los votos.

Los departamentos en los que hubo esta cercanía de urnas fue en dos municipios de San Salvador (la capital y El Paisnal), La Libertad (Santa Tecla y Nuevo Cuscatlán), Turín (Ahuachapán), y de allí en todos los municipios de Chalatenango, Cabañas, Cuscatlán, La Paz, San Vicente, San Miguel, Morazán, La Unión y Usulután.

Sonsonate y Santa Ana quedaron fuera de esta modalidad, de la que se ha dicho beneficia al votante porque le facilita más el acceso a los centros de votación y eso lo motiva más a participar en el proceso.

¿Influyó el acercamiento de urnas en este incremento respecto a 2009?

Magistrados como Fernando Argüello Téllez omitieron opinar sobre el tema, pues dijo que aún no se ha analizado el impacto del voto residencial ahora que se amplió a 185 municipios.

Sin embargo, al ver en detalle las cifras, se puede observar cómo en municipios como El Paisnal, uno de los dos del departamento de San Salvador donde hubo voto residencial, se registró un aumento de votantes.

En las elecciones municipales de 2009, en ese municipio situado al norte de San Salvador, se presentaron 5 mil 021 ciudadanos a las urnas; el pasado 11 de marzo llegaron 5 mil 404.

En el municipio de San Salvador y capital del país, se percibe todo lo contrario aunque de manera leve, pues esta vez votaron 174 mil 481 ciudadanos, 360 menos que hace tres años.

Ese mismo comportamiento se observa en términos globales a nivel de todo el departamento, ya que 49 mil 153 personas menos acudieron a los centros de votación.

Lo anterior pese a que el número de inscritos en el municipio de San Salvador subió de 295 mil 535 en 2009 a 390 mil 604 en este año.

Esta fue la primera vez que se incluyó la capital en el voto residencial, en el plan piloto de 2009 nada más se tomó en cuenta a El Paisnal.

En el caso de San Miguel, donde fue implementado el voto residencial en sus 20 municipios, sí se observa un importante incremento de electores.

En 2009 hubo 155 mil 514 votantes en las municipales en todo ese departamento, mientras que el 11 de marzo anterior, el TSE contabilizó 16 mil 894 votos más.

Si se ve en detalle cada municipio migueleño, la gran mayoría de ellos (en 16) se registró un incremento de votos, de los cuales cabe destacar la cabecera departamental, donde hubo un significativo incremento de 2 mil 668 votantes con respecto a 2009.

En otros como Chinameca, Moncagua y Sesori también se registró más de mil votantes.

En Moncagua 1,300 votantes más acudieron a un centro de votación.

Sólo en uno de los municipios de ese departamento oriental, bajó el número de votantes pese a tener más cerca los centros de votación. En Comacarán hubo 169 electores menos.

Otro caso es el de Santa Tecla donde se confirma el aumento de 1,527 votantes, al igual que en Nuevo Cuscatlán donde hubo 1,613.

En el otro extremo del territorio, en La Unión, también aumentó la votación en 16 mil 665 participantes.

Santa Rosa de Lima fue uno de los municipios de La Unión en donde la convocatoria tuvo un buen efecto: unos 2 mil 231 santarroseños más decidieron ir a las urnas el 11 de marzo.

Pero hubo localidades como Meanguera del Golfo donde unos 235 isleños no participaron del proceso en comparación con 2009.

En la zona paracentral y norte del país, también se confirma una mayor afluencia ciudadana.

En Chalatenango, por ejemplo, 15 mil 230 vecinos más participaron del proceso, de esos, 2 mil 548 lo hicieron en Nueva Concepción.

En Cuscatlán, donde se ejecuta por segunda vez el voto residencial, también experimentó un incremento mucho más significativo con respecto a 2009, pues en esta edición electoral se tuvo 7 mil 491 votantes más.

Sólo en San Pedro Perulapán hubo unos dos mil vecinos más que se presentaron a un centro de votación.

Un caso particular y contradictorio lo constituye Cojutepeque, que es la cabecera departamental, donde hubo un descenso de 756 sufragios.

Cuscatlán, La Paz, Chalatenango, Usulután y principalmente San Miguel, son los departamentos que experimentaron mayor participación en los pasados comicios.

Otros departamentos

¿Y cómo fue el comportamiento de votantes en los municipios donde no se implementó voto tradicional?

En Sonsonate sí hubo un incremento de más de nueve mil votantes, lo mismo en La Libertad con más de 20 mil, mientras en Ahuachapán en más de 13 mil.

En Santa Ana ocurrió lo contrario, la cifra de votantes se redujo en más de 5 mil en relación a los comicios pasados.

Caso similar fue San Salvador, donde la gran mayoría votó de manera tradicional, también experimentó menos electores en esta ocasión, en poco más de 49 mil.

Lo que sí se advierte es el incremento de electores en todos los departamentos en que se acercó las urnas a la población y que abarcó el 48.28 % del padrón.

En el balance que hizo el Tribunal Supremo Electoral sobre el voto residencial en las elecciones presidenciales de 2009 y en los que habilitó 73 centros de votación para ello, lo calificó de todo un éxito por el aumento de participación ciudadana en el proceso.

El pasado 11 de marzo y según cifras del Tribunal, con esta modalidad buscaba acercarle las urnas al 48.28 % del total de personas registradas en el padrón electoral, el cual cerró con 4 millones 467 mil 099 inscritos.

Del total de electores que avaló el Tribunal Electoral, más de 1 millón 280 mil se concentraron en San Salvador, le siguió La Libertad con 514 mil 854 votantes.