Ministerio de Salud registra 260 reos con VIH

Salud dispone de cuatro clínicas especializadas para atender a esta población

La prevalencia de la tuberculosis y el VIH es mayor en los privados de libertad que en el resto de la población. Las condiciones de hacinamiento y encierro en la que viven aumenta el riesgo de la propagación.

De acuerdo con datos del Ministerio de Salud, la incidencia de la tuberculosis es 700 veces mayor en este grupo y 10 veces mayor en VIH.

José Ruales, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), expresó que en el país la tuberculosis está en vías de control, pero en las cárceles hay una elevada incidencia.

Agregó que sobre todo hay casos graves que son resistentes al tratamiento con antibióticos.

"El problema es tanto de las condiciones de vida, el hacinamiento y la alta cantidad de reclusos en espacios limitados y encerrados (es) lo que produce, que en el caso de la tuberculosis, pueda ser más fácil la propagación", manifestó Ruales.

Isabel Nieto, jefa del Programa de ITS/VIH/Sida, expuso que en el país se registran 260 reos con diagnóstico de VIH-sida. Solo el año pasado hubo 23 nuevos casos.

En el país hay más de 25 mil personas presas, en general en cárceles construidas para menor población.

El Minsal dispone de cuatro clínicas especializadas en la atención de los reos con VIH. Están ubicadas en Apanteos, Santa Ana, Mariona y Cárcel de Mujeres en San Salvador y en Usulután.

"Hay un trabajo que se coordina. Que estén privados de libertad no significa que estén teniendo relaciones; tienen visita íntima y debemos tomar las medidas preventivas para que la epidemia no siga diseminándose", dijo Nieto.

En cuanto a la tuberculosis agregó que en los centros penales hay mucha gente expuesta a contagiarse, entre ellos los que llegan a visita y los custodios.

En el caso de esta enfermedad, en las próximas semanas se dispondrá de una unidad móvil para tomar pruebas diagnósticas.

La jefa del programa añadió que se coordinan con el personal de Centros Penales para el abordaje de la enfermedad, tanto en prevención, toma de exámenes y brindar el tratamiento.

El representante de OPS agregó que aunque existe la coordinación con Centros Penales no siempre se puede mantener la continuidad de los tratamientos debido a las condiciones disciplinarias o circunstancias específicas que se originan en cada lugar.

El subdirector de Centros Penales, Rodil Hernández, dijo que el presupuesto para la parte de salud es de $300 mil al año, pero la mayoría de los programas de atención son apoyados por el Minsal y otras organizaciones.

Ayer en el país dio inicio el Taller Subregional de Derechos Humanos y VIH para Privados de Libertad, en el que participa personal de Centroamérica, México y República Dominicana.

Se darán a conocer estrategias en el tema de prevención y tratamiento de este grupo.