Minsal respeta pero no aplaude fallo de la CSJ

Un equipo médico monitorea a Beatriz

Casa de la familia de Beatriz en caserío La Noria, cantón Tierra Blanca, en Jiquilisco. Foto EDH / archivo

"No se debe condenar pero tampoco aplaudir", declaró ayer la Ministra de Salud, María Isabel Rodríguez, al referirse al fallo de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia ante el caso de Beatriz.

La funcionaria criticó la misma petición de amparo presentada por abogados que se identificaron como apoderados de Beatriz, en la cual se planteó la "interrupción del embarazo" de la joven.

"Se planteó como un amparo contra los médicos de Maternidad, contra el director del hospital, con el personal médico que coordina el equipo y eso no era adecuado, porque Beatriz desde el inicio ha recibido una atención de alta calidad, ha sido monitoreada en la forma técnica y humanamente adecuada para preservar su vida", explicó.

Al preguntarle sobre la declaración de Beatriz en la audiencia, de que "su voluntad no implica que le practiquen un aborto", la ministra Rodríguez respondió: "Está grabado y registrado que desde el inicio ella pidió que se le interrumpiera el embarazo; incluso ha habido planes compartidos por la familia, que si no era posible hacerlo aquí en el país, irlo a hacer fuera", manifestó Rodríguez.

De acuerdo con la funcionaria, hay organizaciones en diferentes países que han ofrecido el pago de los pasajes para que le realice el procedimiento en el extranjero, pero consideró que "eso ya sería decisión de ella (Beatriz)".

En opinión de Rodríguez, Beatriz puede estar satisfecha del apoyo a nivel internacional, pero manifestó que ese apoyo debe traducirse en acciones y que no se deje pasar en ningún momento el menor riesgo para ella.

La funcionaria calificó el papel del Ministerio como "protectores de la salud de la paciente". Añadió: "Estamos tomando a todos los niveles, desde el Ministerio de Salud, órganos jurídicos, casa presidencial y demás estamos de acuerdo en que lo primero es proteger su vida".

Rodríguez insistió en que la respuesta ha sido mal interpretada. "Lo que ha ocurrido es que (en el fallo) no se acepta una condena al equipo medico que ha estado apoyando a Beatriz, sino que, por el contrario, se entrega a los equipos médicos la responsabilidad de darle seguimiento al caso y se reconoce el papel del grupo técnico en el manejo del caso. Nosotros nos adherimos y respetamos la posición de los equipos médicos", explicó.

Para ella, en la sentencia de la Sala "hay una tácita autorización a los médicos que cuando se presente un signo de emergencia puedan actuar", en este caso no en practicar un aborto sino "un parto inducido" y que por encima de todo está proteger la vida de Beatriz.

No obstante, la sentencia enfatiza en que los médicos a cargo de la paciente deben hacer "lo que clínicamente corresponda para garantizar la vida tanto de la madre como del nasciturus (la criatura)".

Pero para la ministra, "la Corte prácticamente le está dando un respaldo a los equipos médicos que tomen la decisión". Aseguró que la paciente se encuentra hospitalizada y estable y que un equipo médico se encuentra monitoreando su estado.