Proyecto de ley original era similar al venezolano

Ese país plantea impedir la publicidad de sucedáneos de la leche materna o fórmulas

La Ley de Promoción, Protección y Apoyo a la Lactancia Materna que aprobó ayer la Asamblea Legislativa contenía algunas regulaciones como las que Venezuela espera agregar por medio de reformas a su mismo cuerpo de ley, aprobado en 2007.

En el caso del El Salvador, la normativa aprobada ayer, presentada por el Ministerio de Salud, impedía la publicidad de productos sucedáneos de la leche, como fórmulas para bebés, al igual que el proyecto venezolano, pero luego del debate sobre ese punto se acordó que la prohibición se daría siempre y cuando se intente minimizar los beneficios de la leche materna o se publicite de forma engañosa.

El debate legislativo venezolano se centra en que los diputados de oposición consideran que la normativa se ha convertido en un instrumento de sanciones y no de promoción de la importancia de la leche materna entre las niñas y adolescentes, según documenta periódicos venezolanos como El Universal.

Otro de los puntos que ha generado intensos debates entre los legisladores de ese país son las prohibiciones del consumo de sustitutos de la leche materna cuando los médicos no lo consideren necesario para la salud del recién nacido. Este punto, no obstante, no está incluido en la normativa salvadoreña aprobada ayer.

Según el periódico venezolano, el debate se ha centrado en que la legislación de ese país, denominada Ley de Promoción y Protección a la Lactancia Materna, establece la "prohibición expresa de dar a los lactantes menores de seis meses bebidas o alimentos distintos a la leche materna, salvo en el caso de indicación médica especial".

Además del punto anterior, la ley salvadoreña advierte que los médicos no podrán recibir regalías ni entregar muestras de leche de fórmula a las madres que no lo necesiten por razones de salud, algo que sí incluye el proyecto venezolano.

Según documenta El Universal, la diputada del partido Primero Justicia (PJ), Dinorah Figuera, detalla que el partido oficial PSUV "mató la ley" porque su espíritu era la promover los beneficios de la lactancia materna, "no estar sancionando ni amenazando porque se genera confusión".

"Están acostumbrados a ser coercitivos y aplicar la guerra a lo privado en nombre de la soberanía. Las empresas privadas no se pueden estar estigmatizando creando de manera interesada una condena a los que han apostado por la alimentación del niño y su desarrollo", indicó la legisladora opositora.

Figuera se refirió a las declaraciones de la diputada del PSUV, María León, según las cuales "la oposición (venezolana) está haciendo este escándalo y las madres salen a comprar teteros y fórmulas porque dicen que nosotros vamos a prohibirlos y contribuyen al desabastecimiento (...) Pretenden banalizar y poner cortinas de humo".

Uno de los puntos que estaba en el tapete de la discusión en el proyecto venezolano era la prohibición de los biberones, pero el punto no será incluido. No obstante se sanciona su promoción, así como el de los alimentos procesados similares a la fórmula para bebés.

De acuerdo con El Universal, la legisladora de PJ es de la idea que el gobierno nunca realizó la adecuada promoción de le ley, cuyo espíritu no era la prohibición sino la promoción. "En todo caso es el Gobierno que debía ser sancionado porque nunca aplicó ni promocionó la Ley", dijo.

En lo que sí coinciden ambos proyectos es en educar a las mujeres sobre el tema.