Juzgados no han dado permisos para sacar a reos

Los Juzgados de Vigilancia Penitenciaria de San Salvador y Santa Tecla aseguran que "no hay ningún permiso avalado para los dos reos".

Carlos Mujica Lechuga, (a) El Viejo Lin, cabecilla de la pandilla 18, es uno de los dos reos que participó de un culto y entrevista fuera del penal. Foto Cortesía TCS

Fuentes judiciales informaron que los Juzgados de Vigilancia Penitenciaria y Ejecución de Pena no han avalado ningún permiso a los dos pandilleros que participaron de un culto evangélico y una entrevista por televisión la noche del miércoles en el Tabernáculo Bíblico Bautista Amigos de Israel.

Las fuentes confirmaron que en el Juzgado Primero de Vigilancia de San Salvador no existen documentos que ampararan la salida de Carlos Mujica Lechuga, (a) El Viejo Lin, al servicio religioso, así como tampoco a un sinnúmero de eventos y conferencias de prensa en los que ha participado el convicto desde marzo de 2012, cuando inició la tregua entre los pandilleros.

En el Juzgado de Vigilancia de Santa Tecla tampoco ha sido emitido ningún permiso para Dionisio Arístides Umanzor, (a) El Sirra, quien también participó en el culto.

Las fuentes afirmaron que ninguno de los más de 50 mareros que participan en las actividades afuera de las cárceles tiene los permisos de los juzgados de Vigilancia Penitenciaria. La mayoría tiene sentencias por homicidio, secuestro y extorsión.

Lo que dice la Ley

La Ley Penitenciaria establece, en su artículo 92, las circunstancias en las que pueden ser avalados los permisos especiales de salida de los prisioneros, ya sea que estén detenidos o condenados.

La ley establece que los internos podrán pedir permisos cuando: padezcan de una grave enfermedad; muera su cónyuge, hijos, padres o hermanos; fuesen a participar en algún evento cultural, laboral o deportivo en instalaciones penales o que estén bajo vigilancia penitenciaria o que haya sido organizado por las autoridades de Centros Penales o estatales; fuese a contraer matrimonio y no pudiese llegar el funcionario competente, sacerdote o pastor; y para realizar trámites laborales con fines de tratamiento.

Para las fuentes judiciales, el evento del miércoles no entra en ninguna de la actividades que establece la ley.

El artículo agrega que "en cualquiera de los casos anteriores, el permiso debe ser otorgado por un juez de Vigilancia Penitenciaria y de Ejecución de Pena o por el director del centro penitenciario". Sin embargo, los permisos no existen en los casos de El Sirra y el Viejo Lin.

En tanto, el Reglamento General de la Ley Penitenciaria determina, en su artículo 390, que: "los internos deberán solicitar los permisos especiales por los motivos del artículo 92 de la referida ley".

"La solicitud deberá de presentarse por escrito o verbal por el interno, familiar o cualquier persona vinculada con el bienestar del mismo", añade este artículo.

Además establece que "la concesión o la denegatoria de los permisos serán avaladas por el Equipo Técnico Criminológico de cada cárcel".

El artículo 391 advierte que las anomalías en los permisos especiales son motivo de regresiones sobre lo ganado en el sistema penitenciario.