Dos muertos y unos 60 heridos tras fallarle frenos a autobús

El busero se dio a la fuga, a pesar de que, al parecer, resultó herido

Los más de 60 lesionados fueron trasladados al Hospital Nacional San Rafael, situado en Santa Tecla. Cuatro de ellos sufrieron heridas de gravedad tales que tuvieron que ser intervenidos quirúrgicamente de forma inmediata. Foto EDH / Éricka Chávez

Dos personas perdieron ayer la vida y otras 64 resultaron heridas luego de que a un autobús de la Ruta 103 le fallaran los frenos y se accidentara en el kilómetro 15 y medio de la carretera al volcán de San Salvador.

Las víctimas fatales fueron identificadas como Saúl Manrique Ramos Saldaña, de 37 años, cuyo cuerpo quedó dentro de la unidad del transporte público, y María Lorena Vásquez Orellana, de 19, quien murió dos horas más tarde en el quirófano del Hospital Nacional San Rafael, en Santa Tecla.

El busero, quien huyó de la escena después del fatal accidente, fue identificado como Elvis Yuvinys Castillo Cañas.

Según informó la Policía Nacional Civil (PNC), el prófugo tiene pendientes no menos de siete esquelas por un valor aproximado de 200 dólares.

Tanto él como una hija suya, quien lo acompañaba, habrían resultado lesionados.

La División de Tránsito de la PNC detalló, de forma preliminar, que el percance pudo haber sido provocado por la ruptura de una de las mangueras que abastece la solución de los frenos.

"Esto provocó que el conductor perdiera el control de la unidad y se accidentara", dijo un agente.

Sumado a lo anterior, las autoridades afirmaron, por los rastros marcados en ese tramo de la carretera, que el busero iba a excesiva velocidad al pasar por una curva.

Como parte de la inspección policial, los agentes concluyeron que la unidad recorrió no menos de 30 metros, aproximadamente, antes que se saliera de la carretera y volcara. En el autobús viajaban casi un centenar de personas.

Además de la falla en el sistema de frenos y del exceso de velocidad por parte del chofer, las llantas del automotor estaban en gastadas explicaron indignados varios de los afectados.

Al respecto, los residentes del sector donde ocurrió el percance vial, aseguraron, al igual que lo hicieron los familiares de las víctimas, que el busero se iba disputando pasajeros con otro bus de la 103.

Mientras las autoridades hacían lo posible por recuperar el cadáver de Saldaña, de entre los hierros retorcidos del bus, los médicos del San Rafael atendieron a las decenas de pasajeros que resultaron heridos, cuatro de ellos con lesiones de gravedad.

"Recibimos 64 en total; 10 de ellos menores de edad. Una niña de ocho años tuvo que ser trasladada al hospital (Benjamín) Bloom, era la más delicada", explicó el médico jefe de la Unidad de Emergencias del nosocomio tecleño, Rafael Figueroa.

El galeno detalló que del total de los heridos, cuatro tuvieron que ser operados de emergencia, pues su condición era crítica.

Decenas de familiares se hicieron presentes en los portones del referido hospital en busca de información sobre sus parientes. La mayoría fueron dados de alta ayer mismo.