Los hospitales y clínicas necesitan la acreditación para ser competitivos

Una de las razones que ha permitido que Costa Rica crezca como lo ha hecho en la industria del turismo médico ha sido el contar con acreditaciones internacionales.

Óscar Molina, representante para Latinoamérica de Acreditación AAAA SF International, explicó que la acreditación es como el ISO 9000 para las empresas, "el cual indica que los procedimientos de los hospitales privados lo hacen acorde a las normas mundiales, si están bien hechos y cumplen con las reglas el país sin duda se hace competitivo".

La acreditación es una variable fundamental para el paciente, y debe ser efectuada por un ente neutral, que evalúe los servicios que se prestan, "el objetivo es que (los servicios prestados) sean similares a los de Estados Unidos para que genere confianza en el paciente. Calidad en salud es seguridad del paciente y eso lo da la acreditación", indicó.

La acreditación valora los procesos internos y la idoneidad de los funcionarios para realizarlos, "por ejemplo si el doctor no es cirujano plástico no puede hacer procedimientos de cirugía, así también si no es ortopedista no puede efectuar ningún trabajo que tenga que ver con esa área", detalló.

Otros aspectos que se examinan están relacionados con la seguridad de las instalaciones, con protocolo, registros, mantenimiento, infraestructura y manejo de desechos, entre otros.

"La acreditación ha sido un elemento de éxito para Costa Rica, de esa forma se ha hecho una fuerte promoción hacia los demás países con productos médicos", expresó.

Molina aseguró que en El Salvador no conoce ningún hospital que tenga acreditación internacional, "sería bueno que decidan someterse a ella", señaló el representante de la firma internacional.