resumen noticias

Matan a dos empleados de llantería en Mejicanos

El ataque lo cometieron varios sujetos que llegaron en un vehículo. La Policía no reportó capturas

sucesos@eldiariodehoy.com Sábado, 8 de Junio de 2013

Dos empleados de una llantería, situada en la entrada al municipio de Mejicanos, en la autopista Norte, fueron asesinados a balazos ayer a las 7:00 de la noche.

Una de las víctimas fue identificada como Roberto Carlos Gómez mientras que de la otra las autoridades dijeron desconocer el nombre.

Fuentes de la Policía se limitaron a decir que los atacantes llegaron al establecimiento a bordo de un vehículo y se bajaron a dispararles a ambos trabajadores.

Los delincuentes huyeron sin que nadie pudiera anotar las características del automotor, según se informó.

Aunque hasta las 9:30 de la noche las autoridades manifestaron no tener mucha información en torno al caso, sospechan que las víctimas habrían sido asesinadas por rencillas personales o porque las estaban extorsionando y se negaban a pagar el dinero.

En las últimos semanas, las autoridades han registrado varios asesinatos en el municipio de Mejicanos.

El 29 de mayo, William Antonio Grande, de 19 años, fue asesinado cuando varios sujetos que lo esperaban afuera de su casa le asestaron siete balazos.

El homicidio ocurrió en el pasaje 10 de la colonia Guadalupe, en el cantón San Roque, de la referida jurisdicción.

Tres días antes, una mujer también fue ultimada dentro de su casa, situada entre la Primera y Tercera Avenida Norte, en el centro del municipio.

La víctima fue identificada por la Policía como Jeny Concepción Torres Fernández, quien tenía 26 años.

El informe de la Policía detalló que un hombre desconocido ingresó de forma violenta a la casa de la víctima y de inmediato le disparó a Torres Fernández.

A inicios del mes, un niño de 11 años y un adolescente de 15 fueron asesinados en la comunidad Raúl Rivas, a pocos metros del hospital de Nacional Zacamil.

Sus familiares los identificaron como Iván Ariel Martínez Guardado y Alexis Edgardo Zúniga.

Los padres de las víctimas responsabilizaron del doble homicidio a pandilleros de 18. La comunidad donde residían es de dominio de la mara Salvatrucha. Los allegados de las víctimas negaron que los muchachos fueran parte de estos grupos delictivos.

Uno de ellos estudiaba Séptimo Grado en el centro educativo Miguel Pinto, en la colonia Zacamil y el otro, por razones económicas, dejó la escuela, por lo que se ganaba la vida vendiendo periódicos en la Zacamil. Por ninguno de estos casos las autoridades han registrado capturas.