Candidatos deben hacerle frente al déficit

Antes de lanzar sus promesas, los aspirantes a la Presidencia deben tomar en cuenta el déficit fiscal, dice Fusades.

Salvador Sánchez Cerén, Norman Quijano, Antonio Saca y René Rodríguez compiten por la Presidencia. Foto EDH / archivo

La contienda electoral ha inspirado a los candidatos en sus promesas; sin embargo, para el analista de Fusades, Pedro Argumedo, la pregunta obligada que deben hacerse los candidatos es cómo lograrán financiar sus planes si cuando reciban la banda presidencial recibirán un déficit fiscal de casi $1,000 millones por año.

Consultados al respecto, los candidatos a la Presidencia Norman Quijano, de ARENA, y Elías Antonio Saca, del movimiento Unidad, han recurrido a la fórmula del crecimiento económico para explicar cómo financiarán sus plataformas y reducirán el déficit.

"El tema fiscal lo resuelves de varias formas: una es propiciando que haya mayor generación de recursos a través del crecimiento de la economía y el otro es teniendo verdaderas medidas de austeridad", afirmó el candidato Quijano en una conferencia de prensa, sin ahondar en recortes concretos.

En la misma línea respondió el presidenciable por Unidad, Elías Antonio Saca, durante la inauguración de una casa Unidad en el municipio de Apopa, en el que ofreció sus proyectos Avanza Joven y Avanza Mujer, pero sin detallar cuánto costará su implementación y de dónde saldrán los fondos para otorgar créditos a bajas tasas de interés.

En esa ocasión, Saca admitió que a la fórmula del crecimiento habría que agregarle el recorte de gastos innecesarios y afirmó que estaría dispuesto a hacerlo de ganar la Presidencia.

Levantar la economía, sin embargo, no ocurre con la rapidez de un chasquido de dedos. Argumedo afirmó que quien resulte electo presidente en 2014 tendrá la dura tarea de recuperar la confianza de los inversionistas. Después de reflexionarlo por varios segundos respondió que eso tomaría en promedio unos tres años.

En términos técnicos, el analista de Fusades explicó que para lograr crecer un punto porcentual del PIB, "la economía tendría que recibir $250 millones nuevos de lo que ya tenemos en inversión que entra". Eso quiere decir que si un aspirante ofrece alcanzar la tasa promedio de Centro América (3.5 %) tendría que lograr una inyección de $500 millones.

Argumedo también señaló que resolver el déficit no es solo tarea del ganador. "Es tan grande el problema fiscal del país que necesita el acuerdo de todos los políticos. Un solo partido no tiene la llave para solucionar todo. El Ejecutivo tiene un margen", apuntó.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.