La resurrección de Jesús es el centro de la fe cristiana

Lo más importante no es recordar que Jesús murió, sino que volvió a la vida

La elaboración de alfombras es una actividad para la que se unen familias o grupos que ponen a prueba su creatividad y paciencia. foto edh / ARCHIVO.

La actividad más importante de la Semana Santa no es la procesión del vía crucis ni la del santo entierro. Definitivamente, para los católicos practicantes es mucho más importante la llamada misa del fuego, que se desarrolla la noche del Sábado Santo. En esta, con un ritual en el que se usan velas encendidas, se recuerda la resurrección de Jesús, acción que es el centro de la fe cristiana. Por ello, los sacerdotes reiteran que esta es la actividad de mayor importancia, no sólo en Semana Santa, sino en todo el año litúrgico. Los clérigos llaman a los fieles a no quedarse con un Cristo muerto, sino con el Resucitado que venció a la muerte y al pecado. Si bien millares de fieles acostumbran acompañar procesiones, elaborar alfombras o desarrollar otras actividades vinculadas con las tracciones católicas, el llamado de los sacerdotes es a participar en las distintas actividades litúrgicas, para comprender en su esencia cada una de las etapas de la pasión y resurrección de Cristo. "No es que sea malo ir a las procesiones", expresa doña Sofía Contreras, devota sonsonateca. Pero explica que no es todo, que eso es más tradición. Para ella, como para muchos, lo importante es prepararse espiritualmente y participar en los oficios religiosos.

"Solo vea cuánta gente, incluso cargadores, termina sus actividades relacionadas con las procesiones y se van de paseo, olvidando que Jesús resucitó", comenta ella.

Muchos elaboran alfombras o cargan en las procesiones, en agradecimiento o petición de favores a Dios y lo hacen con devoción.

Pero siempre es necesario atender los oficios en los templos. En muchas hermandades de cargadores es obligación confesarse, comulgar y asistir a retiros para participar en las procesiones.