Funes le pide resultados en Seguridad a Munguía Payés

Nuevo titular dice que trabajará con principio civilista y no permitirá indisciplina. Ahora coordinará gabinete de Seguridad

El presidente Funes tras tomar la protesta a David Munguía Payés como nuevo ministro de Justicia y Seguridad y a los nuevos titulares de la Defensa Nacional. Foto EDH / Leonardo gonzález

Tras quince días sin ministro de Justicia y Seguridad y a dos años y medio de que culmine su gobierno, Mauricio Funes hizo ayer un cambio de timón dándole el mando del ramo a David Munguía Payés, un militar retirado a quien describió como un hombre leal y le demandó "resultados concretos" contra la delincuencia.

Munguía, quien se presentó a su juramentación vestido de civil, no prometió "milagros", pero se comprometió a respetar las leyes, a mejorar los resultados de la gestión anterior, a trabajar de la mano con los distintos sectores del país y a conducir el ministerio de forma "civilista", tal como lo establecen los Acuerdos de Paz.

Pero eso sí, aclaró que "ese principio civilista no significa que vamos a permitir el desorden, la indisciplina y la ineficacia", pues los salvadoreños esperan mucho de ellos.

Bajo esa regla asume su nuevo reto y la "enorme responsabilidad" que le ha encomendado el presidente Funes, y de quien se autodenominó "un operador político que goza" de su confianza, la que dijo será su punto de partida para trabajar como nuevo titular del ramo.

En un breve discurso que ofreció luego de ser juramentado en el salón de honor de la Casa Presidencial afirmó que su gran reto será ganarse la confianza de la población.

Además apeló al "acompañamiento" de los distintos sectores del país y se comprometió a tender los puentes que sean necesarios para despejar dudas y que más personas se sumen al esfuerzo, pues solo así se podrá controlar la delincuencia.

"Mi compromiso es salva- guardar la vida y los bienes de los ciudadanos salvadoreños", expresó Munguía Payés.

Parte de los compromisos que esbozó ayer es que respetará la Constitución, los principios de democracia y los derechos humanos como mandan los Acuerdos de Paz.

Desde el FMLN, que ha dicho que hoy dará su posición sobre este nombramiento, llegaron opiniones de algunos de sus dirigentes. Todos coincidieron en que llevar a un militar, aun cuando sea retirado, significa un "retroceso" y "un paso equivocado" porque en los Acuerdos de Paz se dejó a las Fuerzas Armadas la tarea de defender el territorio y la soberanía nacional.

Medardo González, el secretario general del partido oficial, declinó dar declaraciones luego de conocerse el nombre del nuevo ministro, pero en una entrevista matutina en la radio Maya Visión rechazó la elección de un militar.

Roberto Lorenzana, vocero del FMLN, dijo ayer que no tienen nada en contra de Munguía Payés, pero que el FMLN ha dejado claro desde el principio que no avalan esa decisión.

En cambio, los partidos de oposición y la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) le dan un voto de confianza a Munguía y confían en su capacidad (vea detalles en páginas siguientes). Por su parte, el presidente Funes calificó a Munguía Payés como "un hombre de mi mayor confianza", un asesor permanente y comprometido con su gobierno y quien durante su gestión al frente de las Fuerzas Armadas cumplió con un rol importante en la profesionalización de la institución.

Tras elogiarlo definió las prioridades de su nuevo ministro: combatir el delito y la violencia. Y agregó que le ha dado dos instrucciones específicas.

"Primero, construir una política de unidad nacional en torno a la batalla que se libra para garantizar la seguridad ciudadana. Segundo, mostrar resultados concretos de la lucha de las fuerzas del orden contra el crimen organizado y los delincuentes que operan en el país", especificó Funes.

Pero hay otras tareas que el mandatario señaló prioritarias y es que deberá construir una "fuerte alianza de los salvadoreños y salvadoreñas de buena voluntad", algo que concuerda con su posición reiterada de que la seguridad pública es tarea de todos, no solo del gobierno.

Al mismo tiempo, añadió, deberá poner en marcha un nuevo plan de seguridad que "retome los aspectos positivos y eficaces que se han venido desarrollando" y que introduzca nuevos elementos que disminuyan el alto número de homicidios y que lleve mayor seguridad a los salvadoreños.

En fin, el mandatario le demandó echar a andar "acciones inmediatas que comiencen a dar los resultados esperados", al tiempo que advirtió a todos sus funcionarios que si no cumplen metas serán removidos.

El nuevo titular recibe un escenario complicado en donde en los últimos años se ha acrecentado el número de homicidios, las extorsiones están a la orden del día y las cárceles están rebalsadas.

Esta situación no solo causa zozobra en la población, que en las distintas encuestas señala como uno de los dos principales problemas del país, sino que además ha reducido la inversión local y extranjera, lo que ha acentuado la crisis económica y el desempleo formal.

La delincuencia, originada principalmente por la operación de las pandillas, se cobra la vida de 12 salvadoreños cada día, una cifra que nos coloca en el tapete regional e internacional como uno de los países más violentos.

No se militarizará

Munguía Payés dijo que en su debida oportunidad dará a conocer las metas que se propone y que desea trabajar coordinadamente con la Fiscalía y el Sistema Judicial para que juntos con el pueblo salvadoreño se pueda superar el flagelo de la delincuencia.

Aclaró que su gestión comienza a partir de los resultados de la administración de Manuel Melgar, aunque sí se comprometió a "mejorar esos resultados, puesto que son las expectativas que tenemos".

"Quiero que me juzguen a partir de este momento con los resultados que vamos a tener después de un año de gestión", demandó.

La juramentación de un militar de carrera como conductor de la cartera de Justicia y Seguridad pone fin a debates, polémicas, reclamos y expectativas que han venido sucediéndose en los últimos quince días.

Ya Funes había defendido la semana pasada la posibilidad de que un militar en situación de retiro pudiera llegar al mando del ministerio porque no se lo impedía ni la Constitución de la República ni los Acuerdos de Paz.

Ayer confirmó su posición y aclaró que con esta designación mantiene "el respeto a la naturaleza civil" de la Policía y que esta continúa bajo la dirección de una autoridad civil como lo exige la ley.

"La designación de David Munguía Payés no constituye ni una violación al espíritu de los Acuerdos de Paz, ni un retroceso al esfuerzo por la consolidación del proceso democrático ni mucho menos una violación del ordenamiento constitucional", dijo el mandatario.

También insistió en que con esta decisión no está militarizando la seguridad pública ni está cambiando los "principios doctrinarios". Tampoco anunció cambios en la PNC.