Reconocerán lucha contra el sarampión

Para 2015 se espera recibir el certificado de la eliminación autóctona del virus

El país se prepara para obtener la certificación de la eliminación del sarampión y la rubéola congénita, dos enfermedades que causaron serios problemas en la década de los 80 e inicios de los 90.

Genoveva Morales, presidenta de la Comisión Nacional para la Eliminación del Sarampión y Rubéola, expresó que ya enviaron el informe preliminar a la sede de La Organización Panamericana de la Salud (OPS) con las pruebas de que en el país ya no hay circulación autóctona de ambos virus.

"Para 2015, nosotros esperamos decir que estamos libres del sarampión y que hemos logrado eliminar el sarampión y la rubéola congénita", comentó Morales.

De acuerdo con la presidenta, El Salvador ya cumplió en un 80 por ciento los criterios que exige la OPS para otorgar esta certificación. Estarían pendientes de la visita de la comisión internacional para verificar en el campo los datos plasmados en el informe preliminar. El documento se envió el 10 de octubre pasado.

Entre los criterios para recibir la certificación se encuentra que la vigilancia epidemiológica, en los países, se cumpla por lo menos en un 95 por ciento, que la cobertura de vacunación sea de un 95 por ciento y que en los últimos cinco años no se hayan notificado infecciones autóctonas.

El último caso autóctono de sarampión se registró en la década de los 90 y los importados en 2001.

A inicios de 2009 el Ministerio de Salud registró dos enfermos de rubéola, pero se desconoce cuál fue la procedencia. No se proporcionó la fecha del último caso identificado en el país.

¿Pero qué significa recibir la certificación? "Que en El Salvador ningún niño va a morir por sarampión ni va a nacer con síndrome de rubéola congénita. En el país sí es un éxito para la salud pública", agregó la presidenta de la comisión.

Son 21 países de las Américas que están trabajando en este esfuerzo.

Miguel Aragón, responsable de Vigilancia Sanitaria y Control de Enfermedades de la OPS El Salvador, dijo que "el objetivo es demostrar que el país ha seguido las estrategias y los lineamientos internacionales estándares para poder conseguir la eliminación de ambas enfermedades".

Aragón agregó que sí una nación recibe este reconocimiento indica que ha cumplido con las exigencias y que se ha declarado que ya no existe la enfermedad en esa zona, pero cuando se entra en la fase de eliminación es cuando más trabajo hay que hacer.

El responsable de Vigilancia Sanitaria y Control de Enfermedades de la OPS, dijo que se deben mantener las coberturas de inmunización altas para evitar la reintroducción del virus o brotes.

Morales manifestó que el hecho de que no haya circulación autóctona de los virus no significa que no se pueden identificar casos importados, debido a que en otros países persiste la transmisión.

En África y Europa hay una alta incidencia de la enfermedad. En las Américas, este año se notificaron enfermos en Panamá y Ecuador, Canadá, Colombia

"No vamos a meter las manos al fuego y decir que no vamos tener porque hay países de las Américas que están teniendo casos de sarampión y rubéola que en momento dado puede ser importado a nuestro país y sin querer podemos tener un brote", acotó Morales.