"No creía que podía ser malo, me descuidé"

Hace tres años María Luisa Guatemala supo que esa bolita en su mama izquierda, que tanto le molestaba y poco a poco le fue creciendo, era cáncer.

Recuerda que al inicio no le tomó importancia, que sus amigas le decían que no se preocupara y que ellas tenían también pelotas en sus pechos, y así fue dejando pasar el tiempo.

"Al inicio sentí la bolita, pero muy pequeña, pero cuando me la tentaba sabía que no era normal; ya para el 2012 se me notaba bien", comentó María Luisa.

Su operación en el hospital nacional Rosales estaba programada para este viernes, el médico decidió quitarle toda la mama.

María Luisa dice no tener ningún inconveniente en que le corten el pecho. "Si esa es la solución, que así sea", expresó.

Sentada en la camilla del Servicio de Oncología, mientras toma sus alimentos, la paciente manifestó que nunca creyó que el bulto en su pecho fuera algo malo; pero en 2012, cuando se la sintió más grande, cuando ya le molestaba al rozar con su ropa, entonces consultó.

"Cuando me dijeron que era cáncer no deje de sentirme triste, pero de todos modos, yo digo tanta gente que sufre y no se muere, y si el Señor me llama, estoy preparada", expresó.

En 2012 el cirujano oncólogo le informó que debían operarla y ella aceptó; una enfermera le tomó los datos para llamarla y no fue así.

"Y en esperar que me llamara se me pasó el tiempo y eso lo dejé como que no me interesaba, pero sí. Hoy hace tres meses me presenté nuevamente donde el doctor que yo ya sentía el tumor, lo sentía en la mama, lo tenía bastante grande, ya de cinco centímetros", expresó María Luisa, de 73 años.

"No creía que podía ser malo, me descuidé", acotó la señora.

Ella tiene fe de que su problema terminará con la operación.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.