Empresas nacionales invierten $650 Mlls. por año en seguridad

Empresarios consideran que las autoridades hacen poco con fondos públicos para afrontar el crimen

El presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Jorge Daboub, informó ayer que las compañías invierten $650 millones anuales en contratación de servicios de seguridad privada, lo que supone hasta 10 % de los costos de operación para las diversas industrias en El Salvador, las vuelve menos competitivas y preocupa a los inversionistas.

De ahí que el estudio sobre violencia y criminalidad en El Salvador elaborado por el Banco Mundial sea tajante y acorde a esa nefasta realidad: "La inseguridad impacta hasta en 40 % el interés de los inversionistas extranjeros y el clima de negocios".

El dato de los $650 millones es el resultado de una reciente encuesta con empresarios, confirmó el líder de la ANEP, en un programa de televisión. Conforme el crimen ha ganado terreno, los costos para las empresas han aumentado. Hace siete años se manejaba que eran $200 millones lo que invertían las empresas en seguridad, con un impacto de hasta 4 % en los costos.

La empresas deben contratar servicios de rastreo satelital para sus vehículos, alarmas, vehículos blindados para transporte de dinero, guardias privados y amurallar locales o dotarlos de cámaras de vigilancia, entre otras cosas.

Y ahora hay una nuevo escenario, el Gobierno ha empezado a insinuar sobre la creación de un patronato antiextorsiones. Hace casi una década existió un patronato antisecuestros, que con apoyo de los empresarios y el trabajo de unidades especializadas de la PNC logró desarticular a peligrosas bandas de secuestradores, muchos de los cuales están condenados.

Pero ahora hablar de un patronato antiextorsiones es algo que no cae muy bien entre los emprendedores, así lo ha hecho público Daboub, quien dice que se enteró de esa intención del gobierno la semana anterior, cuando estaban de visita en Washington, Estados Unidos.

El empresario considera que pretender un nuevo cobro o un nuevo aporte no es lo más adecuado en este momento. Trajo a cuenta que el impuesto del Fonat impactará a las empresas. A su juicio, lo que hay que preguntarle al Gobierno es que si ya cobra tantos impuestos, ¿qué están haciendo con ese dinero?

En su cuenta de Twitter, Daboub escribió recientemente que "Somos el país con más bajo crecimiento de América Latina, el costo de delincuencia más alto, los impuestos más altos, la peor burocracia".

Ayer, la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), dijo que la idea del gobierno de contar con un fondo para frenar las extorsiones, es factible, siempre y cuando haya transparencia y compromiso serio de desarrollar políticas al respecto.

Pero recordaron que lo que el gabinete de Seguridad necesita es una gestión adecuada de fondos y no cargar de tributaciones a los sectores económicos y a las familias.

Jorge Arriaza, director ejecutivo de la gremial, informó que mantiene un apoyo constante en el desarrollo productivo en el interior de los centros penales y que, como sector privado, sólo en los últimos tres meses han tenido que pagar 10 % global en extorsiones, lo que provoca que los costos de operación aumenten en función de la inseguridad que vive el país.