Los centros sin presupuestos oportunos para poder operar

Educación reconoció el retraso en una circular que envió a los directores el 25 de abril pasado

A mediados de mayo, el Consejo de Directores de institutos Nacionales (Codines) denunció los problemas que enfrentaban para trabajar debido a que no habían recibido el dinero de bono de gratuidad.

Desde hace cinco meses la mayoría de centros educativos públicos ha esperado para recibir el primer desembolso del presupuesto escolar.

El retraso del gobierno ha propiciado que muchos docentes y empleados administrativos estén sin devengar un salario y con muchas deudas que pagar, pero también que en las escuelas no haya materiales para que los profesores puedan impartir las clases a sus estudiantes.

A inicios de mayo los directores de varias instituciones educativas, especialmente las que brindan enseñanza media, alzaron sus voces para denunciar las carencias que no les permiten suplir otras necesidades que se presentan en las instituciones y que están relacionadas con labores de mantenimiento de la infraestructura, compra de mobiliario para alumnos y docentes, reparar sistemas eléctricos y redes de tuberías dañadas, entre otros.

No pueden comprar equipo que los alumnos utilizan en el centro de cómputo y en los talleres. Tampoco pueden mandar a reparar las máquinas que se arruinan debido al uso constante.

Pese a que algunos directores como Óscar Melara, del Instituto Nacional Técnico Industrial (INTI), y Edgardo Guido, del Instituto Nacional Alberto Masferrer, saben que hablar de las necesidades siempre les cuesta más de un regaño por parte de las autoridades de Educación sostienen que la enseñanza en ese nivel ha entrado en crisis debido a que no tienen dinero para continuar operando.

Tanto ellos como Manuel Molina, secretario general del Sindicato de maestros del programa Educo (Simeduco), sostienen que el déficit se ha agudizado en esta administración gubernamental y sobre todo este año.

Además de los retrasos en la asignación del presupuesto para las escuelas y el bono de gratuidad para los institutos, los centros han tenido que soportar la reducción de un 50 % de esos recursos por parte de Educación.

Se trata de una medida que los titulares del ramo tomaron argumentando que serviría para complementar el incremento salarial que dio a los educadores hace un año.

El retraso en la asignación de fondos es una situación que el Ministerio de Educación (Mined) hizo visible en la circular número cinco que dirigió a las instituciones educativas con fecha 25 de abril de 2013 y firmada por su titular, Franzi Hato Hasbún.

En ese momento dijo que "se han realizado depósitos parciales y se realizan gestiones para efectuar, a la brevedad posible, lo pendiente al primer desembolso del rubro operaciones y funcionamiento". Eso a pesar de que a principios de año todos los directores firman un recibo de presupuesto o bono de gratuidad.

Las autoridades de Educación, en la misma circular, dijeron a los directores que los depósitos se harán de acuerdo a la disponibilidad financiera de esa cartera de Estado y les pidieron que preparen una ejecución de la inversión.

De esa forma la planificación de actividades e inversión que los directores hacen desde el año anterior se queda en el aire y los obliga a reacomodarse y correr para invertir los fondos, so pena de que si devuelven dinero esa cantidad les será descontada el próximo año bajo el argumento de que no pueden ejecutar.

Así el dinero que les deposite en estos días irá para cubrir el pago de salarios atrasados, pero igual quedarán descubiertos los salarios de los próximos meses y el mantenimiento y compra de materiales.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.